CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Un futuro sin rostro con las máscaras faciales; una gran preocupación de seguridad, dicen los expertos

Por Luke McGee

Londres (CNN) — A medida que las naciones occidentales comienzan a salir lentamente del confinamiento, está cada vez más claro que estamos lejos de volver a algo que se parezca a la vida pre-covid.

Para sorpresa de muchos políticos, las poblaciones occidentales han obedecido en gran medida las instrucciones de permanecer en casa. De hecho, los esfuerzos de cierre en muchos países han sido tan efectivos que los gobiernos ahora están reflexionando sobre cómo levantar gradualmente las restricciones sin asustar a los obedientes ciudadanos.

En los últimos días, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, planteó una forma en que los ciudadanos podrían sentirse cómodos saliendo del aislamiento: máscaras faciales.

«Como parte de salir del encierro, creo que las máscaras faciales serán útiles», dijo Johnson a principios de este mes, alegando que ayudarán a dar a la gente «confianza de que pueden volver a trabajar».

Pero la perspectiva de una nueva sociedad en la que las personas ocultan sus rostros a los demás tiene amplias implicaciones para el crimen y la seguridad, así como la interacción social.

«El principal problema que ponen las máscaras es el gran volumen de personas que de repente se cubren la cara», dijo Francis Dodsworth, profesor titular de criminología en la Universidad de Kingston, cerca de Londres. «Podría crear oportunidades para las personas que desean cubrirse la cara por razones nefastas. Ahora podrían hacerlo sin levantar sospechas».

Esto puede parecer demasiado drama para algunos países asiáticos que ya sufrieron el SARS y otros brotes, donde se han usado máscaras durante más de una década. Pero ya están surgiendo pruebas de delitos cometidos por delincuentes enmascarados en Estados Unidos y Europa occidental.

Una instancia de alto perfil tuvo lugar en España, donde el ministerio del interior dijo el mes pasado que había arrestado a un terrorista de ISIS que supuestamente se había escondido en la ciudad sureña de Almería desde que huyó de Siria. La declaración dijo que había adaptado su comportamiento debido a la pandemia, saliendo con dificultad. Cuando lo hacía, fue «siempre con una máscara para evitar ser detectado».

El reconocimiento facial se convierte en un nuevo arte

Expertos dijeron que usar mascarillas masivamente también podría complicar las investigaciones de delitos, ya que el reconocimiento facial se convierte en una parte cada vez más importante en el seguimiento de los delincuentes.

Si bien los seres humanos son muy buenos para reconocer rostros familiares y los algoritmos de reconocimiento facial han mejorado en la identificación de patrones, las máscaras arrojan nuevos dolores de cabeza a la mezcla.

«Muchos testigos ya son problemáticos», dijo Dodsworth. «Incluso cuando un grupo de personas sea testigo del mismo crimen, una persona verá a alguien con bigote y sombrero, mientras que otra verá a alguien con barba y gafas de sol».

Las imágenes de CCTV son a veces la única evidencia en una investigación, dijo Eilidh Noyes, profesora de psicología cognitiva en la Universidad de Huddersfield, en el norte de Inglaterra.

«En este momento no sabemos exactamente cómo las máscaras faciales afectarán la precisión de la identificación de rostros humanos o de algoritmos», dijo.

LEE: [OPINIÓN] Coronavirus: por qué necesitas usar la maldita mascarilla

Una empresa china ya afirmó que ha desarrollado un software que puede identificar con precisión a las personas, incluso si usan máscaras. Sin embargo, los expertos todavía piensan que estamos lejos de que esto se convierta en una norma que se pueda utilizar en todas las circunstancias.

«Creo que es importante que si vemos afirmaciones en torno a un algoritmo específico, no lo aplicamos a todos los algoritmos porque cada uno tiene sus propias fortalezas y debilidades. Todavía tenemos que investigar mucho más», dijo Noyes.

Tapar las caras crea otros problemas para la aplicación de la ley, especialmente cuando se trata de establecer lo que constituye un comportamiento sospechoso.

Fue solo el año pasado que lugares como Hong Kong y Francia aprobaron leyes que hacen ilegal ocultar el rostro durante una protesta.

Ahora, la policía tendrá que emitir juicios difíciles sobre las motivaciones de las personas para cubrirse la cara, dijo Dodsworth.

