CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

[OPINIÓN] Una madre ejecutiva: Estaba haciendo muchos malabares y la pandemia golpeó

Por Giovanna Gray Lockhart

Nota del editor: Giovanna Gray Lockhart es la directora de estrategia de The Riveter, una comunidad en línea y compañía de contenido para los 75 millones de mujeres trabajadoras en EE.UU. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinión.

(CNN) — El 14 de marzo comenzó con un dolor de cabeza y fatiga. Tengo 39 años, soy madre de dos hijos pequeños y trabajo como ejecutiva en una nueva empresa, así que si estoy cansada y me duele la cabeza, no es motivo de preocupación, es solo parte de mi vida.

Mi amada abuela había fallecido, así que pensé que quizás los síntomas estaban relacionados con el estrés de mi vida y la tristeza que sentía. Esa tristeza se extendió más allá de lo que sucedía en mi propia vida mientras veía las noticia sobre las muertes relacionadas con el coronavirus en China e Italia.

Mientras practicaba el distanciamiento social, no podía aislarme de mi familia. Eso simplemente no es posible. Los niños pequeños quieren a su mami, especialmente cuando se interrumpen sus rutinas y solo se puede acceder a sus maestros y amigos por medio de pantallas. Te buscan para que todo tenga sentido, y tu trabajo consiste en recordarles constantemente que están a salvo, incluso cuando estás enfermo y cuestionas la seguridad de tu familia.

Tampoco es posible aislarse del trabajo cuando intentas dirigir tu empresa en medio de una pandemia que además impacta y reduce los ingresos. Así que trabajé, cuidé de mi familia y fui al supermercado. Trabajé con la enfermedad porque no estaba totalmente segura de tener el coronavirus. Pensé que la confusión mental que estaba experimentando era el resultado de todo el estrés en el trabajo y la incertidumbre de cuánto tiempo estaríamos atrapados en casa.

A medida que pasaban los días, mi fatiga empeoró. Estuve en varias llamadas por Zoom toda la mañana (tanto para mi propio trabajo como para la escuela de mis hijos), y luego a las 2 de la tarde no pude mantener los ojos abiertos y tuve que dormir varias horas por la tarde. Para mí, esto fue mucho más intenso que la sensación normal que conlleva hacer malabares con mis responsabilidades diarias.

Y luego otras cosas comenzaron a suceder en mi cuerpo.

Por la noche, tendría estos intensos dolores en la parte baja de la espalda y las piernas. Tenía una pesadez en el pecho, como si alguien estuviera sentado en él. Me recordó cuando di a luz a mi hijo por cesárea y el obstetra me dijo: «Ahora se sentirá como si un elefante estuviera sentado en tu pecho mientras saco su cabeza de la caja torácica».

Desarrollé una erupción persistente en mis espinillas y estaba sin aliento cuando subía y bajaba las escaleras. Mi fiebre nunca superó los 101, e incluso eso solo duró tres días. Tuve una sensación de ardor en mis senos nasales como si me hubiera metido agua por la nariz en la piscina. Luego, 10 días después, mientras hacía la cena de mi familia una noche, me di cuenta de que no podía oler las cebollas que se cocinaban en la sartén. Busqué en Google, le dije a mis amigos. Encontré un artículo sobre cómo algunos pacientes positivos para covid-19 experimentaban pérdida de sabor y olfato, pero esos pacientes estaban en el hospital y gravemente enfermos.

Mi preocupación aumentó, pero ¿qué podría hacer?

Estuve en contacto con mi médico durante todo este tiempo. Cada vez que experimentaba un nuevo síntoma, le enviaba un correo electrónico. Quería entrar y verla en persona, pero las órdenes de refugio decían que tenía que depender de la telemedicina. Había preguntado si era el coronavirus. Ella no lo creía así. No tenía tos seca ni fiebre alta y no había viajado recientemente. E incluso si pensara que podría ser, sin problemas respiratorios severos no podría hacerme una prueba y no había nada que hacer excepto descansar y quedarme en casa.

Para la primera semana de abril, mi energía comenzó a regresar y me sentí mejor. Incluso me disculpé con mis colegas durante una reunión de Zoom: «Hola chicos, gracias por ser pacientes conmigo mientras no me sentía bien en las últimas semanas. Estoy de vuelta ahora y completamente presente».

Sinceramente, eso fue una mentira. Todavía sentía dificultad para respirar y presión en el pecho, principalmente de noche, cuando el caos del día había terminado. ¿Tal vez no se había ido? Leí los artículos sobre personas de 30 y 40 años que morían de apoplejías. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades finalmente enumeraron muchos de los síntomas que había tenido en la lista oficial. Entonces, pensé que lo tenía y eso fue todo. Pero mi médico dijo: «Necesitamos hacer algunas pruebas. Parece que definitivamente lo tuviste».

El 5 de mayo me hicieron una tomografía computarizada de mis pulmones, un electrocardiograma, un panel completo de análisis de sangre y me dieron el visto bueno. Di positivo por anticuerpos covid-19. También aprendí que el probable culpable de mi continua falta de aliento y presión en el pecho era la ansiedad. Ahora, antes de covid-19, tenía ansiedad, que manejo con medicamentos. Durante este tiempo, contacté a mi psiquiatra y me dijo que muchos de sus pacientes estaban experimentando una ansiedad nueva y más fuerte, pero que era importante descartar cualquier problema médico primero.

Si no hubiera tenido acceso a una excelente atención médica, las interrogantes seguirían.

Un estudio reciente de Lean In descubrió que el 25% de las mujeres han experimentado síntomas físicos de ansiedad severa durante la pandemia, en comparación con solo el 11% de los hombres. El estudio también encontró que las mujeres que trabajan a tiempo completo y que también son madres y parejas tienen «más del doble de probabilidades que los hombres en la misma situación de sentir que tienen más que hacer de lo que posiblemente puedan manejar (31% vs. 13% ) «.

Para mí la enfermedad, mientras trabajaba y criaba a una familia durante una pandemia, fue demasiado. Y sé que otras mujeres también sienten la presión de cumplir con distintos roles, y luego se disculpan si algo falla por razones fuera de su control. En circunstancias normales, esto es un desafío, pero las cosas se magnifican ahora.

Estos no son tiempos normales, por lo que debemos darles a las mujeres el espacio para sentirse más cómodas y pedir ayuda.

Junto con esto, las pruebas son cruciales. El hecho de que muchas todavía no puedan acceder a las pruebas de covid-19 y serología es un obstáculo. Si crees que tienes o tuviste el coronavirus y estás en un estado donde puedes acceder a una prueba, te animo a que lo hagas.

Y si tiene síntomas de ansiedad, habla con alguien y no tengas miedo de pedir medicamentos. Las mujeres son excelentes para abogar por los demás, pero también debemos abogar por nosotros mismos. Todo realmente se vendrá abajo si no lo hacemos.