CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La administración de Trump rechaza recomendaciones de los CDC para la reapertura de EE. UU.

Por Nick Valencia, Betsy Klein, Kevin Liptak, Joe Johns

Washington (CNN) — La administración de Donald Trump no implementará el borrador de 17 páginas de recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para la reapertura de Estados Unidos, según confirmó a CNN el jueves un alto funcionario de los CDC.

La directriz proporcionó sugerencias más detalladas más allá de las pautas de reapertura que la administración había presentado el mes pasado, incluidas sugerencias específicas para escuelas e iglesias. El presidente Donald Trump en los últimos días ha enfatizado la necesidad de reabrir rápidamente la economía estadounidense a pesar de la insistencia de los funcionarios de salud pública de tener un enfoque más cauteloso.

Un alto funcionario de los CDC confirmó a CNN que estaba claro el miércoles por la noche que la Casa Blanca no iba a implementar su borrador de 17 páginas de recomendaciones para reabrir EE.UU., después de que lo solicitó. La decisión de la Casa Blanca de no usar la directriz fue informada primero por The Associated Press.

«Estamos acostumbrados a tratar con una Casa Blanca que pide cosas y luego se produce el caos. Un equipo de personas en los CDC pasó innumerables horas en respuesta a una pregunta de Debbie Birx», dijo la fuente.

«El informe de 17 páginas representa una solicitud de la Fuerza de Tarea de la Casa Blanca para formular estas recomendaciones. Esa es nuestra función. Elaborar esta guía».

Un funcionario del grupo de trabajo le dijo a CNN que las pautas de Trump anunciadas a mediados de abril para reabrir el país «dejaron en claro que cada estado debe abrirse de manera segura y responsable con base en los datos y los esfuerzos de respuesta en esos estados individuales».

Un funcionario de la administración le dijo a CNN que los líderes de los CDC no habían visto el borrador del documento antes de que se filtrara, y que hubo dos preocupaciones cuando llegó al grupo de trabajo. Era «demasiado prescriptivo» porque «la orientación en las zonas rurales de Tennessee no debería ser la misma orientación para la ciudad urbana de Nueva York», y las recomendaciones en el documento no se ajustaban a las «fases» que ya habían sido esbozadas por el grupo de trabajo.

El grupo de trabajo solicitó que se enviara el documento a los CDC para su revisión, que no fue devuelto. El funcionario de la administración no sabía si había una decisión a nivel de los CDC de archivar la idea.

LEE: No sabremos el impacto real de la reapertura en EE.UU. durante semanas: estas son las razones

Un alto funcionario de la administración agregó que el borrador del documento fue objeto de acalorados debates internos, pero en última instancia, los miembros del grupo de trabajo consideraron que era demasiado específico y podría no ser útil como orientación a nivel nacional.

Birx, una funcionaria de la fuerza especial de coronavirus de la Casa Blanca, dijo a Anderson Cooper de CNN el jueves por la noche que las recomendaciones de los CDC todavía se están preparando «para asegurarse realmente de que tanto el pueblo estadounidense como los funcionarios de salud pública entiendan las pautas».

Birx dijo que «acabo de tener de vuelta mis ediciones de los CDC ayer por la noche» y que está «trabajando en ello tan pronto como salga de esta discusión».

«Estamos trabajando constantemente con los CDC y realmente valoramos la relación con ellos», dijo.

«Queremos volver a lo anterior»

El borrador del documento incluía orientación específica para seis categorías: programas de cuidado infantil; escuelas y campamentos de día; comunidades de fe; empleadores con trabajadores vulnerables; restaurantes y bares; administradores de transporte masivo. Para cada categoría, el borrador del documento señala la reapertura en fases.

Pero la Casa Blanca ha sido objeto de un intenso esfuerzo de cabildeo por parte de ciertos sectores que buscaban influir en las directrices, dijo el alto funcionario de los CDC. Y Trump señaló públicamente la semana pasada que era poco probable que firmara las pautas que recomendaban un regreso a una forma de vida alterada.

«Veo que la nueva normalidad es lo que era hace tres meses. Creo que queremos volver a lo de antes», dijo Trump en una reunión con representantes de las industrias de restaurantes y hospitalidad.

«Quiero volver a lo de antes, ahí es hacia donde vamos», dijo Trump.

En la sesión informativa de la Casa Blanca el miércoles, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, reiteró la iniciativa de la Casa Blanca de permitir que los gobernadores implementen sus propias directrices.

LEE: OPINIÓN | El apoyo de Trump a los manifestantes de Michigan envía un mensaje peligroso

«Este es un esfuerzo dirigido por los gobernadores. El presidente ha dicho que los gobernadores toman las decisiones para avanzar y los alentamos a seguir nuestro enfoque gradual», dijo McEnany.

La decisión de rechazar la guía de los CDC es parte de la continua fricción que ha tenido lugar entre la principal agencia de salud de EE.UU. y la Casa Blanca, dijo el funcionario de la agencia. Los CDC están tratando de implementar sus recomendaciones a nivel estatal a través de agencias estatales.

Parte del debate sobre la recomendación tuvo que ver específicamente con lo que se recomendaba para las empresas.

«Los CDC, el grupo de trabajo de la Casa Blanca y los propósitos de la Casa Blanca estaban en desacuerdo sobre cuán fuerte debería ser una respuesta de salud pública», dijo el funcionario.

El funcionario agregó que los funcionarios del Departamento de Trabajo le dijeron a la agencia, que son parte del proceso del gobierno, que según las pautas propuestas por la agencia, algunas de las restricciones que tendrían que imponerse a entidades como iglesias y negocios eran demasiado estrictas, y las empresas quedarían vulnerables a la responsabilidad legal si un trabajador contrae o muere a causa de covid-19 en el trabajo.

«En ausencia de ley, es regulación, y en ausencia de regulación, son recomendaciones. Piensan que queda demasiado abierto para que los tribunales lo interpreten si algo sucede en el trabajo. No importa si (la Administración de Seguridad y Salud) está siguiendo el juego o no», dijo la fuente de los CDC.

CDC