CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Vale la pena viajar en vacaciones de verano si al llegar al destino debes estar en cuarentena por el coronavirus?

Por Stacey Lastoe

(CNN) — A medida que en todo el mundo se vuelven más estrictas las exigencias de una cuarentena obligatoria de dos semanas para viajeros, los posibles turistas de verano enfrentan un nuevo dilema:

¿Vale la pena viajar bajo esas condiciones?

Para muchos viajeros, la respuesta probablemente sea un no rotundo. Luego de pasar semanas o meses bajo órdenes de confinamiento, resulta cuestionable el atractivo de abordar un avión hacia un destino lejano solo para entonces recibir instrucciones de aislamiento una vez se esté en el alojamiento.

Joshua Mellin, fotógrafo y escritor de viajes radicado en Chicago, considera que aventurarse a un lugar con restricciones de cuarentena “va en contra de los principios de ser un viajero responsable”, y eso a él no le interesa. Incluso si, en última instancia, Mellin llegara a convencerse del aislamiento de dos semanas antes de poder viajar libremente, destaca que el desafío sería encontrar un alojamiento asequible en el que estuviera dispuesto a permanecer encerrado durante 14 días, la misma duración que tienen las vacaciones de verano promedio de los estadounidenses.

Con un destino que aplica reglas estrictas frente a las llegadas extranjeras (y, en muchos casos, hasta nacionales), sería prudente evitar áreas con medidas tan duras.

Alison Hickey, presidenta de Kensington Tours, señala que “no recomendaríamos viajar a un destino que haya implementado el requisito de una cuarentena de 14 días”.

Hickey aconseja “colaborar estrechamente con tu agente o compañía de viajes para saber perfectamente qué significan los detalles del aislamiento en tu destino particular”, en caso de que no puedas o no quieras evitar viajar a un lugar con una cuarentena de dos semanas.

El golpe de la pandemia a la industria del turismo 2:34

Por supuesto, cualquier persona con un tiempo limitado de vacaciones que esté considerando viajar al extranjero también debería leer las decisiones oficial del gobierno de su destino. De lo contrario, se arriesga a pasar un buen tiempo cumpliendo una cuarentena dentro de las cuatro paredes de una habitación estándar de un hotel, o peor aún terminar en la cárcel por violar las reglas.

Prueba de aislamiento

A medida que las restricciones en todo el mundo comienzan a flexibilizarse y las economías reabren lentamente, los hoteles, restaurantes y atracciones turísticas se preparan una vez más para recibir a los viajeros internacionales. Sin embargo, definitivamente no es como antes.

Australia y Nueva Zelandia fueron de las primeras naciones en imponer medidas de aislamiento para las personas (tanto nacionales como extranjeras) que ingresan a sus países.

Desde el 15 de marzo, cualquier persona que ingrese a Australia deberá cumplir una cuarentena de 14 días.

Las reglas son claras: si has estado fuera del país o eres de otro país, no debes abandonar tu hogar u hotel, a menos de que se trate de una emergencia. También está prohibido ir a lugares públicos y las personas no pueden visitarte mientras estás en cuarentena.

En Nueva Zelanda, las medidas son aún más estrictas. Las llegadas de alto riesgo al país son ubicadas en instalaciones de cuarentena y no está permitido casi ningún viajero internacional en este momento, ya sea por aire o mar.

En Hawai, un popular destino que ha disuadido firmemente a los visitantes desde que estalló la pandemia, ir a la cárcel es una posibilidad para las personas que violan las reglas del aislamiento.

La crisis ha obligado a Hawai, tradicionalmente abierto a los turistas, a ser muy estricto con los visitantes. Las personas comprobaron que desacatar el aislamiento puede llevar a la cárcel. (Crédito: Shutterstock)

En Gran Bretaña, funcionarios del gobierno anunciaron recientemente una cuarentena de dos semanas para la mayoría de los viajeros que llegan en avión.

A partir de junio, quienes arriben a este país por vía aérea no solo deberán someterse a una cuarentena durante dos semanas, sino también proporcionar la dirección del lugar donde estarán en aislamiento para facilitar controles aleatorios.

Solicitado, no exigido

En Estados Unidos, parte del lenguaje sobre la práctica de la cuarentena da cierto espacio para la interpretación.

Cruzar las líneas estatales no está prohibido, pero las reglas varían en cada lugar sobre la cuarentena para los visitantes de otras partes del país: algunos estados la exigen o instruyen, mientras otros la aconsejan o solicitan.

Hasta ahora, parece que Hawai sería un caso atípico en la implementación de estrictas reglas de seguimiento o de maneras de rastrear a aquellos que no cumplen con las medidas.

El coronavirus amenaza al sector del turismo mundial 3:18

A finales de marzo, mientras intentaba analizar las pautas de la Casa Blanca, el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, indicó que no veía que las instrucciones de cuarentena tuvieran un “mecanismo de aplicación”.

