CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

Estados Unidos eleva la presión militar sobre China a medida que aumentan las tensiones por la pandemia

Por Barbara Starr, Ryan Browne

(CNN) — Estados Unidos está aumentando la presión militar sobre China en medio de las crecientes tensiones sobre el Mar de China Meridional y acusa a Beijing de tratar de aprovechar la pandemia de coronavirus para extender su esfera de influencia en la región.

En las últimas semanas, los barcos de la Marina estadounidense y los bombarderos B-1 de la Fuerza Aérea han emprendido misiones destinadas a enviar el mensaje bastante público de que las Fuerzas Armadas de EE. UU. tienen la intención de mantener una presencia en la región y tranquilizar a sus aliados.

También es una prioridad para el Pentágono que el portaaviones USS Theodore Roosevelt vuelva al mar en la región a finales de mes.

Las medidas se producen cuando Estados Unidos aumenta la presión diplomática con el presidente Donald Trump y el secretario de Estado, Mike Pompeo, atacando públicamente a Beijing por no detener la propagación del virus y no ser transparente durante las primeras etapas del brote que se originó en el país.

El Pentágono acusó a China de explotar la pandemia para obtener ventajas militares y económicas al expandir las áreas en las que opera.

«La República Popular de China está tratando de utilizar el enfoque regional en covid para promover sus propios intereses de manera asertiva», dijo el miércoles a CNN el capitán de la Marina de EE. UU., Michael Kafka, portavoz del Comando Indo-Pacífico del las fuerzas armadas estadounidenses.

El Pentágono dice que la pandemia no le ha hecho daño a sus capacidades

Y el Pentágono dejó en claro que el brote de coronavirus no le ha hecho daño a su capacidad de responder a las acciones chinas.

«Tenemos la capacidad de proporcionar fuego de largo alcance en cualquier lugar, en cualquier momento y llevar una potencia de fuego abrumadora, incluso durante la pandemia», dijo el general Timothy Ray, comandante del comando de Ataque Global de la Fuerza Aérea que supervisa la fuerza del bombardero en el zona.

El miércoles, la Flota Pacífico de la Marina dio el paso inusual de anunciar que todos sus submarinos en la región estaban realizando operaciones en el mar «en apoyo de una región libre y abierta del Indo-Pacífico en medio de la pandemia causada por el coronavirus».

Mientras que las fuerzas armadas estadounidenses finalizaron recientemente su «presencia continua de bombarderos» en la isla de Guam en el Pacífico por primera vez desde 2004, la Fuerza Aérea de EE.UU. ha continuado enviando bombarderos a la región.

En las últimas semanas, EE.UU. voló bombarderos B-1 desde bases en EE. UU. a la región en tres ocasiones distintas, incluida una operación sobre el Mar de China Meridional y el despliegue de cuatro bombarderos B-1 y 200 miembros del personal de la Base de la Fuerza Aérea Dyess en Texas a Guam.

MIRA: El espionaje de China no es nuevo, pero ahora es cuestión de seguridad nacional

A finales del mes pasado, la Marina de EE. UU. también desafió las aguas que rodean las islas Spratly y Paracel en el Mar de China Meridional, islas disputadas sobre las que Estados Unidos ha dicho durante mucho tiempo que China está utilizando para albergar armas e instalaciones militares.

Esos desafíos provocaron una aguda reprimenda de Beijing, quien instó a EE. UU. a centrarse en su respuesta al coronavirus y a cesar tales operaciones militares.

«China insta a Estados Unidos a concentrarse en sus propios problemas de prevención y control de la pandemia, hacer más contribuciones a la lucha global contra el covid-19 e inmediatamente detener las operaciones militares que son perjudiciales para la seguridad, la paz y la estabilidad regionales», dijo en un comunicado el coronel Li Huamin, portavoz del Comando del Teatro Sur del Ejército Popular de Liberación.

Nadie sugiere que Estados Unidos se dirija hacia un conflicto con China, pero el secretario de Defensa, Mark Esper, continúa haciendo mitigar a Beijing una prioridad.

«Nos preocupa la creciente actividad oportunista de la República Popular de China para coaccionar a sus vecinos y presionar sus reclamos marítimos ilegales en el Mar del Sur de China, mientras que la región y el mundo se centran en abordar la pandemia de covid-19», dijo a CNN el teniente coronel Dave Eastburn, portavoz del Pentágono.