«Ya es suficientemente difícil definir en sí lo que constituye a alguien con comportamiento sospechoso. La policía tendrá que equilibrar los consejos de salud pública al justificar detener a alguien y buscarlo».

Dado que la policía en gran parte del mundo ya ha sido criticada por tener innecesariamente una mano demasiado dura y recelosa durante la pandemia, cualquier criterio nuevo será una preocupación para los grupos minoritarios que ya son más propensos a ser detenidos, interrogados e incluso a recibir disparos de la policía.

Adaptación a nuevas señales sociales

De todas las medidas de prevención de covid, cubrir masivamente el rostro es, al menos visiblemente, una de las más dramáticas.

Las máscaras no son obligatorias en la mayoría de los países occidentales en medio de los temores sobre las preocupaciones sobre los derechos humanos y la invasión de la privacidad, y el estigma generalmente ha estado en contra de aquellos que se cubren la cara. Es posible que ahora cambie a aquellos que no lo hacen.

«Se les pide a las personas que estén solas y se les sugiere que usen máscaras. Normalmente, si caminabas solo y veías a alguien con una máscara, podrías estar preocupado y evitarlo. Pero ahora está menos claro cuándo y si debes tener miedo», dijo Dodsworth.

En Estados Unidos, Jorge Elorza, alcalde de Providence, Rhode Island, llegó al extremo de decir que los ciudadanos deberían «avergonzar socialmente» a los que no llevan máscara «para que se alineen».

Pero el hecho de que el uso de máscaras puede ser explotado por delincuentes violentos podría poner nerviosos a los ciudadanos respetuosos de la ley. Si alguien desea causar daño o no, no poder ver la cara de alguien oculta claves emocionales cruciales en las que los humanos dependen para sobrevivir.

«Cuando ves una cara haces dos cosas a la vez. Intentas descubrir la identidad: ¿la conozco? ¿De dónde la conozco? Y tratas de leer sus emociones», dijo Noyes.

«El reconocimiento de las emociones es importante desde una perspectiva evolutiva, ya que nos ayuda a evaluar las amenazas y también puede facilitar las interacciones sociales positivas. Eso es cierto tanto para las personas que conocemos bien como para las que nunca hemos visto».

Si el uso de máscaras se usa en gran medida, esto inevitablemente afectará la forma en que los humanos interactúan y podría generar una mayor tensión entre la gente, con implicaciones de seguridad personal.

«Por razones de supervivencia, debes saber cuáles son las intenciones de alguien cuando los conoces. No ser capaz de hacerlo fácilmente hará que las personas naturalmente sean más cautelosas y defensivas, lo que en algunos casos podría, desafortunadamente, conducir a confrontaciones violentas», dijo Ian H. Robertson, profesor de psicología en el Trinity College de Dublín.

MIRA: ¿Mascarillas obligatorias ante la ausencia de una vacuna?

Claramente, cualquier movimiento hacia una sociedad sin rostro será un gran problema para las naciones occidentales. Como dijo Dodsworth, «inicialmente podemos llegar a ser extremadamente desconfiados el uno del otro».

«No nos es culturalmente familiar y podemos adaptarnos evitándonos unos a otros».

Sin embargo, agrega que no se pierde toda esperanza. «Los crímenes depredadores son cada vez más poco frecuentes y podemos encontrar otras formas de leernos unos a otros».

Kate Gray, de la Universidad de Reading, que se especializa en el procesamiento de emociones, dijo que pensaba que las personas probablemente se adaptarían rápidamente.

«Creo que nos acostumbraremos rápidamente a captar señales sociales y emocionales de las señales de voz o del lenguaje corporal», dijo.

Entonces, si bien el uso de máscaras ha sido común durante años en algunos países asiáticos, la aceptación masiva entre los occidentales será un gran cambio para los ciudadanos que valoran las libertades personales y no están acostumbrados a la gobernanza dura.

Sin embargo, la disposición con la que estas poblaciones tomaron medidas de cierre sugiere que si cubrir la cara se vuelve común, la mentalidad de rebaño podría entrar en acción. Habrá una nueva gran incógnita: ¿Cómo enfrentarán los países a poblaciones que están más nerviosas en compañía de los demás y más recelosos de sus conciudadanos?