CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Con el nuevo rastreador de coronavirus, Apple y Google finalmente pueden obtener su gran oportunidad en el cuidado de la salud

Por Brian Fung

(CNN) — Durante años, Apple y Google han soñado con irrumpir en el enorme mercado de la salud personal. El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo que quiere que la tecnología de la salud sea considerada la «mayor contribución» de Apple a la humanidad, y solicitó la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para que los últimos relojes de Apple puedan monitorear el ritmo cardíaco. Google ha invertido cientos de millones en investigaciones sobre envejecimiento, cáncer y neurociencia. Ambos han adquirido nuevas empresas de salud y han cazado furtivamente a ejecutivos de salud.

Pero quizás ningún esfuerzo pueda dar a las compañías un punto de apoyo en la industria del cuidado de la salud (de un billón de dólares) como su plan conjunto, anunciado a principios de este mes, para rastrear la propagación del coronavirus.

La tarea es enorme: al incorporar capacidades de monitoreo de enfermedades en prácticamente todos los teléfonos inteligentes del planeta, los gigantes tecnológicos esperan crear un sistema de advertencia covid-19 que abarque todo el mundo. Pronto, potencialmente millones de personas podrían tener sus primeras interacciones con Apple y Google en un contexto relacionado con la salud.

Convencer a grandes audiencias para que piensen en Apple y Google como actores naturales en el espacio de la salud probablemente abrirá aún más puertas para las empresas en el burocrático sector de la salud, altamente regulado y enormemente complejo.

Hay muchas maneras en que la iniciativa podría fallar. Es posible que no atraiga a suficientes usuarios para ser efectivo. Los gobiernos pueden rechazar la tecnología. Y dentro de años, el proyecto podría ser recordado dentro de la industria del cuidado de la salud como otro ejemplo de las crecientes ambiciones de Big Tech que superan su capacidad de generar resultados.

Una falla de alto perfil para ganar la confianza de los usuarios, las agencias de salud pública y los socios de la industria podría «volver a perseguir a Apple y Google» en futuras iniciativas de salud, señaló Joy Pritts, experta en privacidad de la salud y exasesora principal de privacidad y seguridad en el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Pero si pueden lograrlo, según ella y otros expertos, finalmente podría establecer las credenciales de Apple y Google con el público como jugadores líderes y confiables en el campo de la salud, allanando el camino para oportunidades aún mayores.

Ni Apple ni Google respondieron a las solicitudes de comentarios.

En Silicon Valley, una historia de grandes ideas de salud y tropiezos

Las apuestas audaces -y los callejones sin salida ocasionales-, no son nada nuevo en los esfuerzos de Silicon Valley en el cuidado de la salud. Desde búsquedas de inmortalidad y muestras de sangre supuestamente revolucionarias hasta pruebas genéticas asequibles, «alterar» la salud ha sido un sueño perenne para una industria que se enorgullece de aplicar ingeniería de vanguardia y la mentalidad de un innovador a los problemas más espinosos.

Las mismas aspiraciones radicales de cambiar el mundo se exhibieron cuando Apple y Google, comprometiéndose a salvar vidas, declararon que se unirían a la lucha este mes contra el coronavirus.

«Todos nosotros en Apple y Google creemos que nunca ha habido un momento más importante para trabajar juntos para resolver uno de los problemas más acuciantes del mundo», dijeron las compañías. «A través de una estrecha cooperación y colaboración con desarrolladores, gobiernos y proveedores de salud pública, esperamos aprovechar el poder de la tecnología para ayudar a los países de todo el mundo a frenar la propagación de covid-19 y acelerar el regreso de la vida cotidiana».

El movimiento fue noticia, sobre todo porque vio a dos rivales de toda la vida asociarse. Pero las ambiciones de Google en esta área han sido claras durante mucho tiempo. En 2008, Google presentó un nuevo proyecto, Google Health, para alojar los datos médicos de los usuarios. Al permitir a los participantes compartir su información de salud con CVS, Quest Diagnostics, Walgreens y otros, el objetivo era crear una manera fácil para que los pacientes manejen su atención médica en línea.

