CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

2020 es una catástrofe para las empresas turísticas. Esto es lo que el sector necesita para recuperarse

Por Hanna Ziady

(CNN Business) — Sócrates Gavriel se prepara para una dramática reducción en los visitantes a su hotel boutique en Atenas este verano.

Ubicado a poca distancia del centro comercial de la capital griega, Pi Athens normalmente recibe a numerosos turistas estadounidenses y australianos en esta época del año.

«La preocupación este verano es que aquellos que vendrán, si lo hacen, se evitarán las grandes ciudades y se dirigirán directamente a una playa», dijo Gavriel a CNN Business. «El hotel es una propiedad alquilada y hay muchas facturas que pagar. He invertido mucho en él. Esperamos algunos ingresos en el verano, pero no sabemos si esto va a suceder».

La historia de Gavriel se repite en todo el mundo, ya que las restricciones gubernamentales diseñadas para frenar la pandemia de coronavirus mantienen a miles de millones de personas en sus hogares, lo que detiene los viajes y el turismo internacional. El cierre está afectando todo, desde pequeñas empresas como la de Gavriel hasta compañías masivas, como Marriott International y Carnival Corporation. TUI, el operador turístico más grande del mundo, dijo el miércoles que podría eliminar hasta 8.000 empleos.

Incluso algunas de las aerolíneas más grandes del mundo, como Lufthansa  de Alemania, buscan rescates gubernamentales para seguir operando.

Los viajes y el turismo representan aproximadamente el 10% del PIB mundial y uno de cada 10 empleos, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, un grupo de este sector. Hasta un tercio de estos trabajos, o más de 100 millones de puestos, y alrededor de US$ 2,7 billones en PIB podrían estar en riesgo como resultado de la crisis actual, indicó el consejo el mes pasado.

Los países que dependen más de los dólares de los turistas serán los más afectados. Una disminución del 25% en los ingresos del turismo reducirá en promedio el 7% del PIB entre los «pequeños estados insulares en desarrollo», una contracción que podría llegar al 16% en lugares como Maldivas y Seychelles, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y desarrollo.

La situación también es grave en Europa, que cuenta con la mitad de las llegadas de turistas internacionales del mundo. El Parlamento Europeo estima que el sector turístico del bloque está perdiendo alrededor de € 1.000 millones (US$ 1.100 millones) en ingresos por mes, un golpe devastador para los 27 millones de trabajadores de la UE cuyos empleos están conectados con el sector.

«La crisis en el sector turístico es más profunda de lo que podíamos imaginar hace dos meses», dijo Isabel Oliver, secretaria de Estado de Turismo de España. «El sector fue uno de los primeros en sufrir las consecuencias de la crisis y será uno de los últimos en recuperarse», agregó.

Si bien los propietarios de hoteles como Gavriel necesitan desesperadamente visitantes internacionales, la reapertura de las fronteras corre el riesgo de un aumento de nuevas infecciones por coronavirus, incluso si esto podría significar un alivio económico. Grecia estima comenzar a recibir turistas para el 1 de julio, pero el primer ministro Kyriakos Mitsotakis admite que «es una compensación muy difícil».

«Nadie sabe exactamente cómo hacer esto», le comentó a CNN en una entrevista a principios de este mes.

Acelerar el turismo, aunque crucial para la economía global, será especialmente complejo. La reapertura de negocios y el reinicio de fábricas ya está resultando bastante difícil, pero el regreso de los viajes requerirá una reducción de los controles fronterizos, la cooperación internacional y, lo que es más importante, los propios viajeros.

La Comisión Europea presentó el miércoles un paquete de directrices destinadas a ayudar a los países de la UE a revivir el turismo, pero reconoció que los viajes no estarán libres de riesgos mientras el virus continúe circulando.

Propuso levantar las restricciones de viaje entre países donde los brotes están controlados, alentó el uso de aplicaciones de rastreo de contactos y recomendó un nuevo sistema de cupones para proteger a los operadores de viajes de la exposición a cancelaciones generalizadas.

Isla Kuredu, Maldivas.

«El tema crítico es generar confianza entre los países de que es seguro reabrir las fronteras sin riesgo de reinfección y generar confianza en el público en general de que es seguro volar», dijo el mes pasado John Holland-Kaye, presidente ejecutivo de Heathrow en Londres, el aeropuerto más concurrido en Europa.

Los aeropuertos tienen la clave

Pero las aerolíneas ya están reduciendo su tamaño, recortando flotas y miles de empleos, con la proyección de que la gente volará menos. La matriz de British Airways, IAG, informó la semana pasada que no espera que la demanda de pasajeros se recupere a los niveles de 2019 antes de 2023. Princess Cruises, una división de Carnival Corporation, ha cancelado prácticamente todas sus salidas de verano, citando la disponibilidad limitada de vuelos y el cierre de muchos puertos de cruceros populares. Y su competencia, la línea de cruceros Norwegian, ha tenido que recaudar más de US$ 2.000 millones en los mercados de capitales para mantenerse a flote.

Los aeropuertos y hoteles están tratando de atraer a los viajeros con controles de salud y protocolos de limpieza mejorados, todo lo cual agregará capas de costos en un momento en que las finanzas del sector están hechas jirones debido al colapso en los viajes.

Pero tales medidas son necesarias para restaurar la confianza antes de que una vacuna contra el covid-19 esté ampliamente disponible, indicó la presidente ejecutiva del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, Gloria Guevara. «La pieza más crítica son los aeropuertos», le dijo a CNN Business.

