CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | El desaire de Trump sobre el retrato de Obama es parte de un plan

Por Errol Louis

Nota del editor: Errol Louis es el presentador de «Inside City Hall», un programa político nocturno en NY1, un canal de noticias de Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Parece que prácticamente no hay ninguna posibilidad de que el presidente Donald Trump, frente a un camino difícil de reelección, extienda a su predecesor, el presidente Barack Obama, la cortesía tradicional de una ceremonia formal en la Casa Blanca para develar el retrato oficial de Obama.

Cualquier probabilidad de eso, aunque sea mínima, parece haberse desvanecido con la menguante fortuna política de Trump. Si este presidente mostrara una economía próspera y una población satisfecha, y ocupara un lugar destacado en las encuestas, podría haber una posibilidad de que fuera magnánimo, y ofreciera el gesto amistoso y tradicional a su predecesor.

Pero Trump está contra las cuerdas, sufriendo un golpe político tras otro. Y su instinto político, cuando está acorralado, es recurrir a lo que funcionó tan bien en 2016: interrupción, distracción y división. Lo que es diferente esta vez es que los estadounidenses luchan contra la pandemia de covid-19 y padecen los trastornos y, por supuesto, las consecuencias. Nadie busca un presidente que ponga patas arriba a Washington.

Los trucos de salón habituales de Trump: pelear con celebridades, asignar apodos infantiles a los opositores políticos, se han vuelto obsoletos en un momento en que millones buscan trabajo y están preocupados por la amenaza para la salud de sus familias.

Eso deja a Trump con su movimiento más básico: la división racial. En 2015, bajó la escalera mecánica en la Torre Trump y se refirió a los inmigrantes mexicanos como «violadores» («y algunos, supongo, son buenas personas», dijo). Parecía deleitarse con la intolerancia religiosa durante ese mismo año, exigiendo «un cierre total y completo de los musulmanes que ingresan a EE.UU.«.

Pero la Estrella del Norte para Trump es el atractivo racial de apuntar de los constantes desaires y ataques contra el primer presidente negro de la nación, Barack Obama. Aparentemente de la nada, Trump y su fiel cámara de eco en Fox News han inventado una teoría de conspiración que denominada «Obamagate».

No hay una lógica particular para Obamagate, que se reduce más o menos a una afirmación sin pruebas sobre un supuesto “golpe” liderado por Obama para sabotear la presidencia de Trump. No tiene que haber lógica. De hecho, cuando un periodista lo presionó para que explicara el asunto, Trump se mostró poco dispuesto a intentarlo.

Es probable que veamos más ataques contra Obama mientras Trump busca una estrategia para revertir los serios desafíos que enfrenta mientras intenta ser reelegido. Estaba claro que las probabilidades no favorecen a Trump, incluso antes que se conocieran informes del presidente -enfurecido por la caída de los números de las encuestas hace unas semanas- gritando por teléfono a su director de campaña, Brad Parscale.

Parece que fue hace toda una vida, pero Trump fue acusado recientemente. Es solo el tercer presidente en la historia que lleva esa marca indeleble de escándalo.

Él ha estropeado desesperadamente la respuesta a la crisis del coronavirus. Las temerarias promesas ante la cámara en febrero de que el virus «va a desaparecer» han sido seguidas por la promoción de remedios de curandero desde el podio de la Casa Blanca.

El covid-19 ya se ha cobrado más de 91.000 vidas en EE.UU., se está extendiendo rápidamente y es probable que aumente nuevamente en el otoño, según el propio director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., Robert Redfield.

Trump preside un país con la tasa de desempleo más alta de los últimos 80 años, más del 20%, y sabe que una profunda recesión económica en un año electoral fue políticamente fatal las últimas tres veces -cuando los presidentes: Gerald Ford, Jimmy Carter y George H.W. Bush– no recibieron el apoyo de los votantes.

El presidente sabe que pierde el respaldo. Sigue en las encuestas nacionales al demócrata Joe Biden y en estados indecisos que Trump condujo hace cuatro años, incluidos Arizona, Florida, Wisconsin y Pensilvania.

Así que volvemos a lo básico para un hombre cuya carrera política, recordemos, se basó en la mentira del birtherismo: la teoría de la conspiración, constantemente promovida por Trump, de que Obama nació en África y nunca fue elegido legítimamente.

El historiador de Harvard Henry Louis Gates desnudó esa realidad en un documental de PBS. «Hubo una gran cantidad de resentimiento por el hecho de que una familia negra haya estado en la Casa Blanca por dos períodos», dijo. «Creo que sería ingenuo pasarlo por alto: la ironía de que uno de los legados de la presidencia de Obama fue una enorme resentimiento».

Lamentablemente, nunca se necesita mucho para avivar las brasas del resentimiento racial y el odio en este país. Pero esa es la estrategia de Trump. Está jugando con la carta racial porque está débil políticamente.