CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

“El Chino Ántrax”, exmiembro del Cártel de Sinaloa, se fuga de arresto domiciliario en EE.UU.

Por Liliana Escalante

(CNN Español) — José Rodrigo Aréchiga-Gamboa, alias “El Chino Ántrax”, quien desde 2014 estaba en una prisión Federal en San Diego, California, por delitos vinculados al narcotráfico, se fugó la semana pasada de su arresto domiciliario.

En una comunicación escrita con fecha 8 mayo, la Corte del distrito Sur de San Diego indica que solo semanas después de haber sido puesto en libertad, “El Chino Ántrax” se escapó del lugar donde permanecía bajo vigilancia supervisada y se desconoce su paradero.

El documento describe que al llegar los supervisores al domicilio en San Diego para que firmara el acta con los detalles de que está cumpliendo con los requisitos de su libertad condicional, no lo encontraron.

El magistrado Dana M. Sabraw no esperó las 48 horas reglamentarias para que el prisionero se reportara y emitió una orden judicial para su recaptura tanto en Estados Unidos como en México.

La historia de José Aréchiga-Gamboa, también conocido como “Norberto Sicairos-García” se remonta al  30 de diciembre de 2013 cuando desde México viajó con un pasaporte falso a Amsterdam, Holanda, en donde fue detenido  obedeciendo a una orden del gobierno de Estados Unidos que lo acusaba  de conspiración para importar cocaína y marihuana.

Además, lo acusaba de trabajar para el Cártel de Sinaloa como guardaespaldas y ser líder de un grupo llamado “Los Ántrax”, desde el cual le proporcionaba seguridad a dicho cártel en los envíos de drogas.

Las autoridades holandesas usaron técnicas forenses para determinar su identidad debido a que “El Chino Ántrax” se había sometido a una cirugía plástica significativa y había intentado alterar sus huellas digitales.

Aréchiga-Gamboa llegó a San Diego el 11 de julio de 2014 acusado por delitos de narcotráfico y en mayo del 2015, ante el juez Dana M. Sabraw, se declaró culpable y admitió que, como miembro de alto nivel del Cártel de Sinaloa, con sede en México, él y sus cómplices coordinaron el transporte de toneladas de cocaína y marihuana en Estados Unidos, y ordenó o participó en violencia relacionada con el cártel.

Admitió también haber perdido US$ 1 millón procedente de las ganancias del narcotráfico.

De acuerdo con el reporte judicial, José Aréchiga-Gamboa fue puesto en libertad condicional el pasado 3 de marzo después de cumplir una sentencia de 87 meses en la cárcel de seguridad máxima Metropolitan Correctional Center de San Diego, es decir 7 años y 3 meses.

Para concederle tal beneficio, el magistrado Sabraw consideró su buena conducta y porque había accedido a colaborar con los fiscales.

A Aréchiga-Gamboa le esperaban cinco años más en prisión domiciliaria para cumplir con su sentencia. El expediente judicial indica que no informar un cambio de dirección puede resultar en la revocación de la libertad supervisada y el tiempo adicional en prisión. El juez Sabraw pide que si lo arrestan pase nueve meses más en prisión.

CNN en español se contactó con las oficinas de la Fiscalía del Distrito Sur de California, así como con las oficinas de la DEA de esa ciudad para conocer detalles de la fuga, además de los operativos que es estarían realizando para dar con el paradero de José Aréchiga-Gamboa.

Ambas oficinas respondieron que no tienen comentario sobre su desaparición.