Desde entonces, varias unidades de la empresa matriz de Google se han embarcado en proyectos aún más grandes. Calico se formó en 2013, dedicado a nada menos que alargar la vida humana. Verily ha jugado con lentes de contacto inteligentes que monitorean la glucosa y algoritmos de IA entrenados para detectar enfermedades cardíacas. (Más recientemente, Verily construyó un sitio web para dirigir a miles de californianos a lugares de prueba de coronavirus).

Sin embargo, en un reflejo de la ética a prueba de fallas de Silicon Valley, muchos de estos experimentos han seguido siendo eso. El esfuerzo de las lentes de contacto con seguimiento de glucosa se archivó en 2018. Google Health se cerró en 2012 después de que los ejecutivos admitieron que «no emprendió el camino que esperábamos», aunque luego resucitó como una asociación con uno de los sistemas de atención médica más grandes del país en un movimiento que atrajo cierto escrutinio federal.

El historial de salud de Apple es algo más limitado, pero sus objetivos son igualmente elevados. En 2014 lanzó HealthKit y la aplicación Health iOS, que sirven como el tejido conectivo que une aplicaciones de salud, consultorios médicos y datos de salud creados y almacenados en iPhones. Desde entonces, Apple se ha asociado con cientos de proveedores médicos, incluido el Departamento de Asuntos de Veteranos, para que los registros de salud de los pacientes sean visibles desde la propia aplicación de salud. Y ha posicionado cada vez más al Apple Watch como un asistente de salud, llegando a asegurar la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos para la función de electrocardiograma del Apple Watch. El dispositivo puede incluso pedir ayuda si los usuarios experimentan una caída.

«Si te alejas hacia el futuro, miras hacia atrás y haces la pregunta, ‘¿Cuál fue la mayor contribución de Apple a la humanidad?’ Se tratará de salud «, afirmó en CNBC el año pasado el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook.

El plan de seguimiento de contactos de Apple y Google tiene una recepción mixta

Sin embargo, en comparación con los emprendimientos anteriores de Apple y Google en la salud, ningún proyecto puede afectar a tantos de sus usuarios de manera tan directa, o tan inmediata, como la función de seguimiento de contactos que las compañías han llamado «notificación de exposición». Pero también puede crear fricciones con ciertos gobiernos, que tienen una gran influencia en si la tecnología de las empresas se utilizará en sus países.

Según el plan de pandemia de las compañías, los funcionarios de salud pública podrán crear aplicaciones especiales de covid-19 que usen señales inalámbricas Bluetooth, no datos de ubicación, para rastrear cuando dos o más dispositivos entran en contacto entre sí. A través de una nueva función en iOS y Android, las aplicaciones podrán trabajar juntas incluso si están creadas por diferentes agencias. Solo las organizaciones que Apple y Google han reconocido podrán aprovechar la tecnología, indicaron las compañías, y aquellos que desarrollen las aplicaciones deberán cumplir con las estrictas pautas establecidas por las plataformas.

La mayor parte de la recopilación y el cómputo de datos asociados con el proyecto se realizarán en los propios teléfonos de las personas, en lugar de en un servidor centralizado controlado por las autoridades o las empresas.

Las limitaciones han afectado a algunos gobiernos por el camino equivocado. Francia le ha pedido a Apple y a Google que alivien las barreras de privacidad que impiden que los funcionarios recopilen datos de los usuarios, a pesar de un historial de resistencia a la privacidad. Gran Bretaña y Australia también se han movido para rechazar el enfoque de las compañías tecnológicas, por preocupaciones similares. La aplicación australiana pide a los usuarios que proporcionen sus nombres, números de teléfono, códigos postales y edad aproximada.

