CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Honduras

Fiscales de EE.UU. presentan cargos por narcotráfico contra el exjefe de la policía de Honduras, y dicen que actuó en nombre del presidente Hernández

Por Ana Melgar

(CNN Español) —  El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó cargos contra el exjefe de la Policía Nacional de Honduras, Juan Carlos Bonilla Valladares, por conspirar para importar cocaína a Estados Unidos en nombre del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández y su hermano, el excongresista, Tony Hernández.

Los cargos fueron presentados este jueves en la corte del distrito sur de Nueva York. Según el fiscal del estado, Bonilla Valladares, conocido también como «El Tigre», abusó de su poder al frente de la policía para violar la ley y facilitar el tráfico de cocaína.

Según el fiscal, Bonilla además permitió el uso de armas, como ametralladoras, para proteger los cargamentos de cocaína y el uso de violencia extrema, incluso el asesinato de un narcotraficante rival.

MIRA: Presos en Honduras enfrentan fuertes medidas ante el covid-19

En una entrevista con Televicentro, afiliada de CNN en Honduras, Bonilla Valladares dijo estar sorprendido con el anuncio de la fiscalía y negó cualquier vínculo con el narcotráfico y los hermanos Hernández. «Voy a acudir si es necesario con mi apoderado a la Embajada de Estados Unidos para presentarme donde sea, yo soy un hombre que enfrenta las cosas de frente», manifestó el exjefe de la policía.

publicidad

El presidente de Honduras ha negado cualquier vínculo con el narcotráfico. CNN se comunicó con la oficina de Juan Orlando Hernández para obtener una reacción a los señalamientos del Departamento de Justicia, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.

MIRA: Coronavirus en Honduras: testimonios de médicos en primera línea con falta de equipo y actos de discriminación

En un juicio en Estados Unidos, el excongresista y hermano del presidente, Tony Hernández, fue encontrado culpable de conspirar para transportar drogas a Estados Unidos, de porte ilegal de armas, conspiración para usar armas y dispositivos destructivos, y de hacer declaraciones falsas a las autoridades.

Hernández se declaró inocente de todos los cargos y decidió no testificar durante el juicio. Ahora, espera sentencia.