CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

India y Bangladesh ya están sufriendo con el coronavirus. Ahora un supertifón se dirige hacia ellos

Por Swati Gupta, Joshua Berlinger

(CNN) — Un poderoso ciclón que se formó en la Bahía de Bengala se dirige directamente a la frontera entre India y Bangladesh, lo que conlleva la posibilidad de una gran destrucción y agitación en dos países que aún luchan contra la pandemia de covid-19.

El ciclón Amphan se ha fortalecido al equivalente de un fuerte huracán atlántico de categoría 5, o un supertifón en el Pacífico occidental. Amphan está acumulando vientos de 260 kilómetros por hora, aunque los pronosticadores esperan que la tormenta se debilite antes de tocar tierra el miércoles cerca del delta del río Ganges.

Incluso si la tormenta golpea después de debilitarse, podría causar un daño significativo. Se pronostica que Amphan tocará tierra cerca de áreas pobres y densamente pobladas con infraestructura notoriamente poco confiable. Si aterriza en el delta bajo, también existe la posibilidad de grandes marejadas ciclónicas, tal vez incluso de hasta 9 metros.

Los desastres naturales son trágicamente comunes en esta parte del mundo, pero esta podría ser la primera tormenta poderosa que golpee a India y Bangladesh en medio de una emergencia de salud global.

Hasta el lunes por la mañana, Bangladesh había identificado al menos 22.268 casos de covid-19 y 328 muertes relacionadas con el virus, mientras que India había contado al menos 96.169 pacientes y 3.029 muertes, según la lista global compilada por la Universidad Johns Hopkins.

Ambos países aún no han disminuido sus tasas de nuevas infecciones.

Las autoridades indias dijeron el lunes que el país identificó más de 5.000 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, el mayor número de casos identificados en un solo día desde que comenzó la pandemia. Bangladesh registró 1.273 casos nuevos en las últimas 24 horas, según el Ministerio de Salud y Bienestar Familiar del país.

MIRA: India registra su primera baja en emisiones de carbono en cuatro décadas

Hacer malabarismos con dos desastres será difícil, especialmente cuando las medidas para salvar vidas durante una tormenta, como establecer centros de evacuación densamente poblados, son difíciles de hacer mientras se siguen las medidas de distanciamiento social.

El estado indio de Odisha ha puesto en alerta máxima a 12 distritos costeros, mientras que la vecina Bengala Occidental, que se encuentra en la frontera de India con Bangladesh, ha emitido una alerta de ciclón en sus seis distritos costeros, incluido Kolkata, una de las ciudades más pobladas de India con más de 4,4 millones de habitantes.

SN Pradhan, director general de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres (NDRF) de India, dijo que las autoridades están desplegando 10 equipos en Odisha y siete en Bengala Occidental para comenzar los esfuerzos de evacuación. Veinte equipos del NDRF están en espera, dijo Pradhan.

La tormenta también podría provocar fuertes lluvias en el campamento de refugiados más grande del mundo en Cox’s Bazar, donde viven casi 1 millón de refugiados rohingya después de huir de la violencia en el estado de Rakhine de Myanmar.

MIRA: Myanmar: 600 mil rohingyas viven bajo amenaza de genocidio, según ONU

Una tormenta podría ser particularmente devastadora en el campamento, especialmente cuando se considera que los primeros casos conocidos de covid-19 se confirmaron allí la semana pasada. Un defensor de los derechos humanos dijo que un nuevo brote de coronavirus en el campo sería un «escenario de pesadilla».

«La prevalencia de las condiciones de salud subyacentes entre los refugiados y el deterioro de las condiciones sanitarias que seguramente vendrán con el inminente monzón y la temporada de inundaciones hacen que la bruja crezca en condiciones en las que el virus seguramente prosperará», dijo Daniel P. Sullivan, quien trabaja para la organización estadounidense Refugees International.

Michael Guy en Atlanta y Rishabh Madhavendra Pratap en Nueva Delhi contribuyeron reportando.