CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Raros dragones azules están apareciendo en la costa de la Isla del Padre, Texas

Por Leah Asmelash

(CNN) — En este lugar hay dragones, literalmente.

Los visitantes del Padre Island National Seashore, en Texas, están descubriendo dragones azules durante sus visitas, y aunque puede que no sean las criaturas voladoras que respiran fuego, como su nombre puede sugerir, es aún “un hallazgo raro”, dijo el parque.

Hunter Lane, un niño de 7 años de Mesa, Arizona, encontró cuatro dragones en pocos minutos, el 2 de mayo, mientras estaba de vacaciones con sus padres. Su padre, Trey Lane, le dijo a CNN que ha ido de vacaciones cerca al mar durante 30 años, y que nunca ha visto uno.

“Hunter ama a las criaturas marinas y pensó que había encontrado una medusa botón azul”, dijo Trey. “Después de que lo recogieron ¡me proclamó que había descubierto una nueva especie!».
Los dragones azules, o glaucus atlanticus, son pequeñas babosas marinas, generalmente de solo 3 centímetros de largo. Se pueden encontrar en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, según la organización sin fines de lucro de conservación Oceana.

A pesar de que las criaturas no son tan grandes como los dragones, tienen un gran impacto. Los dragones azules comen ciertas especies que se asemejan a grandes medusas, y almacenan células punzantes de sus presas para usarlas en el futuro. De esta manera, cuando los humanos tocan estas pequeñas babosas, puede liberar las células punzantes y crear una picadura que puede doler mucho.

publicidad

“Entonces, si ves un dragón en el parque, ¡sorpréndete ya que es un hallazgo raro, pero también mantén la distancia!“, advierte en el parque nacional.

Recientemente, muchos visitantes han visto a los dragones, dijo a CNN Jamie Kennedy, una portavoz del parque. Ella dijo que el aumento podría ser el resultado de un grupo de ellos que se acerca a la orilla. Sin embargo, en sus dos años de trabajo en el parque, Kennedy dijo que no había oído hablar de ninguno hasta ahora.