CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Ryugu, el asteroide que está cerca de la Tierra, realizó una ‘excursión orbital’ hacia el Sol

Por Ashley Strickland

(CNN) — Cuando la nave espacial Hayabusa2 de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón aterrizó brevemente en el asteroide cercano a la Tierra Ryugu, los científicos notaron dos colores diferentes de material en la superficie del asteroide.

Uno era más rojo, mientras que el otro era más azul. Ahora, con base en un nuevo análisis de las observaciones capturadas por la nave espacial, los científicos saben por qué.

Ryugu, como Ícaro en la mitología griega, se acercó demasiado al Sol en algún momento de su historia.

Hayabusa2 aterrizó en Ryugu el 21 de febrero de 2019 para recolectar una muestra que actualmente está en camino a la Tierra y que regresará en diciembre de 2020 después de salir del asteroide en diciembre de 2019. Este aterrizaje también permitió que la cámara de la nave espacial observara la superficie del asteroide en detalle.

Hayabusa2 captured this image just before landing on the asteroid Ryugu in February 2019.

Hayabusa2 capturó esta imagen justo antes de aterrizar en el asteroide Ryugu en febrero de 2019.

Este evento de aterrizaje también causó que los propulsores de la nave espacial enviaran una pulverización de material. Alteraba una capa de material oscuro de grano fino en el asteroide similar a los materiales rojizos en la superficie del asteroide. Esto se comparó con la posición de los cráteres del asteroide.

Y fue entonces cuando Tomokatsu Morota, autor del estudio y profesor asociado de la Universidad de Tokio, y sus colegas determinaron que «los granos finos rojos y oscuros levantados por los propulsores inmediatamente después del aterrizaje fueron producidos por el calentamiento solar», dijo Morota en un correo electrónico a CNN.

«También encontramos que la alteración de la superficie por calentamiento solar ocurrió durante un corto período de tiempo basado en la relación estratigráfica entre los cráteres identificados y el material más rojo. Estos resultados sugieren que Ryugu se sometió a una excursión orbital cerca del Sol».

El estudio fue publicado el jueves en la revista Science.

Los asteroides no solo se rebelan y se dirigen hacia el Sol. Sus movimientos se rigen por las órbitas de los planetas.

«En general, se cree que los asteroides cercanos a la Tierra se transportan desde el cinturón principal de asteroides a las órbitas cercanas a la Tierra por resonancia orbital con Júpiter y Saturno», dijo Morota. «Creemos que Ryugu se sometió a una excursión orbital cerca del Sol cuando Ryugu fue transportado desde el cinturón principal a una órbita cercana a la Tierra».

LEE: Los astrónomos encuentran asteroides «extranjeros» que viven en nuestro sistema solar

Esto también podría haber sucedido una vez que Ryugu se convirtió en un asteroide cercano a la Tierra, dijo Patrick Michel, coautor del estudio y director de investigación en el Centro Nacional Francés de Investigación Científica en París.

«Cuando un asteroide se convierte en cercano a la Tierra, los encuentros cercanos con planetas perturban su trayectoria y experimentan una especie de caminata aleatoria en su distancia media al Sol», escribió Michel en un correo electrónico a CNN. «En el caso de Ryugu, las perturbaciones planetarias fueron tales que lo llevaron más cerca del Sol en algún momento y luego a su órbita actual».

Michel agregó que los asteroides no experimentan una evolución típica. Sus trayectorias únicas están controladas por planetas.

Afortunadamente, la muestra que se devuelve a la Tierra contiene una mezcla de materiales de la superficie del asteroide, incluida la evidencia de la excursión del asteroide hacia el Sol.

La muestra puede contener pistas sobre la historia de Ryugu, que de otro modo sería difícil de entender.

«Desafortunadamente, no hay forma de rastrear la evolución de este asteroide al comenzar los cálculos desde su órbita actual y calcularlo en el tiempo», dijo Michel. «Esto no es posible para los asteroides como Ryugu que tienen una evolución muy caótica debido a su proximidad con los planetas».

Esto ayudará a los científicos no solo a comprender mejor a Ryugu, sino también a otros aspectos de la historia de nuestro sistema solar.

«Cómo esas moléculas cambian químicamente por calentamiento solar es importante para comprender la evolución química de las moléculas orgánicas, que pueden haber sido transportadas a la Tierra primitiva», dijo Morota.

Desde que visitó Ryugu, Hayabusa2 ha devuelto una gran cantidad de datos para que los científicos los estudien y analicen antes de que las muestras vuelvan a la Tierra.

Ryugu es un asteroide oscuro en forma de trompo que mide aproximadamente 915 metros de ancho. La superficie está cubierta de rocas. También es increíblemente seco.

Las fotos capturadas por la nave espacial han revelado una distribución uniforme de rocas oscuras y rugosas, así como algunas que son brillantes y lisas. Los científicos creen que hay dos tipos de material en el asteroide porque probablemente se formó a partir de los escombros sobrantes después de que su cuerpo padre fue golpeado.

Las rocas son similares a las condritas carbonáceas, que son meteoritos primitivos. Algunas de las rocas contienen materiales pequeños y de color llamados inclusiones que podrían contener minerales como el olivino. Esto también se encuentra en las condritas carbonáceas.

Los investigadores también determinaron que el asteroide está compuesto principalmente de material altamente poroso. Esto podría explicar por qué los meteoritos ricos en carbono rara vez se encuentran en la Tierra; nuestra atmósfera los protege y hace que se rompan en fragmentos.

MIRA: ¿Se puede modificar la trayectoria de un asteroide para evitar que caiga en la Tierra?

Información como esta, obtenida al enviar una nave espacial al asteroide, se comparará con los datos recopilados por la misión OSIRIS-REx de la NASA que visita otro asteroide carbonoso cerca de la Tierra llamado Bennu.

«Todo el conocimiento que estamos adquiriendo con Hayabusa2 no se pudo obtener de observaciones terrestres», dijo Michel. «Entonces, la caracterización detallada de un asteroide definitivamente necesita estas aventuras espaciales».