CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Un cliente deja una propina de US$ 1.300 para apoyar a un restaurante en Texas el día que volvió a abrir después del cierre por coronavirus

Por Alicia Lee

(CNN) — Las luces estaban encendidas y las mesas puestas en Frog & The Bull el viernes cuando el restaurante en Austin, Texas, dio la bienvenida a sus clientes.

Ya era un día inolvidable para el propietario David Fernández, quien durante semanas había esperado reabrir después de que se levantó la orden de confinamiento por coronavirus.

Pero el regalo de bienvenida de un cliente hizo que el regreso en funciones del restaurante fuera aún más especial para Fernández y sus empleados.

Un hombre y su familia, que habían visitado el restaurante antes, ordenaron el viernes un filet mignon, vieiras, bistec a la parrilla y otros productos. La cuenta salió en unos considerables 337 dólares. Pero luego el cliente le pidió a su mesero que le cobrara el doble.

El mesero, Josh Pikoff, de 18 años, nunca había recibido tal solicitud, por lo que trajo a Fernández para que lo ayudara.

«Dijo cóbrame el doble por todo y le pregunté: ‘¿Estás seguro?'», recordó Fernández: «Dijo que sí».

publicidad

MIRA: Un cliente de un restaurante deja una propina de US$ 2.500 dólares tras anunciarse cierre por coronavirus

Pero después de que el cliente recibió su cuenta actualizada con el doble cargo, agregó una propina de 300 dólares para Pikoff y otros 1.000 dólares «para la casa», según una imagen de la cuenta. Su total fue de 2.029 dólares.

«Estaba realmente sorprendido al principio porque no entendía por qué me lo estaba dando», dijo Pikoff a CNN. «Pero dijo que estaba extremadamente agradecido de que hubiéramos abierto y nos pusiéramos en riesgo para servir a la comunidad».

«Realmente no sabía qué decir», dijo Fernández a CNN. «Fue extremadamente generoso y me impresionó mucho».

The Frog & The Bull, un restaurante de tapas de inspiración ibérica, ni siquiera tenía cinco meses cuando la pandemia de coronavirus llevó a un cierre temprano en el Día de San Patricio.

Al igual que la mayoría de la industria de restaurantes en Estados Unidos, el restaurante fue golpeado fuertemente debido a la crisis del coronavirus, y Fernández tuvo que despedir a la mayoría de sus empleados.

El diezmado personal trató de mantener el restaurante funcionando con un menú de comida para llevar y de entrega. Pero el impulso que el restaurante había ganado en sus primeros cinco meses se perdió, y Fernández dijo que él y su personal estaban «luchando por sobrevivir, literalmente de nómina a nómina».

«Literalmente nos reinventamos de la noche a la mañana de un establecimiento de comidas informales de lujo a lo que le dije a mi chef ejecutivo que tenía que ser un camión de comida sin ruedas», dijo Fernández.

Entonces, cuando la orden de confinamiento de Texas expiró el 30 de abril y los establecimientos comenzaron a abrir nuevamente el viernes, Fernández estaba emocionado.

LEE: Lecciones de China: cómo los negocios en el mundo han cambiado para siempre

«Estábamos bien preparados para manejar todas las directrices», dijo. «Por ejemplo, solo podemos acomodar una capacidad máxima del 25%, por lo que tenemos un esquema de asientos muy estricto que se pensó para mantener a las personas seguras».

El dinero extra del generoso cliente ayudará al restaurante a recuperarse con sus facturas, dijo Fernández.

Si bien no conoce más detalles sobre el cliente, Fernández dijo que se asegurará de que el cliente esté bien atendido la próxima vez que vaya.