CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

El caso de Ahmaud Arbery: asesinado mientras corría, el video del hecho y la exigencia de justicia en Georgia

Por Eliott C. McLaughlin, Jason Morris, Angela Barajas

Actualización: Arrestan a dos hombres involucrados en el tiroteo fatal de Ahmaud Arbery, dice el GBI

(CNN) — Aunque un fiscal dice que dejará que un jurado investigador decida si el hombre que mató a Ahmaud Arbery enfrentará cargos, muchos en una comunidad del sur de Georgia no podían entender por qué nadie había sido arrestado (este jueves dos hombre fueron detenidos).

Han pasado más de 10 semanas desde el tiroteo, y los partidarios del caso de Arbery sienten que su indignación habría sido más fuerte si las restricciones de coronavirus no hubieran reducido sus protestas.

El martes, días después de que el estado relajó la medida de confinamiento, los manifestantes se reunieron en el vecindario de Satilla Shores donde Arbery fue asesinado.

«¿Quieren perseguir a alguien? Tenemos más de 100 cuerpos aquí. Persíganos», dijo un hombre al frente de la manifestación. «Somos una comunidad. No vamos a seguir permitiendo que esto continúe en el condado de Glynn».

Exigieron saber qué hizo el joven de 25 años para merecer ser perseguido por civiles armados y asesinado un domingo por la tarde.

publicidad

Uno de los hombres armados fue Greg McMichael. Solía ​​trabajar para el Departamento de Policía del Condado de Glynn,. También trabajó para una de las dos fiscalías de distrito que se han inhibido de la investigación.

McMichael, de 64 años, le dijo a la policía que su hijo, Travis, de 34 años, le disparó a Arbery, de quien sospechaban era el autor en una serie de robos, después de que Arbery lo atacó mientras estaba parado en la calle con una escopeta, según un informe policial.

El abogado de la familia de Arbery, S. Lee Merritt, responde que los McMichaels, que son blancos, vieron a un hombre negro corriendo por su vecindario, asumieron lo peor, lo localizaron y lo mataron. Deben ser arrestados de inmediato, dijo Merritt.

«Solo necesito saber qué estaba haciendo mal»

Arbery había salido a correr, como se sabía que hacía con frecuencia. El exvelocista de fútbol americano en la escuela secundaria a menudo trotaba por los barrios al suroeste de Brunswick, dicen los que lo conocieron.

Sin embargo, el 23 de febrero, fue visto como una amenaza, un ladrón. Alguien en Satilla Shores llamó al 911 para decir «un hombre negro corriendo por la calle», Arbery, podría ser responsable de una serie de robos.

«Ha habido robos aquí. Hay un tipo en una casa en este momento. Es una casa en construcción», dijo la persona que llama, cuyo nombre está censurado en la cinta del 911.

«Está bien. Los sacaré (a los agentes)», dice el operador. «Solo necesito saber qué estaba haciendo mal. ¿Estaba solo en las instalaciones y se suponía que no debía estarlo?».

La persona que llama responde: «Ha sido atrapado por la cámara un montón antes en la noche. Es una especie de algo continuo aquí».

En cuestión de minutos, tres explosiones estallaron de la escopeta de Travis McMichael, y Arbery estaba muerto en la calle.

«No dieron ninguna respuesta para (la pregunta del operador del 911)», dijo Merritt a principios de esta semana. «Dijeron: ‘Es un hombre negro corriendo por nuestro camino'».

El antiguo empleador de Greg McMichael se negó a presentar cargos, pero el fiscal de distrito Tom Durden, el tercer fiscal en el caso, dijo el martes que presentaría las pruebas ante un jurado investigador una vez que se levanten las restricciones de coronavirus del estado.

La decisión de Durden se produjo después de que una estación de radio publicó (y eliminó) un video que parece mostrar la confrontación entre Travis McMichael y Arbery.

La supuesta serie de robos

Greg McMichael le dijo a la policía del condado de Glynn que se sospechaba de Arbery en «varios robos», pero no se reportó una serie de crímenes en las semanas previas al tiroteo. La policía aún no ha aclarado si Arbery está acusado de algún delito en una casa que se estaba construyendo.

El propietario de la casa en construcción, que figura como víctima en el informe del incidente policial, dijo que su sistema de vigilancia capturó al menos cuatro clips cortos de un hombre que parecía ser Arbery «llegando a su propiedad» el 23 de febrero. Se negó a compartirlos con CNN y habló bajo condición de anonimato porque dice que ha estado recibiendo amenazas de muerte.

