CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Coronavirus

Opinión | Por qué Trump le falló al país con su manejo del coronavirus

Por David Axelrod

Nota del editor: David Axelrod es comentarista político de CNN y presentador de «The Axe Files», fue asesor principal del presidente Barack Obama y estratega jefe de las campañas presidenciales de Obama en 2008 y 2012. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — Ver al presidente Donald Trump luchar con esta crisis épica me recuerda a la vieja fábula sobre el escorpión y la rana.

Recordarán que el escorpión le pide a la rana que le ayude a cruzar un río, solo para picar a la rana cuando están a mitad de camino.

Cuando la rana asustada pregunta por qué el escorpión pagaría su amabilidad tan cruelmente y los mataría a ambos, el escorpión se encoge de hombros. «Es mi naturaleza».

Trump podría haber hecho de este juicio incomparable y agonizante para nuestro país una ocasión para el triunfo personal, si solo fuera capaz de sacar lo personal de esto. Pero esa no es su naturaleza.

publicidad

Este momento de dolor y crisis extraordinarios requiere estabilidad y sobriedad; empatía por el dolor y sufrimiento generalizado de los demás; transparencia absoluta; voluntad de escuchar y aprender; y atención rigurosa y disciplinada a los detalles. Ninguna de estas cualidades está dentro de su naturaleza.

  • Mira: Así fue el cambio de postura de Trump sobre el manejo del coronavirus

Muchos gobernadores en todo Estados Unidos han mejorado su popularidad simplemente haciendo su trabajo durante este brote mortal del coronavirus. Incluso en una nación polarizada, podría haber sido lo mismo para Trump si, desde el principio, se hubiera explayado con el país sobre la naturaleza de la amenaza, seguido el asesoramiento de expertos y defendiendo los pasos dolorosos y decisivos necesarios para salvar vidas.

Pero esa no es su naturaleza.

En cambio, el presidente pasó seis semanas desestimando la amenaza y ofreciendo falsas garantías mientras los expertos en salud pública advertían frenéticamente lo que estaba por venir.

Trump aparentemente temía que un reconocimiento de la gravedad del virus y los pasos draconianos necesarios para proteger a los estadounidenses pudieran afectar el mercado de valores y la economía, que esperaba fueran el trampolín para su reelección. Entonces insistió en una historia alternativa.

A fines de enero, el presidente emitió lo que ahora sabemos que fue una prohibición porosa de viajar desde China, asegurando que esto protegería a la nación contra la invasión de lo que más tarde calificó como el «virus chino».

Estados Unidos no superaría los 15 casos, dijo en febrero, incluso cuando algunos expertos en salud pública advirtieron sobre una posible pandemia. «Milagrosamente», sugirió con un ademán, el virus podría desaparecer con un cambio en el clima.

Trump promocionó estas medicinas contra el covid-19 y se detuvo abruptamente 1:51

Cuando el covid-19 había comenzado su marcha mortal en todo el país, Trump estaba acusando a los demócratas y a los medios de politizar la enfermedad en lo que equivaldría a un «engaño» de coronavirus para dañarlo.

Mientras algunos gobernadores se movilizaban contra la amenaza, el presidente envió a la burocracia federal y nacional la señal opuesta, retrasando los pasos necesarios, que le costaron al país un tiempo valioso para ceñirse a la batalla y profundizar la crisis.

Desde el día en que finalmente recalibró, apareciendo en el podio de la sala de reuniones de la Casa Blanca en marzo para declarar la guerra a covid-19, el presidente ha pasado la mayor parte de su tiempo informativo girando la respuesta desigual y tardía de su administración (que calificó un 10 de 10) en lugar de dar al pueblo estadounidense la evaluación sobria y precisa que necesitan.

Ha negado haber hecho declaraciones despectivas sobre el virus que el mundo entero escuchó y se ha negado a reconocer que él y su administración se han quedado cortos.

La verdad y la responsabilidad no son su naturaleza.

Los estadounidenses de todas las tendencias están unidos por una calamidad común, hambrientos de un líder unificador que supere el partidismo. Pero esa no es la naturaleza de Trump. Él ha sugerido que los gobernadores, que piden desesperadamente al gobierno federal más suministros para pruebas, estaban actuando por motivación política.

Trump es quien ha sido desde el comienzo de su larga carrera en el ojo público: un súpernarcisista y descarado autopromotor, que no está dispuesto a aceptar la responsabilidad o la verdad y es incapaz de pensar en nadie más que en sí mismo.

Si hubiera estado más en este momento histórico, habría hecho mucho para fortalecer su marca y sus perspectivas de reelección, sin mencionar la comodidad de su país herido.

Pero no sorprende que no haya podido.

Simplemente no es su naturaleza.