CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Qué pasa si nunca se desarrolla una vacuna para el coronavirus? Ya ha ocurrido antes

Por Rob Picheta

Londres (CNN) — A medida que los países permanecen congelados en el encierro y miles de millones de personas pierden sus medios de vida, las cifras están presionando para que suceda un cambio que marcaría el final de la pandemia del coronavirus: una vacuna.

Pero hay otra posibilidad, el peor de los casos: que nunca se desarrolle ninguna vacuna. En este resultado, las esperanzas de la gente se elevan repetidamente y luego se desvanecen, ya que varias soluciones propuestas se caen antes del obstáculo final.

En lugar de erradicar el covid-19, las sociedades podrían aprender a vivir con él. Las ciudades se abrirían lentamente y se devolverían algunas libertades, pero con una correa corta, si se siguen las recomendaciones de los expertos. Las pruebas y el rastreo físico se convertirán en parte de nuestras vidas a corto plazo, pero en muchos países, una instrucción abrupta de autoaislamiento podría llegar en cualquier momento. Se pueden desarrollar tratamientos, pero los brotes de la enfermedad aún podrían ocurrir cada año, y la cifra global de muertes continuaría aumentando.

Es un camino raramente apoyado públicamente por políticos, que hablan con optimismo sobre los ensayos en humanos que ya están en marcha para encontrar una vacuna. Pero muchos expertos se toman muy en serio esa posibilidad, porque ya sucedió antes. Varias veces.

MIRA: Niña hace pregunta inocente al doctor López-Gatell: Si el jabón mata el coronavirus, ¿por qué no hay vacunas de jabón?

“Hay algunos virus contra los que todavía no tenemos vacunas”, dice el Dr. David Nabarro, profesor de salud global en el Imperial College de Londres, quien también se desempeña como enviado especial a la Organización Mundial de la Salud para covid-19. “No podemos asumir absolutamente que una vacuna aparecerá, o que si aparece pasará todas las pruebas de eficacia y seguridad”.

“Es absolutamente esencial que todas las sociedades en todas partes se pongan en una posición en la que son capaces de defenderse contra el coronavirus como una amenaza constante y de poder vivir la vida social y la actividad económica con el virus en nuestro medio”, dijo Nabarro a CNN.

La mayoría de los expertos siguen confiando en que una vacuna covid-19 eventualmente se desarrollará, en parte porque, a diferencia de enfermedades previas como el VIH y la malaria, el coronavirus no muta rápidamente.

Muchos, incluido el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, sugieren que podría ocurrir de aquí a un año o 18 meses. Otras figuras, como el director médico de Inglaterra, Chris Whitty, se han corrido hacia el extremo más distante del espectro, lo que sugiere que un año puede ser demasiado pronto.

Pero incluso si se desarrolla una vacuna, hacerla realidad en cualquiera de esos plazos sería una hazaña nunca antes alcanzada.

“Nunca hemos acelerado una vacuna a un año o 18 meses”, dijo a CNN el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine en Houston. “No significa que sea imposible, pero será un logro heroico”.

“Necesitamos el plan A y el plan B”, dice.

Cuando las vacunas no funcionan

En 1984, la entonces secretaria de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Margaret Heckler, anunció en una conferencia de prensa en Washington que los científicos habían identificado con éxito el virus que luego se conoció como VIH, y predijeron que una vacuna preventiva estaría lista para ser probada en dos años.

Casi cuatro décadas y 32 millones de muertes después, el mundo todavía está esperando una vacuna contra el VIH.

MIRA: Fracasa vacuna experimental contra el VIH en Sudáfrica

En lugar de un gran avance, la afirmación de Heckler fue seguida por la pérdida de gran parte de una generación de hombres homosexuales y el doloroso rechazo de su comunidad en los países occidentales. Durante muchos años, un diagnóstico positivo no fue solo una sentencia de muerte; aseguraba que una persona pasaría sus últimos meses abandonado por sus comunidades, mientras que los médicos debatían en revistas médicas si valía la pena salvar a los pacientes con VIH.

Protester Mark Milano is arrested during an AIDS demonstration in Washington DC in 1994.

El manifestante Mark Milano es arrestado durante una protesta contra el SIDA en Washington en 1994.

La búsqueda no terminó en los ochenta. En 1997, el presidente Bill Clinton retó a Estados Unidos a inventar una vacuna en una década. Hace catorce años, los científicos dijeron que todavía estábamos a unos 10 años de distancia.

Las dificultades para encontrar una vacuna comenzaron con la naturaleza misma del VIH / sida. “La influenza puede cambiar de un año a otro para que la infección natural o la inmunización del año anterior no te infecten al año siguiente. El VIH lo hace durante una sola infección”, explica Paul Offit, pediatra y especialista en enfermedades infecciosas quien coinventó la vacuna contra el rotavirus.

“Continúa mutando en ti, así que es como si estuvieras infectado con mil hebras diferentes de VIH”, le dice Offit a CNN. “(Y) mientras está mutando, también está paralizando tu sistema inmunológico”.

El VIH plantea dificultades muy singulares y covid-19 no posee su nivel de evasión, lo que hace que los expertos en general sean más optimistas sobre la búsqueda de una vacuna.