El hombre caminó por el garaje y bajó a un muelle en el río Little Satilla, según muestran las cámaras activadas por movimiento, según el propietario. Cuando se le preguntó si mostraban al hombre robando o cometiendo algún otro delito, dijo que le mostraban una muestra de «allanamiento» de propiedad.

«Lo siento por la familia, y esta es una situación muy mala «, dijo, antes de terminar abruptamente la llamada del martes después de lo que sonó como una explosión de disparos que coincidió con la llegada de un equipo de CNN al vecindario.

Antes del tiroteo contra Arbery, dijo el hombre en una segunda entrevista el miércoles, las cámaras capturaron en tres o cuatro ocasiones a alguien que caminaba por la propiedad por la noche, una vez robando US$ 2.500 de aparejos de pesca de un bote en su garaje, pero no pudo Identificar al autor.

No presentó un informe policial, dijo, pero calificó el incidente como «desconcertante e inquietante».

En las más de siete semanas anteriores al tiroteo, solo hubo un informe de robo en el vecindario, dijo la teniente de policía del condado de Glynn, Cheri Bashlor.

Una pistola de 9 mm fue robada el 1 de enero de un camión afuera de la casa de los McMichaels, dijo.

Los intentos de CNN de comunicarse con Travis McMichael no tuvieron éxito. Greg McMichael declinó hacer comentarios porque está bajo investigación.

El Buró de Investigación de Georgia y jurado investigador evaluarán el caso

Las preguntas sobre los presuntos robos y otros elementos del caso impulsaron a los manifestantes a Satilla Shores el martes por la noche. Ellos corearon: «¡Corro con Maud!» —uno de los apodos del joven— y exigieron justicia, según las imágenes de WJAX, afiliada de CNN en Jacksonville.

El sheriff del condado de Glynn, E. Neal Jump, cuya oficina ha dicho que no está involucrada en la investigación, se compadeció de los manifestantes, según muestra el video.

«¿Estoy molesto porque ha tomado mucho tiempo para que llegue la parte de la justicia? Como el sheriff, estoy molesto. No debería haber tomado tanto tiempo. Si ese fuera mi hijo, estaría molesto», dijo Jump .

Las manifestaciones se produjeron horas después de que Durden, quien se hizo cargo del caso alrededor del 13 de abril, dijo que reuniría a un jurado investigador en algún momento después del 12 de junio, cuando se levanten las restricciones covid-19 de la Corte Suprema del estado.

«Soy de la opinión de que el caso debe presentarse al jurado investigador del condado de Glynn para considerar los cargos penales contra los involucrados en la muerte del Sr. Arbery», dijo la declaración de Durden.

La oficina de Durden no respondió a múltiples solicitudes de comentarios de CNN.

El Buró de Investigación de Georgia (GBI, por sus siglas en inglés) no abrió inicialmente una investigación porque el Departamento de Policía del Condado de Glynn no solicitó la ayuda de la oficina, aunque sí solicitó asistencia para investigar las amenazas contra el Departamento de Policía del condado Glynn y la publicación del video del martes, según la oficina.

Horas después, el GBI dijo que Durden había solicitado formalmente una investigación sobre el asesinato de Arbery.

Un video captura una confrontación espeluznante

Poco antes de los anuncios de Durden y el GBI, una personalidad de la radio local divulgó un video que parece mostrar el asesinato de Arbery. Los eventos capturados coinciden con numerosos relatos del tiroteo, incluido, en muchos aspectos, el de Merritt, el del fiscal de distrito del circuito judicial de de Waycross, George Barnhill, y, según lo relatado en el informe policial, de Greg McMichael. CNN no ha verificado quién grabó el video.

El clip de 36 segundos muestra el final de la persecución y el tiroteo. Tiene sonido, pero solo las explosiones de escopeta son claramente audibles. Las palabras de Arbery y McMichaels, si intercambiaron palabras, no se pueden escuchar. No está claro qué sucedió antes de que el video comience o después de que finalice.

Tomado desde el interior de un vehículo detrás de Arbery, comienza con Arbery trotando por el medio de la calle hacia una camioneta. Greg McMichael está en la parte trasera de la camioneta y su hijo, Travis, está de pie cerca del capó, según el informe policial del condado de Glynn, que no menciona el video.

Cuando Arbery se acerca a la camioneta, se desvía hacia el patio de alguien para rodear la camioneta bloqueándole el camino. Cuando pasa la camioneta, gira a la izquierda y lucha con Travis McMichael por el control de la escopeta.

