CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

India y Bangladesh se preparan para la tormenta más fuerte jamás registrada en la bahía de Bengala

Por Ben Westcott, Vedika Sud, Manveena Suri

(CNN) — Millones de personas en la India y Bangladesh se encuentran en el camino de un superciclón que tocará tierra en menos de 36 horas. Amphan lleva vientos potencialmente dañinos y fuertes lluvias a una región que ya está luchando contra la pandemia de coronavirus.

El superciclón se convirtió en la tormenta más fuerte jamás registrada en la bahía de Bengala este lunes por la noche, después de intensificarse con vientos sostenidos de hasta 270 kilómetros por hora, según datos del Centro Conjunto de Alerta de Tifones de EE.UU.

Amphan se ha debilitado ligeramente desde entonces, pero sigue siendo el equivalente a huracán de categoría 4, o un supertifón en el Pacífico occidental, con vientos de hasta 240 km/h.

La bahía de Bengala, en la parte noreste del océano Índico, está posicionada entre la India, al oeste y noroeste; Bangladesh, al norte, y Myanmar, al este.

Amphan es solo el segundo superciclón que golpea la bahía de Bengala desde que comenzaron los registros. Durante el último supertifón, en 1999, casi 15.000 aldeas fueron afectadas y murieron casi 10.000 personas.

El superciclón tocará tierra en la frontera entre la India y Bangladesh, el miércoles por la noche, cerca de la ciudad india de Kolkata, hogar de más de 14 millones de personas.

Se planearon evacuaciones masivas

Las autoridades indias dijeron que hasta 300.000 personas en las zonas costeras de Bengala Occidental y Odisha están en peligro inmediato por la tormenta y pueden necesitar ser evacuadas.

Satya Narayan Pradhan, director general de la Fuerza Nacional de Socorro en Desastres (NDRS, por sus siglas en inglés) dijo que en el estado de Bengala Occidental normalmente hay espacio en refugios contra ciclones para 500.000 personas, pero debido a las reglas de distanciamiento social por epidemia de coronavirus, ese número se ha reducido en más de la mitad, a solo 200.000.

Se han organizado algunos autobuses, dijo, pero muchos irán caminando a los refugios de emergencia.

Pradhan agregó que las áreas amenazadas por el ciclón estaban relativamente menos desarrolladas, con muchos aldeanos en hogares temporales con techos de paja o de hojalata. «Eso va a estar en la línea de fuego», dijo.

En Bangladesh, el viceministro de Gestión de Desastres, Enamur Rahman, dijo que planeaban trasladar a unos dos millones de personas de las zonas costeras a más de 12.000 refugios contra ciclones.

Según el funcionario sénior de Información del Ministerio de Gestión de Desastres de Bangladesh, Selim Hossain, hay capacidad para que 9,1 millones de personas estén alojadas en refugios contra ciclones mientras se mantiene el distanciamiento social.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, revisó las medidas de respuesta de emergencia del país el lunes por la noche, antes de la llegada de la tormenta a la India.

El director general de la NDRF dijo anteriormente que 25 de sus equipos han sido desplegados en la región, con otros 12 listos en reserva, y otros 24 equipos también están en espera en diferentes partes de la India.

El Departamento de Meteorología de la India advirtió a los pescadores que permanezcan en tierra y que no naveguen durante las próximas 24 horas.

Después de la reunión, Modi dijo en su cuenta oficial de Twitter que se habían discutido los planes de evacuación, así como otras medidas de respuesta de emergencia.

«Rezo por la seguridad de todos y aseguro todo el apoyo posible del Gobierno central», dijo.

Pandemia de coronavirus

La tormenta se produce cuando la India y Bangladesh luchan por controlar los brotes locales de coronavirus. La India contabilizada, hasta el lunes, más de 100.000 contagios confirmados, según la Universidad Johns Hopkins, registrando su mayor aumento de un día con un total de 5.242 casos nuevos.

Mientras tanto, el recuento de infecciones en Bangladesh está aumentando rápidamente, con más de 1.300 casos nuevos, el domingo, su mayor aumento hasta la fecha. En total, el país ha registrado 23.870 infecciones confirmadas, según la Universidad Johns Hopkins.

Abordar ambos desastres a la vez será un desafío para los dos gobiernos, especialmente si intentan mantener el distanciamiento social en los centros de evacuación y los refugios de emergencia.

«(Todos los trabajadores de la NDRS) tienen que usar mascarillas, todos deben usar visera, guantes … Es casi seguro que van a hacer trabajos de rescate en zonas rojas (muy infectadas) … En realidad, pueden estar rescatando personas que ya están infectadas. Es un doble desafío», dijo el director general de la NDRF.

Pradeep Jena, comisionado especial de Ayuda para el estado de Odisha, en India, dijo que los servicios de emergencia tuvieron que equilibrar salvar vidas del ciclón con salvar vidas del nuevo coronavirus.

«Tenemos que lograr un equilibrio entre los dos y evacuar a las personas donde sea extremadamente esencial, de lo contrario las personas están mejor en sus propios hogares», dijo.

Jena dijo que en los centros de evacuación, estaban tratando de mantener a las mujeres mayores y embarazadas separadas del resto de la población y estaban trabajando duro para obtener el jabón adecuado para los refugios.

«El distanciamiento social es definitivamente un muy buen concepto, pero imponerlo de la manera más estricta posible en una situación de desastre no siempre es posible», dijo.

MIRA: Una maestra en Indiana pudo abrazar a sus estudiantes a través de una barrera de plástico

El ciclón Amphan también podría provocar fuertes lluvias en el campo de refugiados más grande del mundo en Cox’s Bazar, donde viven casi 1 millón de refugiados rohinyá después de huir de la violencia en el estado de Rakhine, de Myanmar.

Los primeros casos conocidos de covid-19 fueron confirmados en el campamento, la semana pasada, y con la tormenta inminente, los dos desastres podrían ser una combinación devastadora.

Un defensor de los derechos humanos dijo que un nuevo brote de coronavirus en el campo sería un «escenario de pesadilla».

«La prevalencia de las condiciones de salud subyacentes entre los refugiados y el deterioro de las condiciones sanitarias, que seguramente vendrán con el inminente monzón y la temporada de inundaciones, producen una peligrosa combinación en las condiciones en las que el virus seguramente prosperará», dijo Daniel P. Sullivan, quien trabaja para la organización estadounidense Refugees International.

Abir Mahmud en Bangladesh y Brandon Miller de CNN contribuyeron a este artículo.