CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

China

Lo que sabemos y lo que no del laboratorio de Wuhan, centro del cruce de acusaciones entre Estados Unidos y China

Por Nectar Gan

Hong Kong (CNN) — Las preguntas que rodean los orígenes del nuevo coronavirus han provocado una guerra de palabras entre Washington y Beijing, y amenaza con empeorar las ya tensas relaciones.

En los últimos días, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han reforzado la afirmación de que el virus se originó en un laboratorio en la ciudad china central de Wuhan, donde el brote se detectó por primera vez, en diciembre pasado.

La afirmación ha provocado, como era de esperar, una feroz refutación del Gobierno chino, que, el miércoles, describió la acusación como una «muestra» destinada a reforzar las posibilidades de reelección de Trump. Pero la inteligencia compartida entre la red Five Eyes, una alianza entre Estados Unidos y cuatro aliados anglófonos, Reino Unido, Australia, Nueva Zelandia y Canadá, también parece contradecir la afirmación de la administración Trump.

Esto es lo que sabemos, y lo que no sabemos, sobre las afirmaciones y el laboratorio en el centro de la controversia.

Las versiones que enfrentan a EE.UU. y China por el covid-19 3:01

¿Cómo respondió China?

El miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China calificó las acusaciones como una estrategia política para «difamar a China» por parte de los republicanos antes de las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos.

«Las estrategias republicanas recientemente expuestas muestran que se les alienta a atacar a China con el pretexto del virus», dijo el portavoz de la Cancillería, Hua Chunying, y agregó que China estaba «harta de tales trucos».

«Instamos a Estados Unidos a que deje de difundir desinformación o engañar a la comunidad internacional. Debería lidiar con sus propios problemas y lidiar con la pandemia en casa», dijo.

Hua también destacó el hecho de que Pompeo no proporcionó ninguna evidencia concreta para justificar la acusación.

«El señor Pompeo no puede presentar ninguna evidencia porque no tiene ninguna, este asunto debe ser manejado por científicos y no políticos por sus necesidades políticas internas», dijo.

Los medios controlados por el Gobierno de China también han rechazado los reclamos, acusando a Estados Unidos de culpar a los demás y lanzando un aluvión de ataques personales contra Pompeo. La cadena estatal CCTV lo llamó «malvado» y «loco», mientras que la agencia estatal de noticias Xinhua lo llamó «mentiroso». El diario The Global Times, un tabloide nacionalista respaldado por el gobernante Partido Comunista, dijo que el principal diplomático estadounidense «ha perdido su brújula moral».

China: medios estatales reaccionan por declaraciones de Mike Pompeo 0:42

Beijing ha enfatizado repetidamente que hasta ahora no hay una conclusión sobre los orígenes del nuevo coronavirus, diciendo que el asunto debe dejarse en manos de científicos y expertos médicos para que lo estudien. Se ha enfurecido ante los pedidos de una investigación internacional independiente sobre los orígenes del virus y el manejo inicial del brote en China, describiéndolos como maniobras políticas destinadas a manchar el país.

El Gobierno chino ha enfrentado críticas en el país y en el extranjero por cómo manejó el virus, especialmente en los primeros días del brote. Fue acusado de silenciar a los denunciantes y demorar en informar al público sobre la gravedad de la crisis. Pero ha negado repetidamente cualquier irregularidad, dejando de lado las acusaciones de un encubrimiento deliberado en las primeras etapas críticas.

Médico que alertó del coronavirus, en condición crítica 0:56

Los funcionarios chinos y los medios estatales también presentaron acusaciones infundadas alegando que el virus no se originó en China. En marzo, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, promovió una teoría de conspiración en Twitter de que el virus se había originado en Estados Unidos y fue llevado a China por el Ejército estadounidense.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, promovió una teoría de conspiración en Twitter de que el ejército estadounidense trajo el coronavirus a China. (GREG BAKER/AFP via Getty Images)

Mientras tanto, rastrear los orígenes del covid-19 se ha convertido en un tema delicado para la investigación académica nacional en China. El mes pasado, el Gobierno chino impuso restricciones a la publicación de dichos documentos, exigiéndoles que reciban un escrutinio adicional y la aprobación de los funcionarios del Gobierno central antes de ser enviados para su publicación.