China ha criticado durante mucho tiempo lo que llama provocaciones de EE. UU. y sus esfuerzos militares en el Mar de China Meridional que comenzaron hace varios años cuando China hizo reclamos sobre territorios en disputa.

El Mar de China Meridional es crucial estratégicamente

El Mar de China Meridional se considera una ubicación estratégica crucial, ya que alberga algunas de las rutas de navegación más concurridas del mundo, así como posibles depósitos de recursos naturales como el petróleo y el gas. Partes del mar son disputadas por múltiples demandantes, incluidos China, Vietnam, Filipinas, Malasia y Taiwán. China ha construido puestos avanzados en islas artificiales en el área en disputa, ubicando allí instalaciones militares y misiles como parte de un intento de ejercer control sobre las vías fluviales estratégicas, según funcionarios estadounidenses.

«Continuamos ejecutando un programa global de operaciones de Libertad de Navegación en el que los buques de la Marina de EE. UU. desafían de manera segura y profesional los reclamos marítimos excesivos, incluidos los del Mar de China Meridional. También realizamos tránsitos de rutina a través del Estrecho de Taiwán para demostrar aún más que Estados Unidos volará, navegará y operará en cualquier lugar que permita el derecho internacional», dijo Kafka.

El miércoles, un destructor de misiles guiados de la Marina de EE. UU., el USS McCampbell, transitó por el estrecho de Taiwán.

MIRA: Brett Crozier, ¿destituido por alertar de coronavirus en el buque Roosevelt?

«El tránsito del barco a través del Estrecho de Taiwán demuestra el compromiso de Estados Unidos con un Indo-Pacífico libre y abierto», dijo a CNN el teniente Anthony Junco, portavoz de la Séptima Flota de la Armada de los Estados Unidos.

Estados Unidos navega habitualmente por el Estrecho de Taiwán, pero las fuerzas militares chinas consideran que la vía fluvial estratégica que separa a China de Taiwán es un área prioritaria y, a menudo, hace sombra a los buques estadounidenses que navegan por el área.

China habitualmente protesta por las actividades de la Marina de EE.UU. en la región y, a menudo, despacha barcos o aviones para vigilar a los buques estadounidenses. Luego de la operación de libertad de navegación de Estados Unidos que desafió los reclamos chinos a las Islas Paracel a finales del mes pasado, las autoridades chinas dijeron que Estados Unidos estaba participando en «actos provocativos» que «fácilmente podrían desencadenar un incidente inesperado».

Estados Unidos también dice que China ha intentado intimidar a otras naciones de la región.

A mediados de abril, China desplegó un buque de reconocimiento, el Haiyang Dizhi 8, junto con hasta 10 barcos de la Guardia Costera y milicias marítimas, como parte de una aparente demostración de fuerza en un área reclamada por Malasia y Beijing, según dos funcionarios de defensa.

La medida fue un intento aparente de intimidar a una compañía petrolera estatal de Malasia que había desplegado un buque de perforación con bandera panameña, el West Capella, para buscar petróleo en el área.

La utilización de una encuesta de flotillas dirigidas por barcos para hostigar a los demandantes del Mar del Sur de China «es una estrategia china ya probada», dijo un funcionario, y agregó que China había usado tácticas similares contra Vietnam.

Estados Unidos respondió a principios de este mes navegando dos veces en buques de guerra cerca del barco de perforación, una muestra de fuerza destinada a indicarle a Beijing que la Marina de EE. UU. puede desafiar cualquier intento chino de incautar recursos en el área.

«Estamos comprometidos con un orden basado sobre reglas en el Mar de China Meridional y continuaremos defendiendo la libertad de los mares y el estado de derecho», dijo en un comunicado el almirante John Aquilino, comandante de la Flota del Pacífico de EE. UU. después de una de las «operaciones de presencia» cerca del buque de perforación.

«El Partido Comunista Chino debe poner fin a su patrón de intimidación en el sudeste asiático por petróleo, gas y pesca en alta mar. Millones de personas en la región dependen de esos recursos para su sustento», agregó.

China también parece estar usando su fuerza militar para enviar un mensaje de que es capaz de operar a distancias más largas durante períodos más largos para desafiar a sus vecinos y a Estados Unidos. Estados Unidos dice que el único portaaviones operacional de China ingresó al Mar de China Meridional la semana pasada junto con varios otros buques de guerra.

Brad Lendon de CNN contribuyó a este informe.