CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El estrés en los trabajadores de la salud está creando ‘segundas víctimas’ en la pandemia de coronavirus

Por Eric Levenson

(CNN) — Los trabajadores de la salud han enfrentado riesgos para su salud física desde el comienzo de la pandemia de coronavirus. Muchos lo han contraído o incluso murieron a causa de covid-19.

Pero el reciente suicidio de la Dra. Lorna Breen, una doctora de la sala de emergencias de la ciudad de Nueva York que se recuperó de covid-19, también ha resaltado los riesgos que enfrentan los trabajadores de la salud para su salud emocional y psicológica.

«Incluso por fuera de la pandemia, estás hablando de una población vulnerable», dijo el corresponsal médico jefe de CNN, el Dr. Sanjay Gupta. «Hay mucho estrés».

La pandemia de coronavirus ha creado lo que se conoce como «segundas víctimas», según Curtis Reisinger, psicólogo clínico y director del Programa de Asistencia al Empleado de Northwell Health en Nueva York. El término se refiere a los proveedores de atención médica que experimentan un trauma relacionado con la atención de un paciente.

Por ejemplo, Reisinger dijo que escuchó de los trabajadores de la salud que dicen que covid-19 les ha impedido atender completamente las necesidades de sus pacientes.

«El dolor que están experimentando es a veces querer acercarse y querer ayudar, pero no pueden», dijo.

publicidad

Debido a que el coronavirus es tan contagioso, las familias no están permitidas en los hospitales y los trabajadores de la salud no pueden acercarse demasiado a los pacientes infectados, dejando a los pacientes solos.

«Puedes ver el miedo en los ojos de alguien, (pero) no puedes abrazarlo, no puedes tranquilizarlo», dijo. «Están sufriendo viendo lo que no pueden hacer».

LEE: Médica que se recuperó de covid-19 y siguió atendiendo a contagiados se suicidó

Suicidio de la Dra. Breen

El efecto de la pandemia en la salud mental es más evidente en la muerte de Breen, quien contrajo coronavirus mientras trabajaba en el hospital durante la pandemia, según su padre, el Dr. Philip Breen. Ella regresó a trabajar después de una semana, lo que él, en retrospectiva, dijo que no era suficiente tiempo.

«Creo que sintió una abrumadora sensación de querer ayudar a sus colegas y sus amigos que todavía estaban peleando la batalla, por lo que tomó de nuevo las riendas y volvió», dijo.

Cuando regresó al trabajo, no pudo hacer un turno de 12 horas, dijo su padre. Sus amigos y familiares la ayudaron a llegar hasta la casa de su familia en Charlottesville, Virginia, y allí fue ingresada en el hospital de la Universidad de Virginia por agotamiento, dijo su padre.

Después de aproximadamente una semana, Lorna Breen salió del hospital para quedarse con su madre, dijo. Luego, el fin de semana pasado, fue a quedarse con su hermana y se suicidó el domingo por la mañana.

«El domingo, ella se quitó la vida porque creo que estaba cansada y era el tipo de persona, como alguien lo dijo muy acertadamente, era como el bombero que entra en el edificio en llamas para salvar otra vida y no se tiene a sí misma en cuenta. Así que ha pagado el precio y ha estado en las trincheras», dijo su padre.

A raíz de la muerte de Breen, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y la primera dama, Chirlane McCray, anunciaron una colaboración entre el Departamento de Defensa de EE. UU., los hospitales de Nueva York y la Asociación de Hospitales Greater New York para proporcionar programas de salud mental para trabajadores de atención médica y socorristas de primera línea.

«Nuestros héroes de primera línea están librando una guerra en dos frentes», dijo de Blasio en un comunicado. «Han pasado por mucho para proteger a sus compatriotas neoyorquinos, y no les permitiremos asumir el costo mental de esta pandemia solos. Para aquellos que están luchando: su ciudad los escucha, los vemos y la ayuda está en camino.»

