CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Algunas compañías son parte de la economía del nuevo coronavirus. El resto está en problemas

Por Julia Horowitz

Londres (CNN Business) — La pandemia de coronavirus ha dividido a las compañías en dos campos: las que han podido seguir operando e incluso están prosperando. Pero otras están de rodillas.

En las últimas semanas, a medida que las empresas han compartido detalles sobre sus ganancias durante los primeros tres meses del año, esta división se ha vuelto cada vez más pronunciada.

Algunas empresas, los fabricantes de medicamentos, los supermercados, los gigantes tecnológicos, han podido avanzar a pesar de las órdenes de confinamiento en Estados Unidos. Las ventas de servicios en la nube de Microsoft se han disparado, y el juego «Animal Crossing», de Nintendo, ha sido un éxito de cuarentena. Eli Lilly recibió la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para su nuevo tratamiento contra el cáncer, la semana pasada.

El futuro que les espera a las aerolíneas tras el covid-19 6:17

Pero un subconjunto más grande de compañías se ha quedado al margen, aislado de sus clientes o enfrentando poca o ninguna demanda de sus productos.

Los titanes de la industria, incluidos Disney, la compañía de entretenimiento más grande del mundo, y Marriott, la cadena de hoteles más grande del mundo, han reportado una caída en las ganancias en momentos en que los parques temáticos y las salas de cine cerraron y sus operaciones se detuvieron. Estas compañías hicieron evaluaciones cautelosas de los desafíos que tienen por delante.

publicidad

«La recuperación no ocurrirá de manera uniforme en todas las regiones y no ocurrirá de la noche a la mañana», dijo el lunes el presidente ejecutivo de Marriott, Arne Sorenson, a los analistas. «Puede llevar más tiempo del que cualquiera de nosotros quisiera».

El camino a seguir parece traicionero para las empresas de ambos grupos, con el coronavirus que hace que sea casi imposible planificar para el futuro. Pero para las empresas que no han podido hacer negocios en una economía pandémica, los próximos meses serán decisivos.

«Es de vital importancia cómo van las reaperturas», dijo Nick Raich, presidente ejecutivo de The Earnings Scout, una firma de investigación que rastrea las ganancias corporativas.

Avanzando en medio de la crisis

Pocas compañías están en auge en el entorno actual, pero algunas están mucho mejor equipadas que otras para aprovechar la economía del nuevo coronavirus.

El ejemplo más visible son los gigantes tecnológicos de Estados Unidos. Al igual que muchas empresas, han tenido que enfrentar nuevos desafíos, como los problemas de la cadena de suministro. Pero la industria se ha beneficiado en gran medida del aumento en el teletrabajo y una mayor participación en línea.

La matriz de Google, Alphabet, y Facebook dijeron que las ventas de publicidad tuvieron un impacto en marzo, pero las compañías aún lograron superar las expectativas de Wall Street, generando US$ 41.200 millones y US$ 17.700 millones en ingresos, respectivamente, para el primer trimestre. Microsoft ha visto una fuerte demanda de servicios en la nube e informó que su aplicación de trabajo remoto Teams ahora tiene 75 millones de usuarios activos diarios.

Así afecta la pandemia a Google, Starbucks, Ford y Boeing 2:32

«El sector de la tecnología ha estado practicando el distanciamiento físico durante algún tiempo», dijo Raich, señalando que muchos empleados en el sector ya trabajaban con frecuencia desde su hogar y vendían productos o servicios en línea.

Netflix agregó 16 millones de suscriptores entre enero y marzo y vio incrementar sus ganancias más del doble en comparación con el mismo período de 2019. Las ganancias de Nintendo, para el año fiscal que terminó en marzo, aumentaron un 41% respecto al año anterior, impulsadas en parte por el gran éxito de su nuevo juego «Animal Crossing» para su consola Switch.

Pero cuanto más se prolongue la pandemia, incluso aquellas compañías que han sufrido interrupciones relativamente limitadas comenzarán a tener dificultades. Por ejemplo, Netflix ha filmado la mayor parte de su contenido que saldrá en 2020, pero 2021 podría enfrentar una historia diferente.

Netflix gana suscriptores gracias al coronavirus 1:23

Amazon, que ha visto un aumento en la entrega, ha dicho que, en circunstancias normales, obtendría US$ 4.000 millones en ganancias este trimestre. Pero su presidente ejecutivo, Jeff Bezos, dijo que todo ese dinero, y tal vez más, se reinvertirá en gastos relacionados con el coronavirus.

Las tiendas de comestibles también están preocupadas por los costos más altos. Tesco, la mayor tienda de comestibles del Reino Unido, dijo que un gasto adicional podría llegar a los 650 millones de libras esterlinas (US$ 801 millones) si las cuarentenas duran un total de 12 semanas, impulsadas por mayores gastos de nómina, distribución y limpieza y mantenimiento.

