CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Director de agencia de vacunas en EE.UU., que fue despedido, advierte falta de un “plan coordinado” para el covid-19

Por Alex Rogers, Jeremy Diamond, Kaitlan Collins

(CNN) – Rick Bright, el despedido director de una agencia federal clave encargada de desarrollar respuestas para enfermedades infecciosas, testificó este jueves ante el Congreso que Estados Unidos enfrentará una crisis aún peor si no cuenta con medidas adicionales para frenar la pandemia de coronavirus.

“Nuestra ventana de oportunidad se está cerrando”, advirtió Bright. “Sin una mejor planificación, 2020 podría ser el invierno más oscuro de la historia moderna”, añadió.

Bright criticó al gobierno de Trump por no ejecutar un “plan estándar, centralizado y coordinado” para combatir el virus, y cuestionó el plazo que las autoridades han previsto para tener una vacuna. Su testimonio ocurre una semana después de que presentara una denuncia, en la que argumenta que fue despedido de su trabajo al frente de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA, por sus siglas en inglés), porque se opuso al uso de un medicamento mencionado frecuentemente por el presidente Donald Trump como posible tratamiento para el coronavirus.

Aproximadamente una hora antes de la audiencia de Bright ante el Congreso, Trump tuiteó que “nunca había conocido” y “ni siquiera había oído hablar de” Bright. Sin embargo, añadió que considera al alto asesor de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) un “empleado insatisfecho, que no le agrada ni es respetado por las personas con las que hablé y quien, por su actitud, ¡ya no debería estar trabajando para nuestro gobierno!”.

Ante el subcomité de salud de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Bright instó al gobierno de Trump a considerar una serie de acciones, incluyendo aumentar la producción de equipos esenciales y establecer una estrategia nacional de pruebas de detección, así como un estándar nacional para la adquisición de suministros. También hizo un llamado a los altos funcionarios para que “lideren” con ejemplo y usen máscaras faciales y respeten el distanciamiento social.

Bright afirmó que el gobierno omitió las “señales de alerta temprana” para prevenir la propagación del virus. Sostuvo que “nunca olvidaría” un correo electrónico de Mike Bowen, el otro testigo de la audiencia y vicepresidente de la compañía de suministros médicos Prestige Ameritech, indicando que el abastecimiento de máscaras N95 en Estados Unidos, las máscaras protectoras utilizadas por profesionales de la salud, estaba en un nivel arriesgado.

“Él dijo: ‘Estamos en una mie*** profunda”’, dijo Bright en su testimonio. “‘El mundo lo está’”.

Bright indicó que “impulsó” esa advertencia “a los niveles más altos” que pudo en el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), pero no recibió “ninguna respuesta”.

“Desde ese momento supe que íbamos a tener una crisis para los trabajadores de la salud porque no estábamos tomando medidas”, añadió Bright. “Ya estábamos detrás”.

En su declaración escrita, Bright culpó al liderazgo del HHS por ser “despectivo” frente sus “predicciones urgentes”. El exdirector escribió que sabía que Estados Unidos tenía una “escasez crítica de suministros necesarios” y equipo de protección personal durante los primeros tres meses del año, y que insistió en vano al Departamento de Salud y Servicios Humanos que aumentara la producción de máscaras, respiradores artificiales, jeringas e hisopos. También argumentó que enfrentó “hostilidad y marginación” por parte de funcionarios del HHS luego de que informara al asesor comercial de la Casa Blanca Peter Navarro y a miembros del Congreso, “quienes entendían mejor la urgencia de actuar”.

Y señaló que fue removido de su cargo como director de BARDA y transferido a “una posición más limitada y menos impactante” en los NIH después de que “resistiera los esfuerzos por promover” la cloroquina “no comprobada” para el tratamiento de covid-19.

La verdad sobre la hidroxicloroquina para tratar el covid-19 3:06

Un portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos respondió que esto se debió a “un asunto de personal que se encuentra actualmente bajo revisión”, pero señaló que “está en total desacuerdo con las denuncias y caracterizaciones”.

Bright está buscando ser reincorporado a su posición como jefe de BARDA. La Oficina del Fiscal Especial, que está revisando la queja de Bright, ha determinado que pudo existir una “probabilidad sustancial de irregularidades” al sacarlo de su puesto, según los abogados de Bright.

La representante Anna Eshoo, demócrata de California y presidenta del panel, aseguró que Bright “era la persona correcta, con el juicio correcto, en el momento correcto”.

“No podemos tener un sistema en el que el gobierno despide a quienes lo hacen bien y recompensa a quienes lo hacen completamente mal”, agregó Eshoo.

Durante su testimonio, Bright también puso en duda la meta del gobierno de Trump de fabricar una de 12 a 18 meses. En ese sentido, consideró este periodo demasiado optimista y lo calificó de “un plazo agresivo” al señalar que por lo general fabricar una vacuna toma hasta 10 años.

Designan jefes de Operación Warp para producir vacuna contra covid-19 0:34

“Mi preocupación es que si nos apresuramos mucho y consideramos eliminar los pasos críticos, es posible que no tengamos una evaluación completa de la seguridad de esa vacuna”, apuntó Bright. “Entonces, todavía va a tomar algo de tiempo”, insistió.

Algunos republicanos en la subcomisión dijeron que la audiencia no debería haberse realizado.

El representante Michael Burgess, principal republicano en el panel, señaló que “todos los informantes deben ser escuchados”, pero agregó que la audiencia fue “prematura” y un “daño” a la investigación del fiscal especial ya que la denuncia de Bright se presentó solo hace una semana.

En la misma línea, el representante republicano Richard Hudson, de Carolina del Norte, afirmó que la audiencia no era sobre la denuncia, sino para “socavar al gobierno durante una crisis nacional y mundial”.

La reunión de la subcomisión este jueves se produce dos días después de una audiencia muy seguida en el Senado que contó con la participación del Dr. Anthony Fauci, quien dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Fauci señaló en ese momento que tener acceso a una vacuna para el comienzo del año escolar en otoño sería “un poco lejano” y advirtió que algunas escuelas no se abrirán pronto, lo que Trump luego calificó como “una respuesta inaceptable”.

Los riesgos de la reapertura en EE.UU., según Fauci 0:50

Fauci también testificó desde su casa, donde se encuentra en cuarentena, ya que estuvo en contacto con un miembro del personal de la Casa Blanca que dio positivo. Pero Bright compareció físicamente a la audiencia usando una máscara facial, al igual que los legisladores que lo interrogaron. Muchos miembros de la Cámara se han alejado del Capitolio desde que comenzó el brote, aunque se espera que regresen este viernes para votar sobre un proyecto de ley multimillonario de los demócratas para continuar con la respuesta a la crisis.

Lauren Fox y Gloria Borger, las dos de CNN, contribuyeron a este informe.