Entre todos los estadounidenses, la tasa de suicidios aumentó un 35% entre 1999 y 2018, según un resumen de datos publicado por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Los médicos son una profesión en riesgo de suicidio, con las mujeres particularmente en riesgo, según una revisión sistemática de PLoS One de 2019 y un metanálisis de estudios sobre suicidio en trabajadores de la salud.

Además, un análisis de los CDC, basado en datos de 17 estados que participaron en el Sistema Nacional de Denuncias de Muerte Violenta 2012 y 2015, analizó los suicidios en EE. UU. por grupo ocupacional. El análisis encontró que, entre todas las ocupaciones, los profesionales de la salud y las ocupaciones técnicas tenían la sexta tasa más alta de suicidios entre las mujeres y la octava tasa más alta entre los hombres en 2015.

LEE: Médicos alemanes posan desnudos para protestar por la escasez de equipos de protección

‘Estado constante de paranoia’

Los riesgos para su propia salud, las situaciones de vida o muerte de alto estrés y las largas horas en un trabajo exigente hacen que la atención médica sea un campo particularmente difícil incluso en tiempos normales.

Pero Gupta dijo que la nueva pandemia de coronavirus ha amplificado esos problemas a otro nivel porque es nueva y sin precedentes.

«Muchas veces, por desafiantes que puedan ser los roles, para los técnicos de emergencias médicas en particular y los médicos de emergencias, todavía hay un patrón para las cosas. Por ejemplo, cómo hacer las cosas, cómo superar los problemas», dijo Gupta . «Cuando se trata de cosas completamente nuevas, desconocidas, eso puede ser realmente un desafío».

Además, los trabajadores de la salud corren el riesgo de transmitir el virus a sus seres queridos. Algunos han optado por separarse temporalmente de sus familias para evitar propagar la enfermedad. La escasez de equipos de protección personal, o EPP, ha exacerbado esos temores, dijo Gupta.

El mes pasado, en el Hospital Elmhurst de Nueva York, los trabajadores de la salud vivían en un «estado constante de paranoia», dijo a CNN en ese momento una persona que se identificó como enfermera pero no quiso ser nombrada.

«No sabemos si tenemos el virus», dijo la persona, «y tenemos tanto miedo de pegárselo a otra persona».

En una publicación en las redes sociales el mes pasado, una enfermera de un gran hospital de Long Island en Nueva York compartió sus sentimientos en las redes sociales y dijo: «No he dormido porque mi mente no se apaga».

La enfermera, quien dijo que trabaja en un área de clasificación de covid-19, dijo que la noche anterior fue «hasta ahora la peor que he visto».

Los pacientes llegaban sin parar, dijo, tosiendo y sudando, con fiebre y «miedo en los ojos». La enfermera escribió que lloró en el baño durante su descanso, quitándose el EPP que le dejaba hendiduras en la cara.

LEE: Docenas de trabajadores médicos han sido atacados en México en medio de temores de coronavirus

«Lloro por mis compañeros de trabajo, porque sabemos que empeorará y ya siento que eso es imposible y ya estamos en nuestro punto de quiebre», dijo. «Lloro por los padres, hijos, hermanos, cónyuges que no pueden estar con sus seres queridos que pueden estar muriendo pero no pueden recibir visitas porque no están permitidas».

El Dr. Shahdabul Faraz, médico residente del Centro Médico de Diáconos Beth Israel en Boston, escribió para CNN sobre cómo las políticas hospitalarias de covid-19 han llevado al aislamiento.

«Estas políticas tienen un propósito importante, pero también significa que los proveedores carecen del apoyo adecuado de sus pares. Ya no pasamos tanto tiempo con nuestros colegas. La gente ha dejado de comer juntos. No hay más reuniones o descansos colectivos», escribió.

«Para empeorar las cosas, muchos de nosotros ni siquiera podemos encontrar consuelo en nuestros hogares. Algunos proveedores se han refugiado en sus sótanos o garajes o se han mudado por completo con la esperanza de proteger a sus familiares del virus».

Elizabeth Joseph y Carma Hassan de CNN contribuyeron a este informe.