CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | La mesa esta puesta para Joe Biden

Por Carlos A. Montaner

Nota del editor: Carlos Alberto Montaner es escritor y analista político de CNN en Español. Sus columnas se publican en decenas de diarios de España, Estados Unidos y América Latina. Montaner es, además, vicepresidente de la Internacional Liberal. Las opiniones expresadas aquí son propias del autor. Lea más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN Español) — El estado de la Florida es un territorio sin dueño político. Unas veces vota por los republicanos y otras por los demócratas.

Los hispanos constituyen un notable porcentaje de los electores. Los cubanos eran el grupo mayoritario, pero tal vez los puertorriqueños los han sobrepasado. Los cubanos, grosso modo, son republicanos. Los puertorriqueños suelen ser demócratas.

Joe Biden, el virtual candidato presidencial demócrata, es un centrista. En Estados Unidos también se le llama a eso Third Way. Una de las razones por las que fue elegido como “vice” fue para equilibrar el supuesto peso del “izquierdismo” de Obama.

La mayoría de los cubanos y los venezolanos exiliados quiere que el inquilino de la Casa Blanca le exija al régimen de La Habana que deje de apoyar a Maduro y a otros narcoterroristas.

El Departamento de Estado le notificó el 13 de mayo al Congreso en Washington que Irán, Corea del Norte, Siria, Venezuela y Cuba son países que “no cooperaron plenamente” con las iniciativas de EE.UU. contra el terrorismo durante 2019.

Se la han puesto en bandeja de plata a Joe Biden para ganar el estado de la Florida. Debe comprometerse a no rectificar las medidas del Gobierno de Trump en relación con Cuba y Venezuela, incluidas las sanciones individuales, mientras los dos países no tengan un certificado de buena conducta (que no merecen ni creo tendrán).

En todo caso, es lo que se espera de un demócrata moderado.