CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Aviación

Las aerolíneas de EE.UU. dicen que los recortes de empleos serán inevitables

Por Chris Isidore

Nueva York (CNN Business) — Los trabajadores de las aerolíneas estadounidenses se han librado en gran medida de la carnicería que ha llevado al desempleo del país a niveles récord desde el comienzo de la pandemia de coronavirus. Pero esos mismos trabajadores —aproximadamente 750.000 pilotos, asistentes de vuelo, manipuladores de equipaje, mecánicos y otros— pronto estarán entre los más expuestos a perder sus empleos.

El rescate federal para la industria de las aerolíneas prohibió los despidos, las licencias no voluntarias o los recortes salariales para los empleados. Pero los ejecutivos han sido contundentes acerca de los recortes de empleos una vez que la prohibición se levante el 1 de octubre, con estimaciones de que hasta un tercio de los empleos del sector podrían desaparecer.

Las aerolíneas ya han solicitado que los trabajadores tomen licencias voluntarias no remuneradas o mal pagadas. Alrededor de 100.000 trabajadores en las cuatro aerolíneas más grandes (American, United, Delta y Southwest) lo han hecho, lo que equivale a aproximadamente el 26% del personal de esas compañías a finales de 2019.

Pero incluso con eso nivel de licencias voluntarias, US$ 25.000 millones en subvenciones y préstamos a bajo interés del rescate federal conocido como la Ley CARES, las aerolíneas están sufriendo una hemorragia de millones de dólares por día. Las pérdidas del primer trimestre en la industria superaron los US$ 2.000 millones. El segundo trimestre será mucho peor.

Eso se debe principalmente a que la ayuda federal cubre solo alrededor de dos tercios de los costos laborales generales hasta septiembre, dijo Philip Baggaley, el analista jefe de crédito de las aerolíneas de Standard & Poor’s. Él cree que entre el 20% y el 30% de los empleos en las aerolíneas podrían eliminarse mediante adquisiciones y ofertas de jubilación anticipada, junto con licencias involuntarias.

LEE: Avianca, la segunda aerolínea más antigua del mundo, se declara en quiebra debido a la pandemia de coronavirus

publicidad

El director ejecutivo de Southwest, Gary Kelly, dijo a CNN esta semana que la transportista hará «todo lo que podamos para preservar los empleos». Pero señaló que el dinero de la subvención federal va directamente a los empleados de las aerolíneas, y no cubre toda la nómina de la compañía entre ahora y el 30 de septiembre.

«Hoy tenemos mucho efectivo, pero consumimos casi 1.000 millones de dólares en el mes de abril, por ejemplo», dijo. «Entonces haces los cálculos en tu cabeza y simplemente no puedes sobrevivir de esa manera».

Los recortes profundos y permanentes en los empleos bien remunerados que se encuentran en toda la industria son inevitables en otoño, incluso si la economía ha mejorado para entonces, porque está claro que los viajes aéreos tardarán años en volver a los niveles anteriores.

«En última instancia, es probable que veamos entre 95.000 y 105.000 empleos perdidos en la industria de las aerolíneas estadounidenses», dijo Helane Becker, analista de aerolíneas de la firma de servicios financieros Cowen.

Las aerolíneas están experimentando grandes pérdidas ahora, en parte porque no pueden suspender o reducir su personal más profundamente a pesar de sus horarios de vuelo, aunque el tráfico de pasajeros esencialmente ha caído a cero.

«Nuestro itinerario ha bajado un 90%. Y planeamos que se mantenga en ese nivel hasta que comencemos a ver una recuperación de la demanda», dijo el presidente de United, Scott Kirby. «Si la demanda sigue disminuyendo significativamente el 1 de octubre, simplemente no podremos soportar esta crisis como compañía sin implementar algunas de las acciones más difíciles y dolorosas. Estas incluyen decisiones sobre licencias involuntarias, nuevas reducciones de horas, así como otras acciones que tendrán un impacto inmediato en nuestra gente y sus medios de vida».

United dijo esta semana a muchos de sus trabajadores no sindicalizados, los 11.500 empleados administrativos y administrativos de la aerolínea, que planea reducir ese personal en al menos un 30% el 1 de octubre. Era el pronóstico más detallado hasta el momento en recortes de empleo de cualquier otro de la aerolínea.

La transportista también ordenó a esos empleados no sindicalizados que tomen 20 días libres no remunerados desde ahora hasta el 30 de septiembre. JetBlue ordenó a su personal asalariado que tome 24 días no remunerados durante el mismo período. Ambas aerolíneas dicen que esos días libres equivalen a horas reducidas, que están permitidas por la Ley CARES, no a recortes involuntarios de empleos.

Pero los sindicatos que lucharon con la gerencia para que se aprobara la Ley CARES se han opuesto a algunas de las medidas de reducción de costos de las aerolíneas. El sindicato de maquinistas, que representa a 27.000 trabajadores de tierra en United, incluidos los manipuladores de equipaje y el personal de servicio al cliente, presentó una demanda federal esta semana para evitar que United reduzca las horas de sus miembros en 10 horas a la semana.

LEE: ¿Qué pasa cuando los pilotos no completan sus horas de vuelo?

United se echó para atrás e hizo que el corte de horas fuera voluntario en lugar de obligatorio, aunque dijo que aún podría instituir recortes obligatorios si no hay suficientes voluntarios. La compañía insiste en que las horas reducidas están permitidas por la Ley CARES y sus contratos laborales.

Incluso si no hubiera prohibición de despidos, las aerolíneas no recortarían el empleo tan profundamente como han reducido sus horarios, dijo Baggaley de S&P.

«No podrían reducir esos niveles y tener una aerolínea viable por el otro lado», dijo.