CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Opinión: Lo que no sabemos sobre Joe Biden

Por Lincoln Mitchell

Nota del editor: Lincoln Mitchell enseña en el departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Columbia. Su libro más reciente es “San Francisco Year Zero: Political Upheaval Punk Rock and a Third Team Baseball Team” (Rutgers University Press, 2019). Puedes seguirlo en Twitter en @LincolnMitchell.  Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Ver más artículos de opinión en CNNE.com/opinion.

(CNN) – Los días previos a la pandemia durante la campaña primaria por la presidencia, cuando hasta 20 demócratas se reunieron en los escenarios para discutir las minucias de sus propuestas de atención médica, la regulación de armas y la educación superior, ya se sienten como parte de otra época. Aquellos debates televisivos parecían muy urgentes en ese momento, pero ya no parecen ser particularmente relevantes para los problemas que enfrenta el país.

Los votantes y los medios que lucharon por descubrir las diferencias entre cuestiones como si “Medicare para Todos” era mejor que Medicare para aquellos que lo querían les dijeron tanto a los expertos como a los medios de comunicación que debían seleccionar al candidato de su partido en función de sus planes y políticas sustantivas. Los candidatos escucharon de esas mismas fuentes que necesitaban hablar sobre esos problemas. Esa mirada no es errónea solamente porque la pandemia actual cambió todo. Siempre ha estado equivocada y caracteriza mal la naturaleza de la presidencia y de la política estadounidense aún más profundamente.

La crisis de covid-19 nos ha recordado que obsesionarse con las propuestas de políticas y las diferencias menores en los temas durante las primarias nos perjudica a la hora de elegir un candidato. La nación ahora se dirige a una elección sin que los votantes hayan tenido la oportunidad adecuada de evaluar lo que más importa en un aspirante: su estilo de liderazgo y gestión de crisis. Por ejemplo, el alcance de la capacidad de Joe Biden para delegar y rodearse de expertos experimentados en una crisis es mucho más importante que los detalles específicos de una propuesta de atención médica que casi nunca se convertiría en ley, de todos modos.

Es solo ahora cuando Biden ha cosechado la nominación demócrata que estamos conociendo las respuestas a algunas de estas preguntas. Mientras que el exvicepresidente ha mantenido un perfil relativamente bajo en las últimas semanas, Ron Klain, quien dirigió muy hábilmente la lucha contra el Ébola, se ha convertido en la persona clave de Biden sobre el covid-19. Esta es una señal tranquilizadora de que Biden tomaría un enfoque racional y sobrio para manejar la pandemia. Por otro lado, los demócratas progresistas no se sienten alentados por las indicaciones de que Biden haría que personas como el exsecretario del Tesoro, Larry Summers, dirijan la recuperación económica posterior al cierre. Muchos en la izquierda ven a Summers como un defensor de los ricos que ha contribuido al aumento dramático de la desigualdad de ingresos en los últimos años.

Se sabe menos sobre el estilo de liderazgo de Biden, aparte de que tiene una gran capacidad de empatía y es leal a sus empleados. Aunque ha sido un político poderoso desde la administración de Nixon, no hemos visto gran parte de su técnica de gestión porque nunca ha dirigido algo más grande que la oficina del vicepresidente. Y aunque los vicepresidentes como Biden son importantes asesores presidenciales, no tienen responsabilidades administrativas.

Un sistema primario que nos diera más información sobre el estilo de gestión de Biden podría, por ejemplo, habernos dado alguna perspectiva sobre cómo evaluar su respuesta a las alegaciones de la ex ayudante Tara Reade de que la agredió sexualmente en un pasillo del Senado en 1993. Biden negó categóricamente Los cargos de Reade el 1 de mayo, semanas después de que ella los publicara por primera vez en un podcast, y solo después de que sus seguidores habían hablado en su nombre.

La pandemia de coronavirus es sui generis en la historia moderna de Estados Unidos, pero casi todos los presidentes enfrentan crisis en las que pocos candidatos, si acaso alguno, estaban pensando cuando ganaron la nominación de su partido o cuando asumieron el cargo. Así como la actual pandemia impactó la presidencia de Donald Trump, el primer mandato del expresidente Barack Obama fue evaluado en gran medida por su respuesta a la recesión económica que ocurrió mucho después de haber obtenido la nominación demócrata. El predecesor de Obama, el expresidente George W. Bush, prometió una política exterior más humilde, sugiriendo menos compromiso con el resto del mundo, pero se vio obligado a desechar esa idea luego de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos durante su primer año en el cargo. Su padre, el expresidente George H. W. Bush, dedicó la mayor parte de su atención como presidente al final de la Guerra Fría y la invasión iraquí de Kuwait, ninguno de los cuales fue un problema cuando el Bush mayor fue elegido en 1988.

Intentar elegir a los candidatos basados en lo que respecta a las políticas específicas puede hacernos sentir como personas serias, pero tiene poco que ver con las realidades del Gobierno o incluso el trabajo de ser presidente. En general, los detalles del plan de cada aspirante presidencial demócrata son mucho menos importantes que las opiniones del partido mayoritario en el Congreso. Así es como la política estadounidense ha funcionado durante mucho tiempo y habla de una revolución política, tener un plan para todo o proclamar un cambio generacional nunca cambiaría eso.

A pesar de esto, hubo diferencias importantes entre los aspirantes en las primarias demócratas que se vieron oscurecidas por lo que, en muchos casos, fueron desacuerdos menores en las políticas. La mayoría de ellos, si fueran elegidos, habrían tenido que aprobar políticas dentro del mismo ancho de banda relativamente estrecho. Por lo tanto, se trata de enfoques positivos como la capacidad del senador Cory Booker para inspirar y llegar a personas con diferentes puntos de vista, el don del senador Bernie Sanders para hablar verdades simples en un lenguaje cotidiano, las habilidades de la senadora Elizabeth Warren para procesar información y elaborar planes detallados, la perspectiva del exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, como un representante extremadamente inteligente de una generación más joven, la presencia calma y constante de Biden, o aspectos negativos como la inflexibilidad de Sanders o el exceso de confianza de Biden en su capacidad para llegar a acuerdos con los republicanos, eso define las presidencias y determina cómo se manejan las crisis.

Durante la primaria, esas diferencias de estilo y enfoque fueron tratadas con demasiada frecuencia como periféricas. Gran parte de la etapa de las primarias se gastó en analizar la política en lugar de explorar las cuestiones de liderazgo más importantes que realmente importan. Este es un problema hoy no porque la crisis actual era inimaginable hace un año, sino porque una presidencia sin una gran crisis inesperada es lo que resulta realmente inimaginable.