Aún así, estas empresas al menos tienen dinero en este momento. «[El] balance hace toda la diferencia aquí sobre quién puede soportarlo», dijo Peter Boockvar, director de Inversiones de Bleakley Advisory Group.

Negocios cerrados

Para un grupo más importante de compañías —aerolíneas, fabricantes, hoteles y minoristas, por nombrar algunas— el acceso a la economía del nuevo coronavirus ha sido severamente limitado o restringido por completo. Estas empresas han girado hacia el modo de supervivencia y están compitiendo para ahorrar efectivo.

Avianca se declara en bancarrota 0:33

«A mediados de marzo, nos detuvimos», les dijo Michael Rapino, presidente ejecutivo de la compañía de eventos en vivo Live Nation, a los analistas la semana pasada. «No hemos celebrado conciertos en casi dos meses».

Disney, con un valor de casi US$ 200.000 millones, ha sido igualmente humillado. Las ganancias de la compañía cayeron un 91% durante los primeros tres meses de 2020 después de que se vio obligada a cerrar parques temáticos y resorts y retrasar el lanzamiento de películas importantes como «Mulan».

Su presidente ejecutivo, Bob Iger, dijo que confía en que las personas «reanudarán sus actividades familiares» una vez que la crisis haya terminado. Pero por ahora, la compañía sigue bajo tensión.

«Disney se basa en experiencias grupales compartidas», dijo el analista Richard Greenfield, de Lightshed Partners, en una nota de investigación dirigida a los clientes. «Hasta que haya una comodidad global en cuanto a la salud con ese comportamiento nuevamente, las ganancias de Disney están fundamentalmente deterioradas».

Disney despidió temporalmente a 43.000 empleados 2:35

Marriott, que reportó una caída del 92% en las ganancias entre enero y marzo, compartió una actualización igualmente sombría: los ingresos por habitación disponible colapsaron en aproximadamente un 90%, en abril, y una cuarta parte de sus hoteles en todo el mundo permanecen cerrados.

Para los minoristas, que estaban sufriendo antes de la pandemia, el cierre de tiendas y la disminución de la demanda a medida que las personas se adhieren a la compra de lo esencial es particularmente devastador. Ante los altos niveles de deuda y los ingresos mínimos, los jugadores más débiles tienen pocas opciones. J.Crew y Neiman Marcus se declararon en bancarrota, la semana pasada.

«La carga de la deuda en última instancia resultó insuperable, en particular debido a los desafíos operativos a corto plazo relacionados con la pandemia de coronavirus», dijo a los clientes el analista minorista de Fitch, David Silverman.

Una historia de dos economías

En total, la temporada de ganancias ha dejado en claro que más empresas están luchando que prosperando en este momento.

De las más de 430 compañías en el S&P 500 que informaron resultados del primer trimestre, solo el 10% aumentó sus estimaciones para las ganancias del segundo trimestre, según Raich de The Earning Scout. Esa es la proporción más baja desde la crisis financiera mundial de 2008.

«Todo el mundo se está viendo afectado por lo que está sucediendo negativamente, es solo una cuestión de hasta qué punto», dijo Boockvar.

Las empresas están tratando de mantenerse realistas, y la mayoría ha señalado que no espera que las empresas se recuperen pronto. Aun así, aquellas empresas a las que se les ha prohibido participar en la economía del nuevo coronavirus necesitarán algún acceso para restablecerse pronto, o los despidos aumentarán y algunas reducciones de personal podrían volverse permanentes.

«Tenemos mucho efectivo hoy, pero gastamos casi mil millones de dólares en el mes de abril», dijo el presidente ejecutivo de Southwest Airlines, Gary Kelly, a CNN Business, la semana pasada. «Haces los cálculos en tu cabeza y simplemente no puedes sobrevivir de esa manera».

Eso no significa que todas las compañías se apresuren a abrir sus puertas nuevamente. Sigue habiendo una gran preocupación acerca de si la reducción de las restricciones de cuarentena podría conducir a una segunda ola de infecciones, lo que podría provocar otra ronda de cierres que puede ser demasiado para que las empresas debilitadas puedan resistir.

«Si estas reaperturas no van bien y conducen a cierres prolongados en el futuro, ninguna compañía será inmune a eso, y todos verán las ganancias golpeadas», dijo Raich.

Cuando se levanten las órdenes de confinamiento, los espacios como paseos, hoteles, tiendas y más se verán bastante diferentes; se instalarán barreras de plexiglás entre empleados y clientes, y los controles de temperatura en la puerta serán obligatorios.

Pero para muchas empresas, ese es el mejor de los casos.