CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los gobernadores hacen malabares para reabrir EE. UU. a medida que el número de víctimas mortales por covid-19 se acerca a 90.000 en el país

Por Christina Maxouris

(CNN) — Los gobernadores de todo Estados Unidos haciendo malabares mientras intentan reabrir sus economías sin desencadenar un segundo pico de casos de coronavirus.

Por ahora, todos menos dos estados han aflojado las restricciones para ayudar a frenar la propagación del virus. Algunos comenzaron a permitir reuniones limitadas, mientras que otros permitieron que los restaurantes y algunas empresas reabrieran sus puertas con precaución.

Y aunque muchas partes del país han expresado su esperanza acerca de que su número de casos aparentemente se está desacelerando, otros estados han reportado aumentos. Hasta ahora, más de 1.486.000 estadounidenses han dado positivo por el virus y al menos 89.562 han muerto, según la Universidad Johns Hopkins.

En Texas, las autoridades informaron el aumento más alto en un solo día en casos nuevos durante el fin de semana, pero el gobernador lo atribuyó a que se hicieron más pruebas. Los restaurantes, cines y centros comerciales han estado abiertos durante un poco más de dos semanas, y se espera que el gobernador anuncie el próximo paso en la reapertura del estado, este lunes.

En Florida, los funcionarios de salud dieron cuenta de 777 nuevos casos de coronavirus, agregando que las pruebas estatales también aumentaron la semana pasada, según un comunicado publicado el domingo. El lunes, el estado entrará en su primera fase completa de reapertura, lo que permitirá que restaurantes, tiendas minoristas y gimnasios en toda la Florida vuelvan a abrir con ciertas restricciones.

Y en California, que ahora se encuentra en la segunda de las cuatro fases de reapertura, el gobernador Gavin Newsom dijo que si bien era comprensivo con las preocupaciones de los residentes, quería avanzar con seguridad.

«Entiendo profundamente el estrés y la ansiedad que tiene la gente, que sueños enteros se han hecho trizas debido a los cierres, su cuenta de ahorros está agotada y sus calificaciones crediticias, destruidas», dijo Newsom, el domingo, a CNN Jake Tapper. «La pregunta es, ¿cómo alternar y hacer modificaciones significativas a la orden de confinamiento?».

MIRA: Elon Musk amenaza con llevarse la producción de Tesla de California

En qué punto están las escuelas

La guía para avanzar a menudo proviene de los líderes locales. Si bien la mayoría de los estados anunciaron que los estudiantes no regresarían a clases este año académico, un sindicato que representa a casi 1,7 millones de maestros ha publicado una guía sobre cómo las escuelas deben reabrir de manera segura, cuando lo hagan.

«Una vez que hayamos reducido el número de casos durante al menos 14 días con las pruebas adecuadas, los planes de reapertura pueden entrar en vigencia sobre una base de comunidad por comunidad», dice un informe, de abril, de la Federación Estadounidense de Maestros.

En sus planes de reapertura, las escuelas también deben considerar protecciones para el personal en riesgo y los estudiantes en riesgo, según el sindicato.

Mantener escuelas saludables también puede significar tener que reorganizar partes de ellas, lo que incluye hacer que las aulas sean más pequeñas, escalonar los horarios de almuerzo y elaborar planes alternativos para algunos programas después de la escuela, de acuerdo con la guía.

«Si bien nuestras escuelas públicas no cuentan con suficientes recursos, y debemos continuar luchando para cambiar eso, los próximos dos años son una oportunidad para visualizar cómo se ve la escolarización en una era posterior a la pandemia, para garantizar que cada niño tenga la oportunidad prosperar», dice el informe.

Pruebas

Para las regiones que informan de más casos nuevos, no está claro si se debe a que se están haciendo más pruebas o a que el virus se propaga de manera más desenfrenada.

El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, dijo a Tapper el domingo que el país había realizado más de 10 millones de pruebas de coronavirus, y que el Gobierno federal ahora estaba implementando pruebas rápidas en instalaciones de envasado de carne y hogares de ancianos, entre otros lugares.

En las próximas semanas, las proyecciones muestran que se administrarán casi 13 millones de pruebas, dijo.

Nueva York, una vez el epicentro de la pandemia en el país, está realizando alrededor de 40.000 pruebas de coronavirus por día, según el gobernador Andrew Cuomo, quien agregó que el estado está haciendo «significativamente más» pruebas de diagnóstico por población que otros países.

MIRA: Nueva York investiga misteriosa enfermedad que afecta a niños con covid-19

Las autoridades han dicho que el estado ha pasado su pico. Y el gobernador dijo el domingo que dos regiones más, además de las cinco que ya están en la fase uno de reapertura, están cerca de comenzar a reabrir.

Cuomo también dijo que su estado junto con Nueva Jersey, Connecticut y Delaware abrirán playas para el fin de semana del Día de los Caídos (Memorial Day), que comienza el 22 de mayo, con restricciones.

Con las reaperturas por etapas en curso, una preocupación que permanece en Estados Unidos es cuán precisas son las pruebas de diagnóstico.

AdventHealth anunció que cerca de 35.000 pruebas para detectar el nuevo coronavirus, 33.000 de las cuales se llevaron a cabo en Florida, se consideraron poco confiables porque uno de los laboratorios de procesamiento «no pudo cumplir con su obligación».

La compañía dijo que estaba «trabajando diligentemente» para notificar a las personas afectadas por medio de cartas o llamadas telefónicas.

CDC al margen de la pandemia

Meses después de la pandemia, los expertos están pidiendo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) intensifiquen y lideren los esfuerzos estadounidenses para combatir el virus.

Los CDC han sido la agencia líder en la lucha contra las pandemias y brotes de enfermedades recientes, incluida la pandemia de influenza porcina H1N1 2009 y el brote de SRAS 2003-2004. Pero sus sesiones informativas regulares sobre el coronavirus se detuvieron en marzo y la Casa Blanca se hizo cargo.

Eso fue un error, según escribieron profesores y el personal de la Universidad Emory en una carta a Atlanta Journal-Constitution.

«Si queremos ganar la batalla contra el covid-19, necesitamos la independencia científica y la voz inquebrantable de los CDC», escribió el grupo.

«Durante los últimos 70 años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han sido el baluarte más fuerte de nuestra nación contra las amenazas a la salud pública. Su conjunto de habilidades, experiencia y credibilidad científica no tiene comparación con ninguna otra institución nacional o global. Los CDC sin restricciones y habilitados son totalmente capaces de dirigir y guiar la respuesta basada en evidencia de nuestra nación a las emergencias de salud pública».

En una columna de opinión de The Wall Street Journal, publicada el domingo, el excomisionado de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), el Dr. Scott Gottlieb, también sugirió que la agencia había estado inusualmente callada durante la pandemia.

LEE: Las pautas de los CDC archivadas por la administración Trump detallan una hoja de ruta mucho más estricta para la reapertura económica por el coronavirus

«Cualesquiera que sean las razones, los CDC han hablado con poca frecuencia y con más reticencia de lo habitual en las crisis de salud pública», dijo.

«Cuanto más información sobre cómo reducir el riesgo de propagación y la gravedad de la enfermedad, más vidas se pueden salvar y más cómodos se sentirán los estadounidenses acerca de comenzar a reanudar la vida normal», agregó.

Kristina Sgueglia, Kevin Bohn, Artemis Moshtaghian, Wesley Bruer, Maggie Fox, Giulia McDonnell Nieto del Río y Arman Azad contribuyeron a este informe.