CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Cómo 39 millones de europeos mantuvieron su empleo después de que el trabajo se suspendió por el coronavirus

Por Julia Horowitz

Londres (CNN Business) — En Europa, los gobiernos están pagando a casi 39 millones de personas que trabajan a tiempo parcial o que no trabajan, un nivel récord de apoyo que determinará la capacidad de la región para salir de la profunda recesión provocada por el coronavirus.

Como nunca antes, los países europeos confían en programas que alientan a las empresas en dificultades a retener empleados pero reducen sus horas de trabajo. Luego, el estado subsidia una parte de su paga, en algunos países paga hasta el 80% del salario promedio.

A diferencia del sistema ampliamente utilizado en Estados Unidos, donde los empleadores despiden a los trabajadores que luego necesitan solicitar beneficios del Gobierno, programas como el «Kurzarbeit» de Alemania, que se traduce en «trabajo a corto plazo», mantienen la relación entre los empleadores y sus empleados, ayudando a que el trabajo se reanude rápidamente una vez que el negocio se recupere.

Ha sido efectivo en el pasado. Kurzarbeit tiene el crédito de ayudar a prevenir despidos masivos en Alemania después de la crisis financiera mundial de 2008, y por permitir que fabricantes como Volkswagen y Daimler aumenten rápidamente la producción para satisfacer la creciente demanda de China.

Pero la captación actual no tiene precedentes. «Es enorme», dijo Alexander Hijzen, economista laboral de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En Alemania, hasta uno de cada cuatro empleados puede estar en programas de trabajo a corto plazo, según Hijzen. En Francia e Italia, el número aumenta a uno de cada tres trabajadores o más.

MIRA: Plataformas digitales para aprender en línea, una solución ante el desempleo en tiempos de covid-19

«Mejor que el desempleo»

En Europa, donde es más difícil contratar y despedir trabajadores, los empleados tienen muchas protecciones y muchos están cubiertos por acuerdos de negociación colectiva: los programas de trabajo a corto plazo han sido populares durante mucho tiempo, y son bien conocidos entre tanto empleadores como empleados.

Kurzarbeit, el programa de trabajo a corto plazo más conocido en la región, tiene raíces que se remontan a un siglo, y ha sido aprovechado con frecuencia para proteger empleos en Alemania desde la crisis del petróleo en la década de 1970.

«Kurzarbeit es mejor que el desempleo», dijo el exministro de Trabajo alemán Walter Arendt a la revista Der Spiegel en 1973.

Esto parece haber sido cierto durante la recesión que siguió a la crisis financiera de 2008. El empleo alemán cayó solo un 1% a pesar de que la producción económica cayó un 7%, según el economista del Berenberg Bank Florian Hense. En Estados Unidos, donde el producto interno bruto se redujo en un 4%, el empleo se redujo en un más significativo 5,4%.

Algunos economistas argumentan que otros factores, como la forma en que las empresas tabulan el pago de horas extras y el lento ritmo de contratación que condujo a la recesión, probablemente también desempeñaron un papel en la limitación de la pérdida de empleos.

Pero hay acuerdo que el sistema alemán, en el que el Gobierno cubre entre el 60% y el 67% del pago por las horas no trabajadas, generalmente cumple su propósito. Es especialmente útil en una economía que lucha contra la escasez de mano de obra calificada y donde los empleadores quieren aferrarse a los trabajadores que han capacitado.

«Es la forma correcta de compartir la carga entre el Gobierno, los empleadores y los empleados», dijo Hense.

A worker adjusts the Mercedes logo on a car at a production line at the Mercedes-Benz plant in Sindelfingen, Germany, on April 30.

Un trabajador en la fábrica de Mercedes-Benz en Sindelfingen, Alemania, el 30 de abril.

Programas como Kurzarbeit y el «chômage partiel» de Francia son adecuados para la crisis del coronavirus, al menos a corto plazo. Diseñados para abordar un shock económico de corta duración, están sirviendo como puente para las empresas y los trabajadores hasta que los gobiernos comiencen a levantar las medidas de cierre destinadas a contener la pandemia. El Reino Unido ha adoptado su propia versión para hacer frente a la crisis actual, y hasta 6,3 millones de trabajadores británicos ahora están inscritos en el programa de tres meses.

Esto podría dar a Europa una ventaja en su recuperación, permitiendo que las economías de la región se reinicien rápida y eficientemente a medida que la demanda se recupera. Sin embargo, podrían surgir problemas si la actividad no es tan resistente como se esperaba. Es posible que las personas necesiten convencerse de abandonar sus hogares para ir de compras regularmente, y se espera que el trabajo desde casa continúe por algún tiempo.

«Esta vez, mucho dependerá de la demanda y de cómo se recuperará la actividad económica en general», dijo Carsten Brzeski, economista jefe en Alemania del banco holandés ING. «Si lo hace, Alemania está extremadamente bien preparada».