¿Qué dicen los científicos?

Los científicos hasta ahora han rechazado en gran medida las teorías de que el nuevo coronavirus fue hecho por el hombre. En febrero, 27 expertos en salud pública escribieron una carta en la revista médica Lancet para condenar esas teorías de conspiración, citando evidencia científica que «concluye abrumadoramente que este coronavirus se originó en la vida silvestre».

En una entrevista con National Geographic, que se publicó el lunes, el doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, dijo que la evidencia actual apunta lejos a una teoría artificial.

«(La evidencia científica) está muy, muy fuertemente inclinada hacia esto, no podría haber sido manipulada artificial o deliberadamente», dijo Fauci en la revista.

«Todo sobre la evolución gradual en el tiempo indica fuertemente que (este virus) evolucionó en la naturaleza y luego saltó especies».

¿Fue creado covid-19 en un laboratorio? 5:12

En un artículo publicado en la revista Nature Medicine, el 17 de marzo, los principales expertos en enfermedades infecciosas en Estados Unidos, Reino Unido y Australia dijeron que era «improbable» que el nuevo coronavirus surgiera de un laboratorio, citando análisis comparativos de datos genómicos.

«Nuestros análisis muestran claramente que el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito», dijo el documento, refiriéndose al virus usando la nomenclatura designada por la OMS.

Aunque su origen exacto sigue siendo desconocido, muchos expertos creen que es probable que el virus se haya originado en murciélagos y haya saltado a los humanos de un huésped intermedio, tal vez un pangolín.

¿Cómo estalló el brote de coronavirus? Mercados, armas biológicas, murciélagos y otras teorías de los investigadores detrás de la pandemia

Inicialmente, las autoridades chinas habían vinculado el brote a un mercado local en Wuhan, donde algunos primeros pacientes con coronavirus habían trabajado o visitado. En ese momento, algunos científicos chinos habían señalado a los animales salvajes vendidos en el mercado como la fuente probable del brote.

Pero esa teoría de los orígenes particulares también ha enfrentado preguntas en algunos sectores, luego de un examen más detallado de los casos iniciales. Un artículo revisado por pares publicado por científicos chinos en The Lancet, el 24 de enero, encontró que entre los primeros 41 pacientes con coronavirus reportados, solo 27 habían estado expuestos al mercado.

El mercado mayorista de mariscos de Huanan, en la ciudad de Wuhan, se cerró a principios de enero tras un brote de casos de coronavirus. (NOEL CELIS/AFP via Getty Images)

¿Qué sabemos sobre el Instituto de Virología de Wuhan?

El laboratorio en el centro de las acusaciones de la administración Trump pertenece al Instituto de Virología de Wuhan, un afiliado de la Academia de Ciencias de China, administrada por el Gobierno central. Es el único laboratorio en China continental equipado para el nivel más alto de biocontención, conocido como Bioseguridad Nivel 4 (BSL-4).

Los laboratorios BSL-4 están diseñados para estudiar los patógenos más peligrosos del mundo: aquellos que presentan un alto riesgo de transmisión, con frecuencia son fatales y la mayoría de las veces no tienen una cura confiable, como los coronavirus.

El laboratorio de Wuhan se creó a raíz de la epidemia del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), que se extendió por China y otras partes de Asia en 2002 y 2003. Después de presenciar la devastación del SRAS, el Gobierno chino decidió construir un BSL -4, laboratorio para preparar mejor al país para futuros brotes de enfermedades infecciosas: una instalación que puede diagnosticar, investigar y desarrollar medicamentos antivirales y vacunas para nuevos patógenos.

El laboratorio en medio de la polémica pertenece al Instituto de Virología de Wuhan, un afiliado de la Academia de Ciencias de China y es controlado por el Gobierno central.

El Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan fue diseñado y construido con ayuda de Francia. La construcción no se terminó hasta finales de 2014, y el laboratorio entró en funcionamiento en enero de 2018, un evento celebrado en los medios chinos como digno de orgullo nacional.

«El laboratorio proporcionará a nuestra nación un sistema de bioseguridad internacional completo y avanzado, y los investigadores científicos chinos pueden estudiar los patógenos más peligrosos del mundo en su propio laboratorio», dijo un comunicado del Gobierno en ese momento.

Desde entonces, la viróloga principal del laboratorio, Shi Zhengli, conocida como la «mujer murciélago de China» por sus largos años de expediciones de caza de virus en cuevas de murciélagos, y su equipo han estudiado varios coronavirus transmitidos por murciélagos.

El equipo de Shi también ha estado a la vanguardia de la investigación para comprender el nuevo coronavirus. A principios de febrero, Shi y sus colegas publicaron un artículo en la respetada revista científica Nature, concluyendo que «el 2019-nCoV (nuevo coronavirus) es 96% idéntico en todo el genoma a un coronavirus de murciélago» detectado previamente en murciélagos herradura en el sur de la provincia china de Yunnan.

¿De dónde vienen las sospechas?

El portafolio del laboratorio de Wuhan en investigación y su proximidad del nuevo coronavirus (aproximadamente 12,8 kilómetros) al mercado ha provocado un torbellino de rumores y teorías de conspiración dentro de China desde los primeros días del brote de covid-19, meses antes de que la administración Trump impulsara su propia teoría que vincula el virus al laboratorio.

¿Es el covid-19 un virus de laboratorio? 1:31

En una versión de los primeros rumores se decía que un investigador fue mordido por el murciélago que estaba estudiando y se infectó con el virus; otra versión decía que un estudiante graduado en el instituto era el «paciente cero». En una teoría aún más extravagante, se decía que el laboratorio estaba trabajando encubiertamente para que el Ejército chino fabricara armas biológicas, y el virus se filtró involuntariamente en el proceso.

Nunca se ofreció evidencia creíble para estas teorías que se originaron en cuentas de redes sociales no verificadas. Los rumores eran tan abundantes que Shi, la directora del Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan, acudió a redes sociales, el 2 de febrero, para declarar que «garantizó con su propia vida» que las instalaciones no tenían nada que ver con el brote. El instituto también refutó repetidamente los rumores en las declaraciones, pero las sospechas persistieron durante algún tiempo antes de que finalmente se calmaran cuando el brote quedó bajo control en China.

China lanza una teoría conspirativa sobre el coronavirus 0:27

Sin embargo, a mediados de abril, el laboratorio de Wuhan volvió a ser el centro de atención después de que un columnista de opinión del diario The Washington Post informara sobre dos cables diplomáticos de 2018, en los que el Departamento de Estado advirtió sobre la seguridad y la debilidad de la gestión en el laboratorio.

En las semanas posteriores, el Gobierno de Estados Unidos ha estado estudiando la posibilidad de que el coronavirus se haya originado en el laboratorio y se haya liberado accidentalmente al público en una posible violación de seguridad.

La Oficina del director de Inteligencia Nacional dijo en un comunicado, la semana pasada, que la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos «está de acuerdo con el amplio consenso científico de que el virus covid-19 no fue creado por el hombre ni modificado genéticamente».

La inteligencia compartida entre las naciones del grupo Five Eyes también parece apoyar esa evaluación. Según dos funcionarios occidentales, es «altamente improbable» que la pandemia de coronavirus se haya propagado como resultado de un accidente en un laboratorio, sino que se haya originado en un mercado chino.

Una tercera fuente, también de una nación del Five Eyes, le dijo a CNN que aún existe la posibilidad de que el virus se haya originado en un laboratorio, pero advirtió que aún no hay nada que lo convierta en una teoría legítima. La fuente agregó que «claramente el mercado es donde explotó», pero aún no está claro cómo llegó el virus al mercado.

 

— Steven Jiang de CNN, Isaac Yee, Alex Marquardt, Kylie Atwood y Zachary Cohen contribuyeron con los informes.