Greg McMichael y su hijo, Travis, le dijeron a la policía que pensaban que Arbery era un criminal.

Un disparo se produce, y los dos hombres desaparecen del lado izquierdo de la pantalla cuando Arbery parece lanzar un puñetazo. Greg McMichael, todavía parado en la camioneta, saca una pistola pero no dispara.

Se escucha un segundo disparo fuera de la pantalla. Cuando vuelven a la vista de la imagen, ambos agarrando la escopeta, un tercer disparo se dispara justo cuando Arbery golpea la cabeza de Travis McMichael.

Arbery retrocede. La sangre aparece en su camiseta blanca, debajo de su caja torácica izquierda. Se tropieza y cae de bruces a la calle. Travis McMichael se aleja, escopeta en mano, mientras su padre corre hacia Arbery con su pistola.

El primer disparo fue a través de la palma derecha de Arbery, consistente con Arbery agarrando el cañón de la pistola, escribió Barnhill. El segundo disparo es consistente con Travis McMichael «tratando de alejar el arma de Arbery mientras Arbery la tiraba hacia él. El tercer disparo también parece estar en una lucha por el arma», escribió el fiscal.

Greg McMichael tenía sangre en las manos cuando llegó la policía, observó a un oficial de policía del condado de Glynn, quien concluyó en su informe que la sangre provenía de cuando Greg McMichael volteó el cuerpo de Arbery para buscar armas. El informe no dice que se encontrara alguna.

Fue en defensa propia, dice el fiscal recusado

Barnhill, el segundo fiscal que renunció (inhibió) al caso, dijo que lo hizo solo a instancias de la madre de Arbery. Ella afirmó que tenía un conflicto de intereses, escribió.

El hijo del fiscal de distrito es un investigador fiscal del Circuito Judicial de Brunswick, del cual Greg McMichael se retiró después de servir en el Departamento de Policía del Condado de Glynn. (La fiscal de distrito del circuito de Brunswick fue la primera en recusarse).

Aunque Barnhill no vio ningún conflicto, escribió, acordó recusarse. Al hacerlo, escribió una carta el 2 de abril diciendo que los McMichaels y William Bryan, un tercer hombre involucrado que figura como testigo en el informe policial, participó en una «persecución» y tuvo una «causa probable sólida de primera mano», siendo civiles, para detener a Arbery.

«Parece que su intención era detener y retener a este sospechoso criminal hasta que llegara la policía. Según la ley de Georgia, esto es perfectamente legal», escribió Barnhill, citando el código estatal que dice que los civiles pueden arrestar a alguien si tienen conocimiento inmediato de un delito o si un perpetrador está tratando de huir luego de cometer un delito grave.

Barnhill también cuestionó si Arbery podría haber sido responsable de los disparos tirando de la escopeta, y concluyó que Travis McMichael «tenía permitido usar la fuerza letal para protegerse», escribió en la carta al capitán de la policía del condado de Glynn, Tom Jump.

«Los registros de salud mental y las condenas previas de Arbery ayudan a explicar su aparente naturaleza agresiva y su posible patrón de pensamiento para atacar a un hombre armado», escribió Barnhill, sin dar más detalles.

El padre de Arbery, Marcus Arbery, negó que su hijo tuviera problemas de salud mental y le dijo a CNN: «No hay nada malo en él». The Brunswick News informó que Arbery fue acusado de supuestamente llevar una pistola a un juego de baloncesto de la escuela secundaria de 2013, cuando Arbery tenía 19 años, y el abogado de la familia reconoció el arresto de Arbery en 2018 por cargos de robo en tiendas.

«La referencia a (…) una supuesta conducta de la escuela secundaria o robo en una tienda es absurda y no tiene nada que ver con su asesinato», dijo Merritt.

«La decisión de confiar en el estatuto de arresto de los ciudadanos es realmente una invención reciente. Antes de eso, simplemente decían que era en defensa propia», agregó el abogado de la familia Arbery. «Ahmaud se detuvo en una casa que estaba en construcción y miró por la ventana. No sabemos si eso sucedió o no, pero incluso si sucedió, eso no es un delito grave que invocaría el estatuto de arresto ciudadano».

«No estaba armado», dice la madre

En la primera llamada del 911, la persona que llama dice: «Estoy aquí en Satilla Shores. Hay un hombre negro corriendo por la calle», luego dice: «Detente» y se dirige a «Travis» antes de que finalice la llamada después de unos minutos de silencio.

Los detalles antes mencionados sobre los robos se produjeron en la segunda llamada al 911, en la que el operador preguntó qué había hecho mal Arbery.

