CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los nuevos brotes de coronavirus en Corea del Sur, Alemania y China muestran que sigue el riesgo a medida que más países buscan reabrir

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — «No se acaba hasta que se termina».

Así habló el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, este domingo después de que surgiera un nuevo grupo de casos de coronavirus en la capital del país, Seúl, lo que generó temor a una segunda ola de infecciones en el país del este asiático.

Corea del Sur fue uno de los primeros lugares en lidiar con una gran epidemia de coronavirus, y parecía estar en camino de aflojar las restricciones, después de semanas de medidas de distanciamiento social y vigilancia cuidadosa. Pero el nuevo grupo de contagios parece haber puesto fin a eso, por ahora, y Moon le advirtió a su gente «nunca debemos bajar la guardia con respecto a la prevención de epidemias».

MIRA: Coronavirus: ¿por qué se agravó la situación en Singapur?

China también está introduciendo nuevas restricciones después de que dos ciudades reportaron nuevos casos del virus. Shulan, en la provincia de Jilin, en el extremo noreste del país, fue puesto bajo medidas de confinamiento, luego de 11 casos recientemente confirmados. Jilin limita con Rusia y Corea del Norte, y anteriormente se han planteado preocupaciones sobre si es posible que casos importados del extranjero causaran este nuevo brote.

Más alarmante es el nuevo grupo de infecciones en Wuhan, la ciudad central de China, donde los casos del nuevo coronavirus se detectaron por primera vez a fines del año pasado. Wuhan fue la primera ciudad en el mundo en entrar en confinamiento y solo regresó a una relativa normalidad a fines del mes pasado después de 76 días.

publicidad

El lunes, funcionarios de la ciudad dijeron que se habían confirmado cinco nuevos casos en la ciudad, ninguno de los cuales fue importado del extranjero.

Si bien eso está muy lejos de las cifras al comienzo de la crisis, o de las que se informan diariamente en gran parte de Europa occidental y Estados Unidos en este momento, la aparente capacidad del virus para continuar propagándose sin ser detectado, especialmente en una ciudad tan intensamente vigilada y restringida como Wuhan, dará lugar a preocupaciones sobre la viabilidad de la reapertura.

Mi Feng, portavoz de la Comisión Nacional de Salud de China, instó el domingo a la gente a «mantenerse alerta y aumentar la protección personal contra el virus». Agregó que los nuevos contagios eran un recordatorio para evitar reuniones sociales y buscar asesoramiento médico o pruebas si alguien presentara síntomas de virus.

MIRA: Un estudio revelador de Corea del Sur para aprender sobre el covid-19

Antes de los últimos casos, la cantidad de nuevas infecciones tanto en China como en Corea del Sur se había reducido lentamente, y la transmisión local parecía estar detenida. Si bien se pueden plantear preguntas sobre la precisión de los números de China, o dudas sobre la certeza de que todos puedan haber detectado y contenido todos los casos en un país tan grande, la respuesta de Corea del Sur ha sido aclamada como una de las mejores a nivel mundial, ayudada en parte por el tamaño relativamente pequeño del país y fronteras fáciles de controlar.

MIRA: Corea del Sur en alerta por 100 nuevos casos de covid-19 en zona de bares y discotecas

En otras partes de Europa, Alemania también se había presentado como un ejemplo de cómo manejar un brote, pero su número de reproducción ha aumentado a más de uno durante los últimos dos días seguidos, según su centro de control de enfermedades, el Instituto Robert Koch (RKI). Esto significa que, en promedio, una persona infectada está infectando a más de otra persona.

Alemania fue visto como una historia de éxito regional gracias a un sistema de salud con buenos recursos y pruebas masivas tempranas. Se estimó que el número de reproducciones del país cayó a 0,65 el jueves pasado, y comenzó una lenta reapertura. La canciller Angela Merkel dijo al público la semana pasada que podían «permitirse un poco de coraje», y advirtió que «tenemos que vigilar que esto no se nos escape de las manos».

RKI dijo que todavía había un «grado de incertidumbre» con las últimas estimaciones, pero el aumento en la tasa de reproducción «hace que sea necesario observar el desarrollo muy de cerca en los próximos días».

El gobierno federal alemán y los estados acordaron un mecanismo de retroceso en caso de que el virus regrese. Si algún condado supera las 50 nuevas infecciones por coronavirus por cada 100.000 habitantes, se reintroducirán medidas de confinamiento en ese condado. Durante el fin de semana, varios condados en todo el país excedieron ese límite.

MIRA: Spot, el perro robótico para mantener la distancia física

Los más recientes casos aún pueden resultar ser un problema que se puede contener, pero que tres países que parecían estar en control de sus asuntos nuevamente informen de transmisiones nacionales debería ser muy preocupante.

Los observadores solo necesitan mirar a Singapur, que a principios de abril tenía menos de 2.000 casos, y ahora tiene más de 23.000, para saber más sobre los riesgos potenciales de relajarse demasiado pronto y asumir que la batalla se gana cuando recién comienza. El estado de la ciudad está aumentando el rastreo de contactos, las restricciones de movimiento e incluso está desplegando perros robot para alentar el distanciamiento social mientras trata de controlar su brote.

¿Se aprenderá alguna lección de estos países en Occidente, donde los países están varias semanas detrás en los brotes, pero muchos gobiernos ya están luchando para relajar los confinamientos, a pesar de las altas tasas de infección?

Decenas de contagiados en asilos de ancianos en México 3:04

La historia reciente sugiere que no. Los gobiernos occidentales se retrasaron en su respuesta al virus a medida que se extendió por Asia, a pesar de la clara evidencia del potencial de una pandemia mundial.

También ignoraron la experiencia y los consejos asiáticos sobre las máscaras faciales hasta meses después de que se declarara la pandemia: un estudio reciente realizado por científicos en Hong Kong y el Reino Unido es solo el último en confirmar que tales cubiertas reducen drásticamente las tasas de infección.

Las nuevas infecciones en China y Corea del Sur también corren el riesgo de provocar una respuesta nihilista. Si los países que parecen estar en control de la enfermedad no pueden contenerla, ¿qué puede esperar hacer una nación con miles de casos diarios? Pero podría decirse que esta es la conclusión equivocada: estos países tuvieron los peores brotes del mundo en febrero, pero lograron controlarlos. Que estén viendo nuevos casos es una lección sobre los riesgos de relajarse demasiado pronto, no una razón para abandonar la pelea por completo.

El mensaje de Asia tampoco es sombrío. Vietnam y Tailandia están discutiendo la posible creación de un corredor de viajes, pues están confiados de que sus brotes domésticos están contenidos. Nueva Zelandia y Australia ya han acordado hacer lo mismo, aunque no durante varios meses.

MIRA: Así es el laboratorio de Wuhan señalado por Trump como el origen del covid-19 y más noticias de la pandemia en el mundo

Y Hong Kong, que logró controlar con éxito una segunda ola del virus cuando parecía que la ciudad podría seguir el camino de Singapur, ha pasado 21 días sin infecciones locales, lo que aumenta la posibilidad de ser declarado libre de virus a finales de este mes.

No se acaba hasta que se acaba. Pero terminará, eventualmente. Lo que demuestra la experiencia de Asia es que esto requerirá una vigilancia continua y mucha paciencia.

Fred Pleitgen de CNN en Berlín contribuyó con informes.