CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

La bigamia ya no es un delito en este estado de EE.UU.

Por Harmeet Kaur

(CNN) — Una ley que despenaliza efectivamente la bigamia, es decir, cuando dos personas se casan mientras al menos una de ellas ya estaba legalmente casada, ahora está en vigencia en Utah.

Durante décadas, la bigamia fue un delito de tercer grado, legalmente punible con hasta cinco años de prisión y una multa de hasta US$ 5.000. La nueva ley lo convierte en una infracción, poniendo el delito a la par de una multa de tráfico.

El proyecto de ley fue firmado por el gobernador Gary Herbert en marzo y entró en vigencia el martes.

La poligamia ha sido practicada en Utah por ciertos grupos religiosos desde antes de que se convirtiera en un estado y continúa persistiendo hasta el día de hoy.

Aunque la práctica ha sido ilegal durante mucho tiempo según la ley estatal y federal, la oficina del fiscal general de Utah se ha negado a enjuiciar el delito, excepto cuando se comete junto con otros.

La nueva ley hace oficial la política del fiscal. Los partidarios de la ley dicen que la reducción de la pena por bigamia elimina las barreras que anteriormente impedían que las posibles víctimas de abuso se presentaran por temor a ser procesados.

Impulsor del proyecto de ley calificó la ley anterior de inaplicable

La ley fue aprobada por la legislatura en febrero con un apoyo abrumador, aunque enfrentó cierta oposición de grupos de defensa que argumentaron que normalizaba lo que llamaban una práctica inherentemente opresiva y permitía el abuso de mujeres y niños.

La senadora estatal republicana Deidre Henderson, patrocinadora principal del proyecto de ley, calificó la ley anterior de Utah como inaplicable, diciendo que no impidió que las personas se involucraran en la poligamia, sino que aisló a las comunidades polígamas y evitó que las víctimas potenciales denunciaran el abuso.

«La aplicación vigorosa de la ley a mediados del siglo XX no disuadió la práctica del matrimonio plural», escribió en un correo electrónico a CNN en febrero.

«En cambio, estas acciones del Gobierno llevaron a las familias polígamas a la clandestinidad en una sociedad a la sombra donde los vulnerables son presas fáciles. Marcar a todos los polígamos como delincuentes ha facilitado el abuso, no eliminado la poligamia».

Henderson escribió en un artículo de opinión para The Salt Lake Tribune en febrero que algunos polígamos actuales y anteriores habían compartido con ella que habían sido abusados, pero que se habían enfrentado a la presión de sus familias para mantenerlo en secreto por temor a las posibles consecuencias que podrían enfrentar al informar a la policía.

«La historia de redadas y separaciones familiares, combinada con la prohibición general de un estilo de vida, lleva al temor de que una investigación pueda dividir a toda una familia, retirar a los niños y encarcelar a los padres», escribió Henderson. «Ese es un gran obstáculo, por lo que el abuso se mantiene en silencio».

Henderson agregó que no estaba buscando legalizar la poligamia o la emisión de licencias de matrimonio múltiples, sino que estaba tratando de «abordar la crisis de derechos humanos que nuestra ley ha creado».

La nueva ley codifica la política del fiscal general de Utah de no enjuiciar en general el delito de bigamia, excepto cuando se comete junto con otros delitos, como abuso infantil o agresión sexual, o bajo falsas pretensiones. Aumenta las penas en tales casos.

«La intención del proyecto de ley es eliminar el temor de arresto, encarcelamiento y que los niños sean retirados a la custodia del estado para alentar más informes, facilitar la investigación del abuso y reducir la gran barrera para la integración comunitaria», dijo Henderson a CNN en febrero.

Los opositores dicen que el proyecto de ley normaliza la poligamia

La Coalición Sound Choices, una organización sin fines de lucro opuesta a la poligamia, condenó la despenalización de la bigamia cuando se aprobó el proyecto de ley en febrero.

«Esto es aborrecible para nosotros, para muchas víctimas de polígamos y para otras personas de Utah que reconocen que la poligamia religiosa, como se practica en Utah y en todo el país, es responsable de muchas violaciones graves de los derechos humanos», dijo la organización en un comunicado de prensa.

«La mayoría de los que viven en estos grupos y familias polígamos fundamentalistas son tratados como propiedad, obligados a trabajar sin paga, comercializadas como hijas, obligadas a tener relaciones sexuales no deseadas y a dar a luz a numerosos niños que no pueden cuidar».

La organización calificó el proyecto de ley como un paso hacia la legalización de la práctica de la poligamia y dijo que le preocupaba que la legislación permitiera el crecimiento de la poligamia.