Escala sin precedentes

Si la crisis se prolonga más de lo esperado, sin embargo, la gran cantidad de personas que utilizan los programas estirará los fondos al límite. Y los programas temporales, como la variante del Reino Unido, podrían llevar a las personas a pasar de la licencia al desempleo si el trabajo no se recupera pronto.

El Gobierno alemán, que amplió su programa cuando llegaron los cierres por coronavirus, ahora está subsidiando los salarios de aproximadamente 10,1 millones de personas, según el banco de inversión UBS. Eso se compara con los 1,4 millones de personas en el apogeo de la crisis financiera mundial.

Una encuesta realizada por el Instituto Ifo en Alemania esta semana encontró que el 99% de los restaurantes y el 97% de los hoteles en el país están utilizando el programa Kurzarbeit, así como el 94% de las empresas del sector automotriz. El promedio en todas las industrias es del 50%.

En Francia, el gobierno dice que 11,3 millones de personas se están beneficiando del «chômage partiel». Los programas de trabajo a corto plazo también cubren 7,7 millones de italianos y 3,4 millones de españoles.

A cook works in Barcelona, Spain on April 16 after his restaurant's kitchen was converted to prepare food for health personnel and vulnerable people.

Un cocinero trabaja en un restaurante de Barcelona que prepara comida para el personal sanitario y personas vulnerables.

La Comisión Europea quiere que los países aumenten sus esfuerzos y ha dicho que emitirá préstamos a los estados miembros en condiciones favorables para financiar dichos programas.

Pero Klaus Wohlrabe, jefe de encuestas de Ifo, advirtió que solo pueden ganar tiempo para tanto tiempo. UBS estima que los programas de trabajo a corto plazo en la eurozona actualmente cuestan el 1,5% del PIB y se volverán más caros cada semana.

«Para las empresas, el trabajo a corto plazo es una forma de cubrir un período de bajas ventas», dijo Wohlrabe en un comunicado. «Sin embargo, si este período continúa lo suficiente, también veremos que los trabajos se cortan por completo».

La Comisión Europea dijo el miércoles que espera que la tasa de desempleo de la UE aumente del 6,7% en 2019 al 9% en 2020 antes de disminuir al 8% en 2021.

Algunos economistas también se preguntan si los programas de trabajo a corto plazo podrían evitar una reasignación necesaria de empleos dentro de la economía. Puede que no haya trabajo en el sector de viajes, por ejemplo, pero los agricultores necesitan ayuda para cosechar. Sin embargo, estos programas están diseñados para mantener el status quo.

LEE: Tres gráficas que muestran el sombrío panorama económico en el continente americano a causa del coronavirus

Estados Unidos está observando

En Estados Unidos, donde 30 millones de personas han solicitado beneficios de desempleo iniciales desde mediados de marzo y se espera que la tasa de desempleo para abril alcance el 16%, los economistas vigilan de cerca los esfuerzos de Europa.

Las versiones de los programas de trabajo a corto plazo, conocidos como «trabajo compartido», operan en 26 estados de EE. UU., lo que permite a los empleadores optar por que los empleados puedan recibir beneficios de desempleo por horas perdidas.

El Gobierno federal quiere que más compañías aprovechen esta opción, y alentó su uso al incluir fondos en el paquete de estímulo de US$ 2 billones aprobado el mes pasado. Pero hasta ahora, el número de empresas que aprovechan estos programas parece limitado.

Solo 62.300 estadounidenses recibieron beneficios de trabajo compartido durante la semana que terminó el 11 de abril, según los datos más recientes del Departamento de Trabajo de EE.UU.

Betsey Stevenson, profesora de economía de la Universidad de Michigan y economista jefe del Departamento de Trabajo del expresidente Barack Obama, cree que parte de esto tiene que ver con la conciencia; las empresas en Estados Unidos tienen menos probabilidades de saber que existen tales programas que las empresas en Europa.

Pero los programas de EE. UU. no están diseñados para cuando el trabajo se ha secado por completo, señaló Stevenson. En Alemania, los trabajadores pueden recibir hasta dos tercios de su salario, incluso si no trabajan en absoluto.

LEE: El desempleo en Estados Unidos no había sido tan grave desde la década de 1930

El trabajo compartido en Estados Unidos podría ser más útil a medida que los estados comiencen a reabrir sus economías. En ese entorno, tiene sentido alentar a los empleadores a que recuperen toda su fuerza laboral, incluso por un horario reducido, dijo Stevenson.

«Esa destrucción permanente de la relación entre empleador, [empleado] y trabajo, que puede causar desempleo a largo plazo, con personas que abandonan la fuerza laboral», dijo, «puede conducir a grandes problemas».

Los países que pueden controlar el desempleo durante la pandemia podrían disfrutar de mayores rebotes económicos que los lugares donde los trabajadores no pueden mantener vínculos con sus empleadores. En Europa, los programas de trabajo a corto plazo podrían ser el factor decisivo, si no se vuelven demasiado grandes para gestionarlos.

«Es una razón por la que pensamos que una recesión prolongada no es un trato hecho en Europa, y Europa podría tener mejores resultados que Estados Unidos», dijo Hense de Berenberg. «Veremos.»