CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La jueza Ruth Bader Ginsburg ‘descansa cómodamente’ después de un tratamiento no quirúrgico

Por Ariane de Vogue, Paul LeBlanc

(CNN) — La jueza Ruth Bader Ginsburg se sometió a un tratamiento no quirúrgico por una afección benigna de la vesícula biliar el martes por la tarde en el Hospital John Hopkins en Baltimore, dijo una portavoz de la corte en un comunicado.

Después del primer día de discusiones orales de la corte por teléfono el lunes por la mañana, Ginsburg se sometió a pruebas ambulatorias en un hospital de Washington. Esas pruebas, según el comunicado, «confirmaron que sufría de un cálculo biliar que había migrado a su conducto cístico, bloqueándolo y causando una infección».

Ginsburg está actualmente «descansando cómodamente» y participará en los alegatos orales del miércoles por teléfono desde el hospital. Ella espera permanecer en el hospital por un «día o dos».

La salud de Ginsburg podría condicionar la Corte Suprema

Ginsburg, de 87 años, ha sufrido cuatro episodios de cáncer.

Los jueces están escuchando alegatos orales por teléfono debido a covid-19, y el miércoles tienen programado escuchar un caso relacionado con el llamado mandato anticonceptivo de la Ley del Cuidado de Salud Asequible.

Ginsburg tiene una larga historia de problemas médicos.

Se perdió los alegatos orales por primera vez en enero de 2019, mientras se recuperaba de una cirugía después de que le extrajeron dos nódulos cancerosos de su pulmón izquierdo el mes anterior. En ese momento, participó en los casos leyendo transcripciones. La jueza liberal ya había recibido tratamiento en noviembre de 2018 por tres costillas que se fracturó durante una caída en su oficina. Y en agosto de 2019, fue tratada por cáncer de páncreas.

Como resultado, su salud se ha visto sometida a un mayor escrutinio a medida que la corte se enfrenta a casos de gran alcance que pueden transformar la ley estadounidense. Desde que asumió el cargo, el presidente Donald Trump ha hecho dos nombramientos, Neil Gorsuch en 2017 y Brett Kavanaugh en 2018, profundizando la inclinación conservadora.

Pero incluso ante las complicaciones de salud, Ginsburg ha seguido siendo una participante activa en el tribunal superior, incluso durante los alegatos orales del martes, que se transmitieron en vivo por CNN.

Y el mes pasado, a pesar de que la Corte Suprema estaba cerrada al público debido a la pandemia, Ginsburg estaba ejercitándose allí. En ese momento, Kathy Arberg, la portavoz de la corte, dijo que la jueza tenía su propio sitio para hacer ejercicio.

«A pedido de la jueza Ginsburg, el Tribunal ha reservado el espacio privado limitado al lado de su centro de salud para que la jueza Ginsburg haga ejercicio. Sus médicos comparten su opinión de que las sesiones de capacitación son esenciales para su bienestar», dijo Arberg a CNN.

«El espacio está siendo utilizado exclusivamente por la jueza», agregó Arberg. «Ningún otro juez está utilizando el espacio, y el gimnasio de los empleados está cerrado para todos los usuarios».

La icónica liberal es mejor conocida por sus opiniones relacionadas con cuestiones de derechos civiles, incluido el caso histórico que abre el Instituto Militar de Virginia a las mujeres.

Sus opiniones en los últimos años han continuado energizando a los demócratas en un momento en que los republicanos controlan la Casa Blanca y el Senado, y la Corte Suprema se mueve hacia la derecha.

En 2013, Ginsburg recibió el título de «Notorious RBG», una obra de teatro sobre el difunto rapero Notorious BIG, como respuesta a una opinión que escribió cuando la mayoría del tribunal emitió una decisión histórica que revoca las protecciones de los derechos de voto.

Ella dijo el año pasado que «permanecerá en el trabajo» siempre que pueda «hacerlo a todo vapor».

«Estuve bien este último período. Espero estar bien el próximo período», dijo Ginsburg. «Y después de eso solo tendremos que ver».