CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Bukele defiende medidas drásticas y acusa a opositores de “querer ver cadáveres tirados en las aceras”

Por Merlin Delcid


(CNN Español) —
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, defendió este viernes la implementación de medidas más drásticas para disminuir la cantidad de gente en las calles y así reducir el riesgo de contagios por coronavirus.

Bukele llamó “escuadrones de la muerte 2.0” a un grupo de diputados de la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que este viernes pidió la inmediata derogación de las medidas vigentes por 15 días a partir del jueves.

Las nuevas disposiciones suspenden la circulación del transporte colectivo, impide a las personas cruzar de un municipio a otro y permite ir a mercados, supermercados, farmacias y hacer trámites bancarios solo dos veces por semana, de acuerdo con el último dígito del documento de identidad.

El partido Arena considera que esas decisiones afectan derechos constitucionales y se convierten en un “régimen de excepción disfrazado” al restringir la libertad de circulación de personas, productos y servicios esenciales, algo que no está contemplado en el decreto aprobado por la Asamblea Legislativa en la madrugada del pasado martes.

Bukele reconoce las incomodidades que causan las nuevas medidas adoptadas, pero advierte que “la única esperanza para evitar una catástrofe sanitaria” en El Salvador es que funcione la cuarentena especial y acusó a la oposición de “babear” “por ver cadáveres tirados en las aceras y poder culpar al Gobierno”.

La petición del partido Arena se suma a los llamados que hicieron al gobierno el jueves la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) y la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) para que derogue las medidas que han imposibilitado la operación de la mayoría de las empresas.

“El Estado debe asegurar el goce de la libertad, la salud y el bienestar económico de todos los habitantes. No es una o la otra. No es quitar unas por asegurar otra. Son todas al mismo tiempo”, aseguró Javier Simán, presidente de la ANEP.

El mandatario salvadoreño dijo el martes que si la cuarentena especial funcionaba reabrirían varios sectores de manera paulatina. Este viernes las gremiales empresariales se reunieron con Rolando Castro, ministro de Trabajo, para analizar los protocolos de seguridad que serían implementados al momento de reabrir las empresas.