La Autoridad de Salud de Dubai lleva a cabo pruebas de detección de coronavirus en pasajeros que se dirigen a Túnez en un vuelo de repatriación.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo trabaja con gobiernos y organizaciones de viajes para acordar controles de salud estandarizados y protocolos de limpieza. Espera emitir pautas para la industria hotelera esta semana con instrucciones que puedan seguir los aeropuertos.

Ryanair, que transporta a millones de turistas por Europa cada año, anunció el martes que se implementarán nuevas medidas de salud a bordo de los aviones como parte de los planes para restaurar el 40% de los vuelos a partir del 1 de julio. Las medidas ilustran la difícil tarea que enfrentan aerolíneas mientras buscan reanudar su operación.

«Un reinicio rápido y efectivo de los viajes solo ocurrirá si los gobiernos de todo el mundo acuerdan un conjunto común de protocolos de salud desarrollados por el sector privado», apuntó Guevara en un comunicado.

Incluso si eso sucede, se predice que las llegadas de turistas internacionales serán prácticamente inexistentes este año.

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas estima una disminución de hasta el 80% desde 2019, dependiendo de cuánto tiempo permanezcan las restricciones de viaje. Eso se compara con una disminución del 0,4% durante la epidemia de SARS en 2003 y una caída del 4% en 2009 después de la crisis financiera mundial.

«Esta es, con mucho, la peor crisis que ha enfrentado el turismo internacional desde que comenzaron los registros [en 1950]», dijo el organismo de la ONU en un comunicado la semana pasada. «El impacto se sentirá en diversos grados en las varias regiones del mundo y en momentos superpuestos, y se espera que Asia y el Pacífico se recuperen primero».

Los viajes nacionales ofrecen un rayo de esperanza

Hay algunas señales tempranas de que los viajes nacionales se están recuperando gradualmente en ciertos países, aunque es demasiado pronto para llamarlo una recuperación.

China comenzó a aliviar las restricciones por el coronavirus en marzo, después del cierre casi completo del país a fines de enero. Más del 30% de la capacidad de las aerolíneas nacionales ha regresado desde el 1 de marzo, según la compañía de análisis de aviación, Cirium.

«Los indicadores verdes en el mercado interno chino … es una señal positiva para la recuperación de viajes de corta distancia», aseguró la compañía en una nota de investigación. «Está claro que, a medida que disminuyan algunas restricciones de viaje, será el mercado interno el que comenzará a regresar primero».

Pero las cancelaciones de vuelos siguen siendo elevadas y la recuperación se ha estancado, lo que sugiere que la confianza del consumidor aún no se ha restablecido por completo, agregó Cirium.

Marriott dijo el lunes que la ocupación en sus hoteles en la Gran China alcanzó el 25% en abril, frente a menos del 10% a mediados de febrero. Meituan Dianping, una aplicación que permite a los consumidores comprar, pedir comida y reservar viajes, registró un aumento en el gasto en atracciones turísticas locales, y un repunte en reservas de hoteles y bed and breakfast el mes pasado.

Los turistas chinos usan máscaras protectoras mientras hacen fila para ingresar a la Ciudad Prohibida.

Sin embargo, algunas atracciones turísticas en China se vieron obligadas a cerrar poco después de reabrir debido a la afluencia de visitantes. El país ahora está renovando las restricciones en algunas áreas después de que se informaron nuevos casos del virus en dos ciudades, incluido el epicentro de la pandemia Wuhan.

En otros lugares, Airbnb ha observado un aumento en las reservas nacionales en Dinamarca y los Países Bajos, dijo recientemente el presidente ejecutivo Brian Chesky al Financial Times. «La gente querrá opciones que estén más cerca de casa, sean más seguras y más accesibles», expresó Chesky en una carta al personal publicada en el sitio web de la compañía.

Pero eso no significa que se logrará una recuperación completa en el corto plazo, y la experiencia de China podría hacer que otros países se reabran con mayor precaución. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo dijo el miércoles que no espera que las distancias de viaje promedio se recuperen a los niveles de 2019 durante al menos los próximos cinco años.

Con la expectativa de que las «vacaciones» encabecen la eventual reactivación del sector, a los países que dependen más de los visitantes nacionales y regionales les irá mejor.

En la parte superior de esta lista se encuentran Estados Unidos, México, Brasil, China, Japón, India, Filipinas, Alemania y el Reino Unido, donde el turismo nacional representa más del 80% del total de los gastos de viaje y turismo, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

La zona Asia Pacífico tiene el mayor mercado regional de viajes, lo que es un buen augurio para algunas islas, como Maldivas y Fiji, suponiendo que los turistas elijan destinos más cercanos a su hogar. Países como Tailandia y Camboya, que obtienen más del 20% de su PIB de viajes y turismo, también podrían beneficiarse. Los visitantes de Asia representaron casi el 70% de todas las llegadas de turistas a Tailandia en 2018, según el Banco de Bangkok.

Los turistas chinos gastan más en viajes mundiales, lo que representa una quinta parte del gasto turístico internacional en 2018, o US$ 277.000 millones, según la Organización Mundial del Turismo. Le siguen los turistas de Estados Unidos con US$ 144.000 millones.

Dado que se espera que los viajes a destinos internacionales se recuperen en último lugar, los propietarios de pequeñas empresas como Gavriel, cuyos clientes viajan largas distancias para llegar a Grecia, enfrentan un futuro incierto.

Elinda Labropoulou, Nic Robertson, Laura Pérez Maestro y Sherisse Pham contribuyeron a este reporte.