Pero ha habido otras enfermedades que han confundido tanto a los científicos como al cuerpo humano. Según la OMS, una vacuna eficaz contra el dengue, que infecta a unas 400.000 personas al año, ha eludido a los médicos durante décadas. En 2017, se suspendió un esfuerzo a gran escala para encontrar una después de que empeorara los síntomas de la enfermedad.

MIRA: El dengue preocupa cada vez más en Latinoamérica: cuáles son sus síntomas

Del mismo modo, ha sido muy difícil desarrollar vacunas para los rinovirus y adenovirus comunes, que, como los coronavirus, pueden causar síntomas de resfriado. Solo hay una vacuna para prevenir dos cepas de adenovirus, y no está disponible comercialmente.

“Tienes grandes esperanzas, y luego tus esperanzas se desvanecen”, dice Nabarro, describiendo el proceso lento y doloroso de desarrollar una vacuna. “Estamos tratando con sistemas biológicos, no estamos tratando con sistemas mecánicos. Realmente depende mucho de cómo reacciona el cuerpo”.

Ya se están realizando ensayos en humanos en la Universidad de Oxford en Inglaterra para una vacuna de coronavirus hecha de un virus de chimpancé, y en EE. UU. para una vacuna diferente, producida por Moderna.

Sin embargo, es el proceso de prueba, no el desarrollo, lo que detiene y a menudo impide la producción de vacunas, agrega Hotez, quien trabajó en una vacuna para proteger contra el SARS. “Lo difícil es mostrar que puedes demostrar que funciona y que es segura”.

Plan B

Si el mismo destino le sucede a una vacuna para covid-19, el virus podría permanecer con nosotros durante muchos años. Pero la respuesta médica al VIH/sida aún proporciona un marco para vivir con una enfermedad que no podemos eliminar.

“Con el VIH, hemos podido convertir eso en una enfermedad crónica con antivirales. Hemos hecho lo que siempre hemos esperado hacer con el cáncer”, dice Offit. “No es la sentencia de muerte que era en la década de 1980”.

El innovador desarrollo de una píldora preventiva diaria (profilaxis previa a la exposición, o PrEP) ha llevado a cientos de miles de personas en riesgo de contraer el VIH a estar protegidas de la enfermedad.

También se están probando varios tratamientos para covid-19, ya que los científicos buscan un plan B en paralelo a los ensayos de vacunas en curso, pero todos esos ensayos se encuentran en etapas muy tempranas. Los científicos están analizando remdesivir, un fármaco experimental contra el ébola, mientras que también se están explorando tratamientos con plasma sanguíneo. Se descubrió que la hidroxicloroquina, promovida como un potencial “punto de inflexión” por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no funciona en pacientes muy enfermos.

“Los medicamentos que han elegido son los mejores candidatos”, dice Keith Neal, profesor emérito de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas en la Universidad de Nottingham. El problema, dice, ha sido el “enfoque gradual” para probarlos.

Remdesivir, one of the drugs being tested as a Covid-19 treatment.

Remdesivir es uno de los medicamentos probados para tratar covid-19.

“Tenemos que hacer ensayos controlados aleatorios. Es ridículo que solo recientemente hayamos logrado despegar”, dijo Neal, quien revisa dichas pruebas para su inclusión en revistas médicas, a CNN. “Los documentos que estoy viendo, simplemente los estoy rechazando porque no están bien hechos”.

Ahora esos ensayos más completos están listos y si uno de esos medicamentos funciona para covid-19, los signos deberían aparecer “en unas semanas”, dice Neal. El primero ya puede haber llegado; la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) dijo a CNN que está en conversaciones para poner el remdesivir a disposición de los pacientes después de tener resultados positivos, lo que podría acelerar la recuperación del coronavirus.

Las repercusiones de un tratamiento exitoso se sentirían ampliamente; si un medicamento puede disminuir el tiempo promedio que un paciente pasa en la UCI, incluso por unos pocos días, liberaría la capacidad hospitalaria y, por lo tanto, podría aumentar en gran medida la voluntad de los gobiernos para abrir la sociedad.

Pero qué tan efectivo es un tratamiento dependerá de cuál funcione: remdesivir no tiene un alto suministro internacional y aumentar su producción podría causar problemas.

MIRA: Remdesivir, un nuevo medicamento autorizado en Estados Unidos contra el covid-19

Y, lo que es más importante, cualquier tratamiento no evitará que se produzcan infecciones en la sociedad, lo que significa que el coronavirus sería más fácil de manejar y la pandemia disminuiría, pero la enfermedad podría estar con nosotros durante muchos años.

Cómo se ve la vida sin una vacuna

Si no se puede producir una vacuna, la vida no permanecerá como está ahora. Es posible que no vuelva a la normalidad rápidamente.

“El confinamiento no es sostenible económicamente, y posiblemente tampoco políticamente”, dice Neal. “Así que necesitamos otras cosas para controlarlo”.