En casos locales, algunos estados de EE.UU. avanzan sin las compañías. Los residentes de Dakota del Norte y del Sur ya comenzaron a usar una aplicación oficial de rastreo de contactos, al igual que Utah. Esas aplicaciones, a diferencia del sistema previsto por Apple y Google, recopilan cierta información de ubicación. Los datos de ubicación ayudarán a que el rastreo de contactos sea más efectivo, dijeron a Reuters funcionarios detrás de las aplicaciones, y esperan que Apple y Google reconsideren su postura sobre los datos del GPS.

Los investigadores de privacidad dicen que el uso de datos de GPS podría revelar más sobre una persona que el uso de datos de Bluetooth solo porque el enfoque de Bluetooth rastrea solo cuando los dispositivos han estado muy cerca y sin tener en cuenta su ubicación en el mundo físico. Por ejemplo, el sistema podría registrar a dos personas que comparten un banco del parque como si hubieran estado en contacto cercano sin saber que alguna vez estuvo involucrada una visita al parque.

Hasta ahora, Apple y Google han impulsado estándares de privacidad más estrictos en su solución. En una reciente conferencia de prensa, las compañías dijeron que se duplicarían con cifrado adicional y capas de ofuscación de datos. La estrategia de cerrojo parece estar funcionando: esta semana, Alemania cedió y dijo que abandonaría su apoyo a una propuesta europea alternativa que no se ajustaba al enfoque de las compañías tecnológicas.

Ahora, Apple y Google solo necesitan que el resto del mundo se incorpore. Los expertos dicen que al menos del 50% al 60% de las personas necesitarían optar por la máxima efectividad; cualquier cosa menor podría resultar en eslabones perdidos en la comprensión de la cadena de transmisión, socavando los esfuerzos de los funcionarios de salud pública para rastrear el virus.

Incluso después de que los usuarios acuerden participar, deberán cumplir con los consejos de salud pública proporcionados a través del sistema, incluida la elección de informar sus propios resultados positivos. Todo eso está lejos de estar garantizado.

Socios con modelos comerciales muy diferentes, por ahora

Aunque las dos compañías están trabajando juntas en esta iniciativa, sus modelos comerciales subyacentes no podrían ser más diferentes. Si bien el enfoque de privacidad primero del sistema de notificación de exposición puede implicar mayores riesgos para Google, cuyo modelo de negocio central gira en torno a la extracción de información personal para publicidad, los expertos dicen que la visión a largo plazo de Google es más sofisticada.

Ambas compañías ya han prometido no monetizar la tecnología de notificación de exposición covid-19. Y debido a que la solución minimiza específicamente la cantidad de datos personales que generarán los usuarios, el sistema no se presta a anuncios.

Eso hace que el sistema de monitoreo de pandemias sea menos un negocio viable en sí mismo que una forma en que Google les muestre a las agencias de salud pública lo que podrían ser ellos como futuros clientes de Google, señaló Lucia Savage, directora de privacidad y regulación de la compañía de atención virtual Omada Health.

El enfoque de Google hasta ahora sugiere que está más interesado en organizar e interpretar la información como un servicio pago para organizaciones médicas, no en productos gratuitos respaldados por publicidad, según Savage.

«Esa podría ser la siguiente fase», dijo, «llevando estos datos científicos y procesos de búsqueda y algoritmos que son ubicuos en Silicon Valley al ámbito de la salud pública».

Por parte de Apple, Savage asegura que el proyecto de notificación de exposición encaja perfectamente en la estrategia existente de la compañía con HealthKit: creación de plataformas y herramientas que ayudan a los pacientes a administrar su propia atención médica, digitalmente.

Si no hubiera habido una pandemia, Apple y Google probablemente habrían descubierto, en su propio tiempo, cómo entrar de manera importante en el sector de la salud. Pero al responder a la crisis global actual, las compañías tienen ahora la oportunidad de tener un impacto muy visible en la salud de poblaciones enteras, y afirman que esta es un área a la que realmente pertenecen.