CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

No sabremos el impacto real de la reapertura en EE.UU. durante semanas: estas son las razones

Por Holly Yan

(CNN) – Es una apuesta que se desarrolla en todo el país y sus costos aún son inciertos.

Más de la mitad de los estados han comenzado a reabrir, incluyendo a muchos que aún no cumplen con las pautas de la Casa Blanca sobre cuándo hacerlo. La gran pregunta ahora es si el número de casos y muertes por coronavirus aumentará.

Pero no te dejes engañar: el número de casos nuevos y muertes adicionales poco después de la reapertura de un estado no refleja la disminución de la restricciones. De hecho, los efectos de reabrir los estados tardarán varias semanas en aparecer.

El período de incubación del coronavirus –es decir, el tiempo que va desde que alguien se infecta hasta que comienza a mostrar presentar– oscila entre 2 y 14 días, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El virus también puede transmitirse por personas asintomáticas.

“Pasarán al menos dos o tres semanas antes de que veamos un aumento en la cantidad de infecciones porque toma tiempo que las personas infecten a otras y estas a su vez muestren síntomas”, indicó el científico de datos Youyang Gu, cuyo modelo de proyección sobre el coronavirus es citado por los CDC.

“Después de presentar síntomas, aún pasarán otros días hasta que los síntomas empeoren lo suficiente como para que la persona se realice la prueba de detección. Los resultados de la prueba pueden demorar unos días más en notificarse. En cada etapa, hay un retraso”, destacó.

El plan del presidente Trump para reabrir la economía 4:22

Y cualquier muerte por nuevas exposiciones tomará aún más tiempo en reflejarse, sostuvo Gu, cuyos pronósticos en covid19-projections.com han coincidido de cerca con la realidad. Él comenzó a analizar los datos a finales de marzo.

En el caso de aquellos que pierden la vida por el coronavirus, “alrededor de tres semanas es el tiempo promedio entre la infección y la muerte”, detalló Gu, citando estudios de Italia y China.

“Pero es un rango amplio. Puede variar de una semana o dos (hasta) muchas semanas, si estás conectado a un respirador artificial”, aclaró.

El progreso hecho podría perderse

Con el desplome de la economía y el aumento en las tasas de desempleo, algunos estados han reabierto sus negocios a pesar de no cumplir con las pautas recomendadas por la Casa Blanca y otros expertos en salud.

Entre las condiciones para “Abrir Estados Unidos de nuevo” está que los estados no deberían comenzar la reapertura hasta que tengan una trayectoria descendente de casos positivos en un período de 14 días o una “trayectoria descendente de pruebas positivas como un porcentaje del total de pruebas dentro de un período de 14 días”.

Sería inteligente que los estados cumplan con esas pautas primero, sostuvo el experto en enfermedades infecciosas Dr. Carlos del Río, profesor de medicina y salud global en la Universidad de Emory.

De lo contrario, se corre el riesgo de que llegue una segunda ola del virus, con aumentos en las infecciones y muertes, lo que podría saturar los hospitales y afectar a más estadounidenses con costosas facturas médicas.

Incluso, los estados que mantengan sus órdenes de confinamiento pueden verse afectados por los estados vecinos que suspendan sus restricciones.

“Es como tener una sección para orinar en una piscina”, ejemplificó del Río. “Todo el tiempo, estamos cruzando las fronteras estatales”.

Incertidumbre por el proceso de reapertura económica 5:39

Lo que podemos aprender de otros lugares que reabrieron

Con la brecha de semanas entre las reaperturas y los resultados, “no quieres apresurarte a reabrir porque cuando te des cuenta de lo que ocurrió será demasiado tarde para revertir la decisión”, advirtió Gu.

Tras reabrir la segunda isla más grande de Japón, Hokkaido, los funcionarios “tuvieron que volver a cerrar tres semanas después debido al aumento de los casos”, relató Gu. “Eso se hizo evidente solo después de tres semanas”, insistió.

Hong Kong y Singapur también parecían tener sus brotes controlados y comenzaron a disminuir las restricciones, solo para enfrentarse a resurgimientos importantes del virus que condujeron a reglas más estrictas.

Algunos estados de EE.UU. también podrían tener que cerrar por segunda vez, dijo Gu.

“Depende de cómo lo manejen los estados. Algunos lo están haciendo con más cuidado que otros”, indicó. “El objetivo final es mantener el ritmo reproductivo básico por debajo de 1”.

El ritmo reproductivo básico, también conocido como el valor R, representa cuántas personas probablemente contagiará en promedio cada individuo infectado.

Un valor R inferior a 1 significa que cada vez menos personas se contagiarán, y el virus comenzará a desaparecer. Pero un valor R de más de 1 significa que la epidemia empeorará, propagándose exponencialmente.

Antes de los esfuerzos de mitigación, como las órdenes de confinamiento, los científicos estimaron que los valores de R para el coronavirus estaban entre 2 y 3, en promedio. Pero luego de las restricciones, esos números comenzaron a disminuir.

Italianos vuelven a las calles tras semanas en cuarentena 2:31

¿Podrían mejorar los números tras la reapertura de los estados?

“Definitivamente es posible”, respondió Gu. “Si un estado logra mantener su nivel R por debajo de 1, sus cifras continuarán disminuyendo”.

Antes de que los estados comenzaran a reabrir, muchos tenían valores R menores a 1 tras las órdenes de confinamiento, de acuerdo con covid19-projections.com.

Pero eso ocurrió cuando la mayoría de los estados se encontraban bajo órdenes de permanecer en caso. Incluso en estados que no tenían estas medidas, muchos residentes practicaban el distanciamiento social, dijo Gu.

Lo que suceda después probablemente dependerá de cuán rápido se haya propagado el virus en un estado antes de que se vuelva a abrir.

“Si su valor R es 0,95, es poco probable que puedas mantener un valor menor a 1 tras la reapertura”, sostuvo Gu.

California: protestas y batalla política para reapertura 3:34

Pero los estados con valores de R menores tienen más margen de maniobra, incluso si más personas se exponen al virus en público.

“Si pasas de 0,8 a 0,9, todavía vas a disminuir” la propagación general, explicó Gu.

Cada persona también puede ayudar a controlar los resultados a medida que los estados comienzan a reabrirse.

Los funcionarios recomiendan que todos se mantengan a 2 metros de distancia de los demás, usar una máscara facial de tela fuera de la casa, lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara.

Según estudios recientes, Gu dijo: “Si algún estado exige que todos los residentes usen máscaras, disminuirá la probabilidad de un fuerte aumento de las infecciones”.