Eso significa que, a medida que los países comienzan a salir de su parálisis, los expertos presionarán a los gobiernos para que implementen una nueva forma de vivir e interactuar para ganar tiempo en los meses, años o décadas hasta que covid-19 pueda ser eliminado por un vacuna.

“Es absolutamente esencial trabajar para estar preparados para covid”, dice Nabarro. Pide un nuevo “contrato social” en el que los ciudadanos de todos los países, al comenzar a llevar una vida normal, asuman la responsabilidad personal de aislarse si muestran síntomas o entran en contacto con un posible caso de covid-19.

Social distancing and lockdowns could be reintroduced until a vaccine is found.

El distanciamiento social y el confinamiento podrían volver hasta que se encuentre una vacuna.

Significa que la cultura de sacudirse los síntomas de tos o resfriado ligero e ir al trabajo debería haber terminado. Los expertos también predicen un cambio permanente en las actitudes frente al trabajo remoto, con el trabajo desde casa, al menos algunos días, convirtiéndose en una forma de vida estándar para los empleados de escritorio. Se esperaría que las compañías cambien sus rotaciones para que las oficinas nunca se llenen innecesariamente.

MIRA: El desafío del distanciamiento social Cuba, donde las filas son el día a día

“(Debe) convertirse en una forma de comportarse que todos atribuimos a la responsabilidad personal… tratar a los que están aislados como héroes en lugar de parias”, dice Nabarro. “Un pacto colectivo para la supervivencia y el bienestar frente a la amenaza del virus”.

“Será difícil hacerlo en las naciones más pobres”, agrega, por lo que encontrar formas de apoyar a los países en desarrollo será “particularmente difícil políticamente, pero también muy importante”. Cita los apretados asentamientos de refugiados y migrantes como áreas de especial preocupación.

A corto plazo, Nabarro dice que un amplio programa de pruebas y rastreo de contactos necesitaría ser implementado para permitir que la vida funcione junto a covid-19 –uno que eclipse cualquier programa de este tipo que se haya establecido para combatir un brote, y que aún parece lejos en países como EE. UU. y el Reino Unido.

“Absolutamente crítico será tener un sistema de salud pública que incluya seguimiento de contactos, diagnóstico en el lugar de trabajo, monitoreo de vigilancia sindrómica, comunicación temprana sobre si tenemos que volver a implementar el distanciamiento social”, agrega Hotez. “Es factible, pero es complicado y realmente no lo hemos hecho antes.”

Esos sistemas podrían permitir que algunas interacciones sociales regresen. “Si hay una transmisión mínima, de hecho es posible abrir para eventos deportivos” y otras grandes reuniones, dice Hotez, pero ese movimiento no sería permanente y sería evaluado continuamente por los gobiernos y los organismos de salud pública.

Eso significa que la Premier League, la NFL y otros eventos masivos podrían seguir adelante con sus horarios siempre que los atletas se sometan a pruebas regularmente y los fanáticos  sean bienvenidos por semanas, quizá separados dentro de las gradas, antes de cerrar rápidamente los estadios si la amenaza aumenta.

“Los bares y pubs probablemente también sean los últimos en la lista, porque están superpoblados”, sugiere Neal. “Podrían reabrir como restaurantes, con distanciamiento social”. Algunos países europeos han señalado que comenzarán a permitir que los restaurantes sirvan a los clientes a una capacidad muy reducida.

Es más probable que las restricciones vuelvan durante el invierno, y Hotez sugiere que los picos de covid-19 podrían ocurrir cada invierno hasta que se introduzca una vacuna.

Y los confinamientos, muchos de los cuales están en proceso de levantarse gradualmente, podrían regresar en cualquier momento. “De vez en cuando habrá brotes, el movimiento será restringido, y eso puede aplicarse a partes de un país, o incluso puede aplicarse a todo un país”, dice Nabarro.

LEE: Fauci alerta sobre los peligros de “saltarse” las pautas para superar el coronavirus y la reapertura de algunos estados

Cuanto más tiempo pase, más imponente se convierte la debatida perspectiva de la inmunidad comunitaria, alcanzada cuando la mayoría de una población determinada, alrededor del 70% al 90%, se vuelve inmune a una enfermedad infecciosa. “Eso en cierta medida limita la propagación”, dice Offit, “aunque la inmunidad de la población causada por una infección natural no es la mejor manera de proporcionar inmunidad de la población. La mejor manera es con una vacuna”.

El sarampión es el “ejemplo perfecto”, dice Offit, antes de que las vacunas se generalizaran, “cada año 2 a 3 millones de personas contraían sarampión, y eso también sería cierto aquí”. En otras palabras, la cantidad de muerte y sufrimiento por covid-19 sería enorme, incluso si una gran parte de la población no es susceptible.

Todas estas predicciones se ven atenuadas por la creencia general de que, eventualmente, se desarrollará una vacuna. “Creo que habrá una vacuna: hay mucho dinero, hay mucho interés y el objetivo es claro”, dice Offit.

Pero si los brotes anteriores han demostrado algo, es que la búsqueda de vacunas es impredecible. “No creo que ninguna vacuna se haya desarrollado rápidamente”, advierte Offit. “Me sorprendería mucho si tuviéramos algo en 18 meses”.