CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | Coronavirus: cómo detener la pandemia de odio

Por Van Jones

Nota del editor: El presentador de CNN, Van Jones, es el presidente ejecutivo de REFORM Alliance, una organización de justicia penal. David Kamenetzky es presidente de JAB Investors y presidente de la Fundación Alfred Landecker, que busca educar sobre el Holocausto y avanzar en un futuro basado en valores compartidos, respeto por el individuo y una Europa libre y democrática. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las de los autores. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion

(CNN) — En momentos como estos, las lecciones de historia pueden proporcionar recursos vitales, ofreciendo advertencias para el presente y esperanza para el futuro. Necesitamos los dos más que nunca.

Por ejemplo, este año se cumplió el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz. En 1948, a raíz del Holocausto y en el contexto de la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial, las principales naciones del mundo volvieron a comprometerse con la idea universal de los derechos humanos; en consecuencia, las Naciones Unidas adoptaron la Declaración General de Derechos Humanos.

Hace más de 50 años en Estados Unidos, el Dr. Martin Luther King Jr. inspiró a una nación atrapada en la lucha por los derechos civiles con el concepto del amor como una cura para el miedo y el odio. Como lo expresó en uno de sus sermones: “El odio está enraizado en el miedo, y la única cura para el miedo y el odio es el amor“.

Hoy, el miedo se está imponiendo nuevamente. La pandemia de coronavirus ha creado el gran desafío de esta generación. Ha puesto bajo presión a los sistemas de salud y las economías al borde del colapso. Estos eventos han desencadenado una enorme inseguridad y hacen que las personas sean susceptibles a teorías de conspiración, estereotipos y chivos expiatorios. Con una creciente sensación de impotencia, tanto las personas como las naciones se han vuelto vulnerables al odio. Es hora de que nuestros líderes resistan este antiguo miedo y defiendan con valentía la causa de los derechos humanos y la dignidad humana, una vez más.

El llamado a la conciencia es especialmente urgente de hacer ahora, en la era del coronavirus.

Busque una pandemia pasada en los libros de historia, y rápidamente encontrará una nacionalidad o grupo minoritario al que algunas personas culpan por su propagación. Para la peste bubónica de la Edad Media, fueron los judíos. Para la fiebre tifoidea, los irlandeses. Durante la pandemia de gripe de 1918, los españoles. Más recientemente, el VIH produjo una fea reacción hacia la comunidad LGBTQ y los haitianos estadounidenses, la gripe porcina hacia los mexicanos, el ébola hacia los africanos y el SARS hacia las comunidades asiáticas.

Como líder empresarial que representa a la Fundación Alfred Landecker (dedicada a educar a las generaciones futuras sobre el Holocausto y las trágicas consecuencias de la intolerancia) y un líder de derechos civiles que ha trabajado para reformar un sistema de justicia penal que encarcela desproporcionadamente a los afroamericanos y otras personas de color en nombre de ser “duros con el crimen”, sabemos muy bien lo que sucede cuando una sociedad decide hacer de chivos expiatorios pequeños grupos para grandes problemas. La intolerancia provocada por el miedo es anatema para los dos.

Hoy, nos preocupan los signos crecientes de una posible pandemia de odio contra una variedad de grupos vulnerables:

Asiáticos / asiático-estadounidenses: en marzo, un hombre en Midland, Texas, apuñaló a varios miembros de una familia asiático-estadounidense, incluidos dos niños de 2 y 6 años, en una tienda de comestibles. Según informes de noticias, el sospechoso dijo que “pensaba que la familia era china e infectaba a las personas con coronavirus”. Las referencias al “virus de Wuhan” y al “virus de China” solo proporcionan más combustible a las personas llenas de odio que intimidan o atacan a personas de ascendencia asiática en todo el mundo.

Pueblo judío: la intolerancia y el odio alimentados por coronavirus no son exclusivos de las personas de ascendencia china. Alimentados por teorías de conspiración, los grupos antisemitas están intensificando su actividad en las redes sociales. En Francia, el exministro de Salud, Agnès Buzyn, judío, fue víctima de un cruel ataque en línea. En varios países europeos, así como en Irán y Estados Unidos, los judíos han sido acusados falsamente de crear y propagar el coronavirus. Esto se produce en el contexto de un aumento significativo en curso de incidentes antisemitas en todo el mundo y ataques contra comunidades judías en Estados Unidos, específicamente en los últimos años. En Alemania, hubo informes de manifestantes contra las medidas de cierre que salieron a las calles con la estrella judía y portaron pancartas antisemitas.

Afroamericanos: los negros también están siendo atacados. No se trata solo de incidentes de intolerancia flagrante, como que la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance-Bottoms, recibe un mensaje de texto anónimo que la llama la palabra N. También hay un juego de culpa inquietante: una fea tendencia a culpar a algunos grupos por enfermarse, más que a otros. Por supuesto, todos debemos tomar medidas para salvaguardar y mejorar nuestra propia salud, especialmente aquellos en comunidades vulnerables. Pero las altas tasas de casos y muertes de covid-19 en negros no se deben principalmente a malas decisiones individuales. El principal culpable es un sistema de discriminación racial que deja desproporcionadamente a las personas negras con las peores opciones de empleo, vivienda y atención médica. Estos factores han devastado a las comunidades negras mucho antes de que alguien hubiera oído hablar de este coronavirus.

Estos son solo algunos ejemplos del odio que es un problema sistémico en Estados Unidos. Somos testigos de una creciente ola de hostilidad justificada por la pandemia hacia los asiáticos, judíos y personas de ascendencia africana. Y deberíamos ver ese fenómeno por lo que es: el odio alimentado por el miedo, que siembra la división. Necesitamos conquistar esta enfermedad del cuerpo sin envenenar nuestros corazones o mentes con miedo y odio. No debemos sucumbir a las emociones feas que seguramente nos dividirán, dejando heridas que tomarán generaciones en sanar.

