CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | El lema de Trump de “hemos prevalecido” es acerca de los votos, no de las miles de muertes por coronavirus en EE.UU.

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Lea más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — El programa de manipulación regresó a la Casa Blanca este lunes, con el presidente Donald Trump y su séquito de compinches mintiendo, engañando y promocionando la versión de la realidad que Trump quiere que los estadounidenses crean. Parece estar diciendo que ignores tus propios ojos, tu vida vuelta alrevés y los camiones refrigerados que contienen los cadáveres de las víctimas del coronavirus: Estados Unidos está avanzando ahora que su intrépido líder ha vencido al enemigo invisible.

“Hemos enfrentado el momento y hemos prevalecido”, proclamó Trump. Fue todo un cuento. Luego siguió aclarando la declaración cuando se le presentaran algunos hechos, pero igual resultaría absurda.

 

El hecho claro es que los estadounidenses siguen muriendo en cantidades terribles, hasta 2.000 fallecen y 20.000 más son diagnosticados todos los días, con algunas proyecciones que indican que podrían aumentar a 200.000 los nuevos casos y 3.000 las muertes cada día al primero de junio. Pero Trump está girando bruscamente hacia las elecciones de noviembre. Ahora se trata de ganar la reelección, y eso requiere tratar de convencer a los estadounidenses de que la tarea está, en gran medida, completa.

Si bien Trump afirma que ha hecho un trabajo fantástico y se está moviendo hacia la “transición a la grandeza”, su nuevo eslogan favorito, sus cómplices en los medios de derecha han lanzado una campaña para desacreditar las estadísticas e impulsar las teorías de conspiración que afirman que el gran recuento de muertes es un complot contra el presidente.

La experiencia sugiere que Trump comenzará a tuitear abiertamente su apoyo a esas afirmaciones, Axios informa que ya se ha estado quejando con sus asesores, a medida que las elecciones de noviembre se acercan y los números comienzan a reflejar las advertencias de los epidemiólogos de que se está reabriendo la economía de una manera irresponsable que conducirá a muchas más muertes de las que de otro modo tendríamos.

¿Por qué hay tantos muertos en EE.UU. por coronavirus? 1:28

Ya una de las principales fuentes de pronóstico utilizadas por el grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca casi ha duplicado su estimación de muertes a más de 130.000 en agosto. Eso es decenas de miles de personas que perderán la vida en parte como resultado del esfuerzo prematuro y desorganizado para impulsar la economía. Trump, probablemente con razón, cree que una tasa de desempleo al nivel de la Gran Depresión podría costarle la elección.

Entonces, está presionando para que haya ahora una reapertura, con pruebas insuficientes y sin las pautas de los CDC sobre cómo hacerlo de manera segura.

Trump quiere hablar de la pandemia en tiempo pasado, pero la realidad se interpone en el camino. Cuando se le pidió que explicara su grotesca declaración de “hemos prevalecido” frente a más de 80.000 muertes por coronavirus, Trump afirmó que se refería a las pruebas, argumentando en contra de toda evidencia de que está haciendo un trabajo fantástico en ese frente.

Eso tampoco es cierto, pero ese es solo otro obstáculo para saltar.

Las mentiras aparecieron incluso antes de que comenzara la sesión informativa del lunes. Las pancartas desplegadas detrás del atril declararon falsamente “Estados Unidos lidera al mundo en pruebas”. Ese fue el lema del día, con Trump haciendo repetidamente la afirmación, como si repitiéndola la hiciera realidad.

Es posible que EE. UU. haya realizado más pruebas que cualquier país, pero según la población, no se ubica en la parte superior, según el recuento de Worldometers en el momento en que Trump estaba hablando. De hecho, está por debajo de docenas de países; peor que países como Rusia, Canadá, España, Italia, Eslovenia y Bielorrusia.

Trump, con el aporte del subsecretario de Salud y Servicios Humanos Brett Giroir y otros, intentó todas las manipulaciones posibles de los números para engañar al público estadounidense al pensar que la prueba es un triunfo. Trump y Giroir compararon absurdamente los niveles de prueba de EE.UU. con Corea del Sur, un país que se puso en acción desde el principio, cuando Trump aún afirmaba que el coronavirus era como la gripe y Estados Unidos pronto tendría “cero” casos . Corea del Sur no necesita evaluar a millones de personas hoy porque solo tiene unos pocos casos nuevos cada día, en comparación con decenas de miles en Estados Unidos.

Trump contradice reclamo de enfermera y más del covid-19 1:39

Trump también afirmó que Estados Unidos y Alemania tienen el menor número de muertes por población. Eso es falso. La tasa de mortalidad estadounidense de 247 por millón de habitantes se encuentra entre los peajes más altos registrados. La tasa de Alemania, según Worldometers, es de 91 por millón.

Como lo ha hecho durante meses, Trump afirmó que cualquiera que quiera hacerse la prueba hoy puede hacerlo. Eso es evidentemente falso. Luego hizo la sorprendente declaración de que solo las personas con síntomas deben hacerse la prueba, aunque sabemos que la forma más insidiosa de transmisión del virus proviene de personas infectadas pero asintomáticas.

Tanto él como Giroir insistieron en que Estados Unidos está realizando suficientes pruebas. Pero Estados Unidos no ha “prevalecido” en ese frente, o en casi cualquier frente que tenga que ver con este desafío catastróficamente mal administrado. Meses atrás, la administración prometió 27 millones de pruebas para fines de marzo. Estamos a un tercio del camino, y es a mediados de mayo. Los expertos dicen que necesitamos realizar millones de pruebas por día para reabrir la economía de manera segura.

Es desconcertante por qué un país que puede lograr tantas hazañas extraordinarias ha sido incapaz de producir suficientes hisopos, reactivos y kits de prueba. Trump se ha demorado en ofrecer a los estados ayuda con las pruebas, lo que finalmente hizo el lunes, pero a estas alturas está claro que no esperará hasta que las pruebas sean exhaustivas y la cantidad de casos haga que sea seguro reabrir antes de instar a los estadounidenses a volver a trabajar.

La Casa Blanca ha estado tratando de bailar tap para salir del hecho condenador de que Trump está instando a los estadounidenses a arriesgar sus vidas a pesar de las pruebas insuficientes, al tiempo que exige que todos en la Casa Blanca sean revisados regularmente. El doble estándar solo prueba que Trump quiere que otros corran riesgos que él se niega a aceptar. Se trata de la elección. Incluso usar una mascarilla, que ahora ha instruido a las personas que lo rodean a que lo hagan, es algo que Trump se niega a sí mismo, según los informes, porque cree que no le da buen aspecto. Además, las mascarillas protegen a los demás. Usar una no lo ayudaría.

Todo lo que Trump hace ahora es para ganar la reelección. Nada, ni siquiera detener la pandemia, le importa más.