CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

Unión Europea sanciona a 6 funcionarios del gobierno de Nicaragua y Ortega pide cese de ‘agresiones’

Por Mario Medrano

(CNN Español) — La Unión Europea sancionó este lunes a seis altos funcionarios del gobierno de Nicaragua, entre ellos 4 altos funcionarios policiales: Francisco Javier Díaz Madriz y Ramón Avellán Medal, director y subdirector de la Policía Nacional, respectivamente; a Luis Pérez Olivas y Justo Pastor Urbina, jefes de la Dirección de Auxilio judicial y la Dirección de Operaciones Especiales de la institución, respectivamente.

La Unión Europea también sancionó a Sonia Castro González, exministra y asesora presidencial en asuntos de salud y a Nestor Moncada Lau, asesor presidencial en temas de seguridad.

A través de un comunicado, el Alto Representante de la Unión Europea, Joseph Borrell, explica que «el Consejo de la UE decidió hoy incluir a seis personas en la lista de personas naturales y jurídicas, entidades y organismos sujetos a medidas restrictivas, a saber, la prohibición de viajar y la inmovilización de fondos y recursos económicos. Estas medidas están dirigidas específicamente a personas responsables de graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua y no están diseñadas para dañar a la población nicaragüense».

Desde Managua y durante su participación en la cumbre Virtual de Mandatarios sobre covid-19, del Movimiento de Países No Alineados este lunes, el presidente

Daniel Ortega hizo un llamado a que «se suspendan esas agresiones que llaman sanciones, que se respeten los principios de Naciones Unidas, y eso sería más que suficiente para que el mundo de verdad comenzara a cambiar y estaríamos en mejores condiciones para entonces asumir los retos que tiene la humanidad, alcanzar la paz y la justicia en los pueblos del planeta».

De acuerdo con la declaración del alto representante de la La Unión Europea, no  hay  avances tangibles en materia de democracia y derechos humanos en Nicaragua, donde continúa la que consideran represión ejercida por las fuerzas de seguridad y los grupos armados afines al Gobierno contra opositores políticos, periodistas, organizaciones de la sociedad civil y miembros de la Iglesia católica.

Por ello, la Unión Europea pide aplicación plena de los Acuerdos firmados entre el Gobierno y la Alianza Cívica, del 29 de marzo de 2019, para reforzar los derechos y las garantías civiles y políticas, incluido el restablecimiento de las libertades políticas y el estatuto jurídico de las organizaciones de la sociedad civil cancelado; el regreso voluntario y en seguridad de los exiliados y la libertad de los llamados presos políticos restantes. También demandan avances en una reforma electoral que garantice un proceso participativo y transparente con instituciones confiables y el retorno de organismos internacionales de derechos humanos.

El gobierno de Nicaragua no ha permitido ninguna manifestación opositora, bajo el argumento que sus organizadores participaron en que llama fallido intento de golpe de Estado. El Gobierno dice no tener presos políticos sino reos comunes.

Aunque Daniel Ortega anunció que impulsaría una reforma electoral, diputados sandinistas afirmaron que no sería con la Alianza Cívica, sino con partidos de la Asamblea Nacional.