Desde 4 de mayo, vallas publicitarias en autopistas a lo largo del peaje en el noreste, incluyendo Rhode Island, Massachusetts y Connecticut, aconsejan a los viajeros que se aíslen, pero ese es todo su alcance: una señalización desde el costado de la carretera.

En The Hamptons, un lugar popular entre los neoyorquinos adinerados, la cuarentena tampoco es obligatoria, y los hoteles, como la nueva propiedad boutique en Amagansett, The Roundtree, planean abrir el 1 de junio. (A finales de marzo, se recomendó que los neoyorquinos que abandonan el área metropolitana se aíslen por 14 días).

Pero Big Sky, en Montana, que empezará a reabrir gradualmente sus operaciones de verano desde el 22 de mayo, señaló: “Según la directiva del gobernador, está vigente una cuarentena de 14 días para los viajeros que llegan a Montana desde otro estado o país”.

Puerto Rico espera volver a recibir visitantes en las próximas semanas. (Crédito: Discover Puerto Rico)

Escoger un destino que no tenga reglas de cuarentena puede ser un factor importante a la hora de elegir dónde pasar las vacaciones este verano.

“Aconsejaría buscar destinos que sean locales y que no impliquen cuarentena”, insiste Hickey.

Puerto Rico también se prepara para recibir a visitantes en las próximas semanas, pero a los viajeros que lleguen a este territorio de EE.UU. se les “solicitará la cuarentena” durante 14 días desde su llegada. (Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades continúan recomendando evitar todos los viajes que no sean esenciales a la región).

Brad Dean, presidente ejecutivo de Discover Puerto Rico, dice que a medida que la isla “comience su reapertura gradual, y la contención y el manejo del virus sigan siendo consistentes, podemos esperar ver reglas menos estrictas”.

¿Cuarentena = simplemente quedarse en casa?

Mientras más regiones en el mundo se preparan para reabrir sus inactivas economías turísticas, aquellos que exigen dos semanas de estricta cuarentena a los visitantes pueden tener dificultades a la hora de atraer turistas.

Por otra parte, es posible que la advertencia de fuertes multas y/o penas de prisión sea una forma bastante indirecta de decirle a la gente que se mantenga lejos de ese lugar.

Canadá en lugar de implementar cualquier tipo de “solicitud” o “restricción” de cuarentena por dos semanas, simplemente no está permitiendo la entrada de visitantes no esenciales. Punto.

Incluso, ¿quieren algunos estados y países viajeros de placer durante este verano?

Quizás no.

En Australia, las playas están cerradas. Además, los viajeros y las llegadas internacionales son enviados a un cuarentena obligatoria en hoteles durante 14 días. (Crédito: Chris Hyde/Getty Images)

En una conferencia de prensa, el gobernador de Hawai David Ige pidió a los visitantes que aplazaran sus viajes al estado.

“Sabemos que nuestra economía sufrirá por esta acción, pero realmente apreciamos la cooperación que hemos recibido de nuestra industria hotelera para comprender que estas medidas son necesarias”, añadió.

En efecto, los hoteles están cooperando, señala Marisa Yamane, directora de comunicaciones y relaciones públicas de la Autoridad de Turismo de Hawai. Han sido “excelentes en notificarnos cuando sospechan que alguien está infringiendo la orden de cuarentena. Nos lo notifican o llaman al 911 para que la policía responda”, relata.

Distanciamiento social abierto

Grecia espera dar la bienvenida a turistas antes del 1 de julio en lugares como Karpathos. (Crédito: Katie Sehl)

Por otro lado, Grecia está cada vez más ansiosa por recibir a los viajeros y dice que espera hacerlo antes del 1 de julio.

El primer ministro Kyriakos Mitsotakis le señala a CNN que están a la expectativa de “más turistas de alto nivel”, debido a una reducción en las aerolíneas de bajo costo que transportan viajeros internacionales a los principales lugares de vacaciones de Grecia.

Mitsotakis dice que “el agroturismo, el turismo en hoteles más pequeños me parece lo más adecuado para este nuevo tipo de mundo pospandémico”.

De hecho, en las regiones y en los centros turísticos donde es fácil encontrar el distanciamiento social, aunque generalmente a un alto costo, el aislamiento puede no ser tanto un requisito como una inevitabilidad del espacio.

Turtle Inn de Francis Ford Coppola en Belice está preparado para el distanciamiento social. (Crédito: Cortesía Turtle Inn)

Los complejos de Francis Ford Coppola en Belice y Guatemala esperan reabrir el 1 de julio, pero aún falta que los gobiernos de estos países brinden más información.

Cuando se preguntó si se requerirá la cuarentena para los visitantes de las regiones, un portavoz de relaciones públicas de las propiedades Coppola Hideaways señaló solo que estos lugares “son la escapada perfecta”.

“Nos gusta decir que las propiedades son lo mejor: seguridad, protección y familiaridad”.

Por alrededor de 500 dólares la noche en el Turtle Inn en Belice, con la opción de alquilar un vuelo privado para una reclusión máxima, esas condiciones no son baratas.

Mick Krever y Elinda Labropoulou, los dos de CNN, contribuyeron a esta historia.