Podemos tomar medidas ahora.

Primero, todos los que se preocupan por el respeto a todas las personas deben hablar. Defender a los estigmatizados, como lo han hecho los alcaldes de Toronto, Nueva York, Florencia, Filadelfia y otras ciudades, es un punto de partida. Todos tenemos la obligación de tomar en serio la máxima de Albert Einstein: “Si me quedara en silencio, sería culpable de complicidad“.

Segundo, necesitamos documentar el odio cuando ocurre. El seguimiento cuidadoso de los incidentes crecientes de odio y maltrato, especialmente en línea, es clave. La nueva campaña #StopAAPIHate (Stop Asian Americans and Pacific Islanders Hate) recopila en línea incidentes relacionados con el coronavirus de intimidación, acoso, discurso de odio y violencia en línea contra los asiático-estadounidenses y los isleños del Pacífico.

La misión sin fines de lucro OCA – Asian Pacific American Advocates produjo recientemente un juego de herramientas para detener la xenofobia asiático-estadounidense que les dice a las personas dónde pueden denunciar delitos de odio y proporciona estrategias para que todos puedan enfrentar el racismo cuando lo ven.

Lisa Ling de CNN y el exaspirante a la candidatura presidencial demócrata, Andrew Yang, merecen apoyo adicional para usar sus plataformas para hacer sonar la alarma.

Tercero, todos debemos tener cuidado con lo que retuiteamos o reenviamos. Debido a que las redes sociales pueden difundir información errónea u odio a la velocidad del rayo, nos enfrentamos a un desafío sin precedentes. Tenemos que trabajar más para reducir las fuerzas destructivas de las redes sociales y aprovechar su capacidad para hacer el bien. Además, los ingenieros y diseñadores que hacen estas herramientas en línea deben ser más cuidadosos, anticiparse a los abusos y construir salvaguardas. El tsunami del alarmismo y la desinformación del miedo está demostrando que Silicon Valley ya no puede construir herramientas y solo más tarde pensar en las consecuencias destructivas. Debemos diseñar la tecnología desde el principio para tener en cuenta todas las dimensiones de la naturaleza y el comportamiento humano.

Cuarto, debemos asegurarnos de que los hechos no se vean ahogados por especulaciones y rumores. Las teorías de conspiración y la información falsa obstaculizaron la respuesta mundial a enfermedades como el VIH. Hoy, las redes sociales es donde los hechos y las insinuaciones luchan por nuestra comprensión de esta pandemia. Las mentiras y los discursos de odio viajan en línea a una velocidad acelerada, gracias a una cultura de desacreditar a expertos legítimos. Facebook, Reddit, Google, LinkedIn, Microsoft, YouTube y Twitter han dado los primeros pasos para contrarrestar la información errónea y romper los debates potencialmente peligrosos en las cámaras de eco.

Sin embargo, estos esfuerzos no son suficientes, dada la magnitud del problema y la capacidad y responsabilidad de los gigantes tecnológicos para prevenir la propagación desastrosa del odio en línea. Si las empresas tecnológicas quieren estar a la altura de sus expectativas como facilitadores de un mundo más democrático, deben hacer mucho más.

Quinto, tenemos que aprovechar la tecnología avanzada de hoy para siempre. Además de invertir en el lado médico del coronavirus, necesitamos invertir en la forma en que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático pueden detectar y eliminar el discurso de odio y la intolerancia en las plataformas de redes sociales. Con protocolos adecuados y consideraciones éticas, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático pueden ayudarnos a intervenir rápidamente, antes de que se propague la fealdad. Acogemos con beneplácito la investigación y la defensa realizada por universidades, como Harvard y otras, sobre discursos, imágenes y memes dañinos en línea, por lo que estamos mejor armados para esta pandemia y la próxima.

Por último, es hora de enseñar a los niños. Educar a los jóvenes (y también a las personas mayores) para que sean conscientes de posibles chivos expiatorios es clave. Es importante conectar el sesgo que vemos hoy con la historia. La Liga Antidifamación tiene recursos en línea y planes de lecciones para enseñar sobre el coronavirus y el aumento del racismo y el antisemitismo. La Asociación Nacional de Psicólogos Escolares, Facing History and Ourselves y Teaching Tolerance, conectados con el Southern Poverty Law Center, ofrecen recursos útiles para los educadores.

Hemos visto lo que sucede cuando el miedo se apodera del mundo, y hemos sido testigos de la pendiente resbaladiza de la culpa a la violencia. No podemos permitir que la nueva normalidad se defina por el odio incontrolable de los intolerantes, combinado con la vergüenza silenciosa de los indiferentes. No podemos repetir los errores del pasado.

Algún día encontraremos una vacuna para el covid-19. Pero nunca encontraremos una cura rápida para la intolerancia, el odio, el racismo y la división que la pandemia ha ayudado a engendrar. Solo un liderazgo unificador, decisiones sabias y un rechazo humilde y ruidoso de ceder ante las teorías de conspiración y los chivos expiatorios pueden curar estas heridas. Este es un momento para que los líderes articulen la unidad, no profundicen el miedo y la división.

La historia nos muestra que las pandemias pueden sacar lo peor de la sociedad. Pero las personas de conciencia todavía tienen la oportunidad de cambiar cómo se escribirá la historia de esta pandemia. Si las minorías vulnerables se unen en solidaridad, y si la mayoría se niega a guardar silencio, esta vez puede ser y será diferente.