CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

Aumenta la preocupación en Nicaragua por silencio oficial ante pandemia, dicen exministros de Salud y obispos católicos

Por Mario Medrano

(CNN Español) — Desde el exilio y a través de un video publicado este 10 de mayo en  su canal de YouTube, monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua, un crítico del gobierno de Daniel Ortega, expresó que en Nicaragua quienes están en el poder propician el contagio de coronavirus porque no han cancelado concentraciones masivas ni brindan información sobre el avance de la pandemia.

Según Báez, «es un régimen que no ha dado informaciones claras, con un lenguaje técnico que se pueda entender; no se han hecho las pruebas suficientes, no ha habido una estrategia para enfrentar la pandemia. Los hospitales están rebasados».

«Esta semana he conversado con algunos médicos y algunos han llorado al otro lado de la llamada. Están sufriendo muchos con temor; temen que les anulen sus títulos, temen perder sus trabajos y es con lo que ganan un poco para sostener a sus familias».

Cinco exministros de Salud de Nicaragua enviaron este 11 de mayo una carta al director de la OMS, Tedros Ghebreyesus y a la directora de la OPS, Carissa Etienne, en la que expresan que: «En Nicaragua no se realizaron acciones de prevención y contención. En la fase actual tampoco se han realizado las labores de mitigación. Esta situación es todavía más grave, considerando la limitada capacidad del sistema público de salud».

En la comunicación, los exfuncionarios expresan su preocupación por el personal de salud que ha trabajado sin medios de prevención y según los exministros, están siendo obligados, bajo amenaza de sanciones, a manipular información sanitaria para negar o disminuir casos y muertes. «A la fecha hay una considerable cantidad de profesionales contagiados en las unidades de salud, debilitando las condiciones para la atención de quienes las necesiten y hay profesionales despedidos por sospechas de haber informado con transparencia a las familias.» Por ello, solicitaron tomar las providencias necesarias para frenar el impacto de la pandemia.

El gobierno de Nicaragua no ha reaccionado oficialmente a esta comunicación de los exministros. Consultamos al Consejo de Comunicación del gobierno, pero aún no responden.

Durante la última comparecencia el 5 de mayo, el secretario general del Ministerio de Salud informó que tenían 4 casos positivos de covid-19 y 16 pacientes en observación. No se informó de profesionales de la salud contagiados de covid-19.

La Organización Mundial de la Salud hasta el 9 de mayo mantiene 16 casos positivos de coronavirus y 5 fallecidos en el país.

Michael G. Kozak, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental interino de EE.UU., expresó a través de su cuenta de Twitter que «existen numerosos y creíbles reportes de un mayor contagio de covid-19 en Nicaragua que lo indicado por las cifras oficiales. Ortega debería ajustarse a la realidad que viven los nicaragüenses, cumplir las obligaciones de su mandato y proteger al pueblo de Nicaragua».

Durante su última presentación en cadena de televisión el 30 de abril, Daniel Ortega indicó que era inevitable un mayor número de contagios y de muertes, pero expresó que fallecen más personas por enfermedades crónicas y accidentes de tránsito que por coronavirus y que no podía paralizar el país por el impacto en la economía.