CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Si estás golpeando una pared, no estás solo

Por Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es periodista residente en Nueva York y autora del libro «The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness». Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — ¿Estás perdiendo la cabeza en cuarentena? Porque yo estoy perdiendo la cabeza en cuarentena.

Puede parecer trivial, incluso grosero, hablar de nuestras propias incomodidades, frustraciones y anhelos en medio de una pandemia que ha contagiado a más de tres millones de personas en todo el mundo y matado a más de 200.000 incluyendo los casi 60.000 en Estados Unidos, con números en aumento. En todo el mundo, las familias están afligidas por amigos, familiares y miembros de la comunidad. Los esposos, esposas, hijos, padres y parejas se despiden a través del iPad, incapaces de sostener la mano de un ser querido en sus momentos finales. Es un tiempo sombrío y horrible.

Aquellos que estamos atrapados en el confinamiento y que no estamos conectados a un respirador o somos parientes cercanos de alguien que sí lo está, somos los afortunados. Y no, lo que se nos pide no es excesivo: solo necesitamos quedarnos en casa.

Entonces, ¿por qué esto se siente tan difícil?

En todo el mundo, las personas dicen que se sienten estresadas, ansiosas y, en general, desorganizadas por todo este desastre. Los padres y otros cuidadores de niños pequeños están en una línea delgada. La gente ha cancelado viajes, conciertos, bodas; se crían nuevos bebés sin la ayuda de familiares o miembros de la comunidad; los grandes hitos de la vida, como las graduaciones, no se celebran públicamente. Extrañamos a los amigos y la familia que no podemos ver. Echamos de menos cenas, fiestas, museos, música en vivo, teatro, incluso el gimnasio. Echo de menos poder caminar por mi vecindario sin el estrés de estar a dos metros de distancia de ciclistas, corredores, niños encerrados que se vuelven locos en scooters y otros peatones.

No es solo trabajar desde casa. He trabajado desde casa durante casi una década, en muchas ciudades diferentes y múltiples países. Pero las reglas generales de la vida laboral desde el hogar ya no se aplican. Por ejemplo: haga algo social, o al menos que lo obligue a interactuar con otros seres humanos, todos los días, incluso si solo va a la tienda de comestibles o al gimnasio. O: cree un espacio de trabajo dedicado por separado, incluso si es solo un cojín en particular en su sofá; reserve su cama para dormir (y otras actividades recreativas). O: salga al menos una vez al día.

Eso es más difícil cuando toda tu familia está atrapada, uno encima de otro; cuando no hay gimnasios para ir; cuando, al menos en ciudades densamente pobladas, incluso salir a caminar es una experiencia estresante (y enmascarada).

No, no se nos pide ir a la guerra o sobrevivir a una. Pero lo que se nos pide que hagamos es profundamente antitético a nuestra naturaleza como seres humanos; es profundamente desestabilizador y difícil. Hay poco más humano que el deseo de conexión, tacto, estimulación y novedad. Todo esto es muy difícil porque, sin esas cosas, no es exagerado decir que tenemos que encontrar nuevas formas de ser, o al menos sentirnos, humanos.

Esther Perel, psicoterapeuta y escritora, les dice a los televidentes en un breve pero convincente video para The New York Times que no es de extrañar que estemos sintiendo dolor y ansiedad. No es solo que nos estamos perdiendo viajes, citas o cenas. Es que también estamos perdiendo el significado detrás de todas esas cosas. Una cita no es solo una cita, es la posibilidad de un futuro romántico. Un viaje no es solo un viaje; es una experiencia nueva y estimulante, una oportunidad de comprenderse en un contexto diferente, una oportunidad de ver cosas que antes solo se podían observar a través de una pantalla. Una cena afuera no es solo una cena afuera; es un momento de indulgencia, placer y conexión con la persona que está al otro lado de la mesa. Un anhelo de abrazar a un amigo, un ser querido, un niño lejano, tu madre, es más que solo «quiero un abrazo»: es un anhelo primordial y fundamental por la forma en que el tacto a menudo es una mano corta para todo lo que no encontramos palabras para decir.

Incluso en medio de una catástrofe – guerra, desastres naturales, destrucción – los seres humanos continúan forjando conexiones; quizás forjamos especialmente conexiones en los momentos más difíciles para poder sobrevivir. En las circunstancias más extremas, en zonas de guerra y campos de refugiados, en pueblos arrasados por terremotos y comunidades azotadas por la violencia, la gente crea arte, pinta con colores brillantes, planta semillas. Ellos tocan música. Alimentan a sus seres queridos. Ellos cuentan historias. Ellos se enamoran.

El distanciamiento que esta pandemia nos ha impuesto no impide todas esas cosas, pero ciertamente las obstaculiza. En los días posteriores al 11 de septiembre de 2001, los neoyorquinos desafiaron las sugerencias de quedarse en casa para congregarse en bares y restaurantes; la ciudad estaba llena de vida y energía (y, por una vez, no con bocinas de automóviles, un poco de suavidad después de tal brutalidad). Esa reunión colectiva fue en gran medida un dedo medio grupal para aquellos que nos atacaron: No, no tenemos miedo. Sí, todavía estamos aquí, ¿y adivina qué? Vamos a vivir.

Lo que se nos pide ahora no es tan satisfactorio; no satisface nuestra necesidad, en un momento de ansiedad y dolor, de unirnos y buscar consuelo. Para tocarse el uno al otro. Incluso sonreír a un extraño: no puedes ver la expresión de una persona detrás de una máscara.

En comparación con la enfermedad y la muerte, estas son cosas pequeñas. Estar vivo es más importante, por lo que, por supuesto, tenemos que seguir viviendo de esta manera durante el tiempo que sea necesario para mantenernos seguros y saludables a nosotros mismos y a los demás.

Pero también está bien entristecerse por las piezas de la vida que nos estamos perdiendo, para expresar el sentimiento que muchos de nosotros tenemos de que no podemos soportarlo más. Es necesario comprender que perder la plenitud de la vida, incluido el placer y la conexión, no nos hace egoístas. Sentirse desestabilizado y desorientado o empujado a un punto de quiebre no nos hace descamados o débiles. Nos hace humanos.

Y por perverso que pueda parecer, aquellos que estamos ansiosos, frustrados y desorientados podemos estar agradecidos por esa experiencia exacta: en tiempos de desorientación y desconexión, esta reacción es racional. Significa que somos cálidos. Nos encanta. Somos curiosos, buscamos placer y nos deleitamos cuando lo experimentamos. Significa que vivimos.