Greg McMichael le dijo a la policía que vio a Arbery «arrastrando el culo» calle abajo, según el informe que la policía proporcionó a CNN, que enumera a otros cinco testigos pero solo proporciona la versión de Greg McMichael.

Agarró su Magnum .357 y Travis agarró su escopeta porque no sabían si Arbery tenía un arma, dijo Greg McMichael a la policía. Cuando lo vieron «la otra noche», le dijo a un investigador, Arbery se metió la mano en los pantalones como si estuviera armado, según el informe del incidente.

Arbery junto a su madre, Wanda Cooper, quien exige respuestas.

El padre y el hijo saltaron en una camioneta y trataron de alejar a Arbery, pero Arbery corrió en la otra dirección, momento en el que «Roddy», quien parece ser William Bryan, según el relato de Barnhill, intentó sin éxito bloquear el camino de Arbery, dice el informe.

Los McMichaels le dijeron a Arbery: «Detente, detente. Queremos hablar contigo», según el informe, y «se detuvo junto al hombre y le gritó que se detuviera nuevamente en ese momento Travis salió de la camioneta con una escopeta».

Arbery «comenzó a atacar violentamente» a Travis McMichael, dijo su padre a la policía. Mientras luchaban, hubo disparos y Arbery «cayó boca abajo en la acera con la mano debajo del cuerpo», dice el informe.

Los intentos de CNN de contactar a Bryan no tuvieron éxito.

Cuando la policía contactó por primera vez a la madre de Arbery, Wanda Cooper, le dijeron que su hijo estaba involucrado en un robo y que hubo una confrontación con el propietario, durante la cual Arbery recibió un disparo mortal, dijo.

«No estaba armado», dijo a CNN.

El cumpleaños habría sido el viernes

Cooper es una de las muchas personas que dicen que no había nada sospechoso en que Arbery saliera a correr.

«Nunca me habría preocupado que trotara porque si está trotando no molestará a nadie», dijo su madre. «Nunca me preocupé por él corriendo, nunca».

«Increíble jugador de fútbol, ​​velocidad increíble», dijo el entrenador de fútbol y profesor de historia de la Escuela Secundaria Brunswick Jason Vaughn.

Arbery, quien habría celebrado su cumpleaños número 26 el viernes, era tan rápido que los entrenadores le dijeron que redujera la velocidad en la práctica, dijo Vaughn. Era un líder en el equipo, dijo el entrenador.

«Es uno de esos estudiantes que no olvidas porque su sonrisa era muy contagiosa. Su sonrisa te hacía sonreír», dijo.

Vaughn recordó la personalidad divertida del joven y cómo se burlaba de él, parándose a su lado y diciéndoles a los estudiantes que pasaban: «‘Ustedes lleguen a clase. Todos avancen. Vamos, vamos, vamos. Soy el entrenador Vaughn hoy’… Simplemente tenía esa amabilidad. Sentía cuando no te sentías bien y simplemente te daba cariño».

Demetris Frazier, amigo de toda la vida de Arbery y excompañero de equipo, calificó a su amigo de juguetón, humilde e inspirador. Siempre sacaba tiempo para los niños, ya sea un campo de fútbol o un juego de aros, dijo.

«Él ha tocado a tanta gente aquí, y creo que es por eso que la comunidad está tan asustada en este momento», dijo.

La persona descrita en el informe policial del condado de Glynn y la carta de Barnhill no cuadra con el Arbery que Vaughn y Frazier conocían, dijeron los hombres.

Quieren justicia, y se unen en su deseo un coro nacional que incluye la ACLU, NAACP, el Centro de Leyes de Pobreza del Sur, el candidato presidencial Joe Biden, LeBron James y las estrellas de hip-hop LL Cool J y Questlove de The Roots. El gobernador Brian Kemp ha tuiteado: «Los georgianos merecen respuestas».

Frazier no sabe qué habían planeado los McMichaels cuando se armaron y saltaron en su camioneta para perseguirlo, pero eso ya no importa, dijo.

«El hecho de que ese joven corriera por su casa no significa que haya cometido un delito», dijo. «No sé sus intenciones cuando lo hicieron, pero sé el resultado, y sé que estuvo mal y sé que la justicia debe cumplirse», dijo.

Angela Barajas informó del condado de Glynn y Eliott C. McLaughlin y Jason Morris informaron y escribieron desde Atlanta. Martin Savidge, Amir Vera, Steve Almasy, John Murgatroyd y Don Lemon de CNN contribuyeron a este informe.