CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

China

China rechaza las afirmaciones de Estados Unidos de que el coronavirus se originó en el laboratorio de Wuhan

Por Nectar Gan

(CNN) — Un tabloide nacionalista controlado por el Partido Comunista Chino rechazó las afirmaciones del Gobierno del presidente Donald Trump de que el nuevo coronavirus se originó en un laboratorio, a medida que la guerra de palabras por la pandemia se intensifica entre Washington y Beijing.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el domingo en una entrevista con ABC que había «evidencia enorme» de que que el covid-19 se originó en un laboratorio en la ciudad china de Wuhan, donde el brote se detectó por primera vez en diciembre de 2019. Sin embargo, Pompeo no proporcionó detalles para respaldar la aseveración.

¿Fue creado covid-19 en un laboratorio? 5:12

En respuesta a los comentarios de Pompeo, el periódico estatal Global Times de China dijo en un editorial este lunes que el exdirector de la CIA había «sorprendido al mundo con acusaciones sin fundamento».

«Dado que Pompeo dijo que sus afirmaciones están respaldadas por ‘evidencia enorme’, entonces debería presentar esta supuesta evidencia al mundo, y especialmente al público estadounidense al que continuamente intenta engañar», dice el editorial.

«La verdad es que Pompeo no tiene ninguna evidencia, y durante la entrevista del domingo, estaba engañando».

publicidad

CNN contactó al Ministerio de Relaciones Exteriores de China para obtener un comentario sobre las afirmaciones de Pompeo, pero no recibió respuesta. El país está en medio de un feriado de cinco días que se extiende hasta el martes.

Los científicos de todo el mundo han condenado las teorías de conspiración que sugieren que el covid-19 no tiene un origen natural, y en cambio han señalando estudios que sugieren que se originó en la vida silvestre.

China ha enfrentado críticas en su país y en el extranjero por cómo manejó la situación del virus, especialmente durante el brote inicial. El gobierno fue acusado de silenciar a los denunciantes y demorar en informar al público sobre la gravedad de la crisis.

Pero los críticos alegan que Washington ha intensificado los esfuerzos para culpar a China por la propagación mundial del virus, ya que enfrenta cada vez más críticas en su país por su propio manejo de la pandemia. Hasta la fecha, Estados Unidos ha registrado más de 1,1 millones de casos y al menos 67.000 muertes relacionadas con covid-19.

Beijing ha respondido con sus propios esfuerzos de propaganda, acusando a Estados Unidos de echar la culpa a una parte y descartando las acusaciones de un encubrimiento deliberado en las primeras etapas críticas.

El martes pasado, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, acusó a los «políticos estadounidenses» de decir mentiras sobre la pandemia.

«Tienen un solo objetivo: tratar de eludir la responsabilidad de su propia epidemia y de las medidas de prevención y control y desviar la atención pública», dijo.

El 30 de abril, la agencia de noticias estatal china Xinhua publicó un video animado con figuras similares a Lego que se burlaron de la respuesta de Estados Unidos a la pandemia. Ha sido visto al menos 1,9 millones de veces en Twitter.

El lunes, el editorial del Global Times acusó a la Casa Blanca de continuar «participando en una guerra de propaganda sin precedentes mientras intentaba impedir los esfuerzos globales en la lucha contra la pandemia de covid-19».

«Mientras las campañas electorales presidenciales de Estados Unidos están en marcha, la administración Trump ha implementado una estrategia diseñada para desviar la atención de la incompetencia que ha demostrado en la lucha contra la pandemia. Está claro que su objetivo es culpar a China por la pandemia señalando al país como la fuente de Covid-19 «, dijo el editorial.

Repulsivas imágenes del mercado de Wuhan antes de su cierre 3:43

Orígenes del virus

El coronavirus ha infectado a más de 3,5 millones de personas en todo el mundo, con al menos 247.000 muertos. Estados Unidos representa casi un tercio de los casos confirmados a nivel mundial y más de un cuarto de las muertes.

Las declaraciones de Pompeo siguieron a las afirmaciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que había visto evidencia que le dio un «alto grado de confianza» de que el virus se originó en un laboratorio en Wuhan. Trump se negó a proporcionar detalles para respaldar su afirmación.

Los científicos en China y Occidente han señalado investigaciones que indican que el virus probablemente se originó en murciélagos y saltó a los humanos a través de un huésped intermedio, al igual que su primo que causó la epidemia de SARS en 2002 y 2003.

La Oficina del director de Inteligencia Nacional también dijo en un comunicado este jueves que «la Comunidad de Inteligencia también está de acuerdo con el amplio consenso científico de que el virus covid-19 no fue creado por el hombre ni modificado genéticamente».

Cuando se le preguntó el domingo por esa conclusión, Pompeo dijo que «no tiene motivos para no creer» en la comunidad de inteligencia, a pesar de los comentarios anteriores en la misma entrevista de que «los mejores expertos hasta ahora parecen pensar que fue hecho por el hombre. No tengo motivos para no creer esto en en este punto».

Los funcionarios chinos y los medios estatales han subrayado en repetidas ocasiones que no se ha llegado a una conclusión sobre el origen exacto del virus, al tiempo que exponen sus propias afirmaciones infundadas alegando que no se originó en China. En marzo, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, promovió una teoría de conspiración en Twitter de que el virus se había originado en EE. UU. y fue llevado a China por el ejército de Estados Unidos.

Muere uno de los primeros doctores que alertó sobre el coronavirus 3:13

La ira de Beijing

Hasta ahora, los funcionarios chinos y los medios estatales han evitado en gran medida nombrar directamente a Trump en su cobertura de la disputa. En cambio, gran parte de la ira de Beijing se ha dirigido a Pompeo, y al exestratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, que no ocupa ningún cargo actual en la administración.

La semana pasada, la emisora estatal CGTN acusó a Pompeo de «darle la espalda a la humanidad al propagar un virus político». El portavoz oficial del Partido Comunista Chino, The People’s Daily, también dijo en un editorial que la retórica de Pompeo entregará a Estados Unidos un «déficit moral colosal».

El lunes, The Global Times dijo que Pompeo estaba «participando en una actuación en solitario que no ha cumplido con los estándares profesionales esperados para un jefe diplomático», y lo acusó de perder «su brújula moral».

Los medios estatales también se irritaron contra Bannon después de que criticara el manejo del brote por parte de China en una entrevista con CNBC el jueves y sugirieron que Beijing debería ser responsable financieramente por la pandemia.

El domingo por la noche, la cadena estatal de televisión CCTV emitió un comentario durante su noticiero de la tarde en el que atacó a Bannon, llamándolo una «obstinada figura anti China» con «cero integridad moral».