CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Las inquietantes acciones de Mike Pompeo

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter en @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Lea más opinión en CNNE.com/opinion.

(CNN) — El secretario de Estado Mike Pompeo ha aparecido en los titulares a raíz de un manantial de revelaciones tan dramáticas que incluso pueden ayudar al presidente Donald Trump a distraer al público de su desastrosa respuesta a la pandemia.

Irónicamente, el escándalo de Pompeo fue impulsado por sus propios esfuerzos -y los de su jefe- por mantenerlo en silencio. Su decisión de deshacerse del hombre acusado de investigar cualquier signo de malversación en el Departamento de Estado solo ha logrado llamar la atención, y cuanto más miramos, más perturbadoras aparecen las acciones de Pompeo.

Las investigaciones de varios medios alegan un patrón familiar en la administración de Trump: el posible abuso de poder para beneficio personal; desprecio y elusión de los procedimientos aceptados, y una propensión a tratar una posición del gobierno como un feudo personal con poca consideración tanto por el dinero de los contribuyentes como por la decencia común.

En resumen, parece que Pompeo trajo el pantano a Foggy Bottom.

El miércoles, Pompeo ridiculizó lo que llamó «locas» historias sobre él, con una intervención satírica burlándose de los informes: «alguien estaba paseando a mi perro para vender armas a las tintorerías», dijo. Las noticias no son tan graciosas.

Para empezar, NBC News proporcionó evidencia detallada de aproximadamente dos docenas de cenas de lujo organizadas por Pompeo y su esposa Susan en las salas de recepción diplomática del Departamento de Estado, todas pagadas por los contribuyentes, con listas de invitados que incluían más donantes y activistas republicanos que diplomáticos extranjeros y expertos en políticas (alrededor del 39% de los casi 500 invitados eran de Fox News, informó NBC). Pero eso es solo una parte de la narrativa que se desarrolla.

Se hizo evidente a última hora del viernes pasado que algo digno de esconderse se estaba gestando sobre Pompeo, cuando Trump anunció su intención de despedir al inspector general del Departamento de Estado, Steve Linick. Los inspectores generales son funcionarios gubernamentales confirmados por el Senado encargados de auditar e investigar posibles casos de fraude y abuso en el gobierno.

Por esa razón, han sido objeto de un ataque implacable por parte de un presidente que se encuentra en el centro de tantos escándalos de corrupción que necesita una hoja de cálculo para realizar un seguimiento, pagando decenas de millones para resolver las acusaciones de fraude en su Universidad Trump y la violación a las reglas de donación en la organización benéfica que gobierna en su Fundación Trump (niega haber actuado mal en ambos casos), por nombrar solo a una pareja en un flujo interminable. Linick fue el tercer inspector general a altas horas de la noche que due despedido en seis semanas, una masacre lenta de viernes por la noche.

Pompeo reconoció el miércoles que le pidió a Trump que despidiera a Linick, pero ofreció una explicación escasa por el motivo, aparte de que debería haber sucedido antes. Llamó a las afirmaciones de que el despido fue una retribución por sondas en sus actividades «evidentemente falso».

La ley exige que el presidente avise con 30 días de anticipación sobre los despidos de IG, por lo que el anuncio disparó el arma inicial sobre las investigaciones del Congreso acerca del despido de Linick.

Momentos después del anuncio, el representante demócrata Eliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, lanzó la primera bomba, revelando que Linick estaba investigando a Pompeo. Engel, con el senador Bob Menéndez, miembro de alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, abrió una investigación sobre el derrocamiento, denunciando «el despido motivado políticamente de los inspectores generales y la destripación por parte del presidente de estas posiciones críticas». Más tarde, NBC informó que Linick estaba investigando el uso por parte de Pompeo de un representante político del Departamento de Estado para realizar mandados personales, como pasear a su perro y recoger su ropa.

En cuestión de horas, las acusaciones se volvieron más inquietantes. Engel le dijo a CNN otra posible razón para el despido de Linick. Resulta que el inspector general estaba investigando la declaración de una «emergencia» que Pompeo había citado hace un año como razón para pasar por alto el requisito de que el Congreso apruebe una venta de armas por US$ 8.000 millones a Arabia Saudita.

Engel, quien calificó la declaración de «falsa», dijo que Linick estaba llevando a cabo una investigación al respecto a pedido de su oficina. El New York Times informó que Pompeo ya había respondido preguntas escritas en esa investigación.

Pero ahora hay más.

La investigación de NBC identificó al empleado que paseaba a los perros, cuyo nombre apareció en los correos electrónicos que NBC revisó en relación con las llamadas Cenas Madison. El empleado era el enlace principal entre la oficina de Pompeo y la oficina de protocolo que organizaba las cenas. «Dos funcionarios de la administración dijeron a NBC News que Linick hizo algún tipo de consulta a la oficina de protocolo la semana pasada, antes de que lo despidieran», informó NBC. «Uno de los funcionarios dijo que la oficina de Pompeo fue notificada». ¿Linick también estaba investigando las cenas de Pompeo? Eso sigue sin estar claro.

Incluso si no fuera así, los estadounidenses encontrarán los detalles fascinantes y más que un poco inquietantes. Los eventos, con su propio logotipo grabado en invitaciones del Departamento de Estado, llevaron a cientos de personas al centro de la diplomacia estadounidense más de 20 veces desde que Pompeo se convirtió en Secretario de Estado.

La portavoz de Pompeo, Morgan Ortagus, dijo a NBC que las cenas eran una «oportunidad para discutir la misión del Departamento de Estado y los complejos asuntos de política exterior que enfrenta nuestra nación excepcional». Pero la lista de invitados sugiere más de cerca una oportunidad para avanzar en una carrera política dentro del establishment republicano.

La mayoría provino del mundo corporativo y de medios conservadores, junto con miembros republicanos, solo republicanos, del Congreso. Entre los ganados y cenados, y enviados a casa con regalos personalizados para fiestas, estaban Laura Ingraham de Fox News, Marjorie Dannenfelser, jefa de un destacado grupo de presión contra el aborto, Bill Miller, jefe de un grupo líder de lobby de casinos, el excomisionado de Las Grandes Ligas de Béisbol Peter Ueberroth, el presidente de Chick-fil-A, Dan Cathy, un importante donante conservador, y otros, en una lista de correo detallada revisada por NBC.

Las fuentes le dijeron a NBC que el Departamento de Estado recopiló información sobre cada huésped y que esa información se envió a la cuenta privada de Gmail de Susan Pompeo, la esposa del secretario de Estado. Cualquiera sea la razón que tuvo para recibir los datos, equivale a un tesoro escondido, en caso de que el secretario de Estado decida postularse para un escaño en el Senado de Kansas, o para el presidente. Si ese es el propósito de las cenas y el correo electrónico, es una violación de la Ley Hatch, que prohíbe a la mayoría de los empleados federales usar su puesto para actividades políticas partidistas.

Puede recordar, por cierto, el momento en que un perro guardián federal designado por Trump, el fiel conservador Henry Kerner, le aconsejó al presidente que despidiera a la asesora Kellyanne Conway por violar la Ley Hatch. Por su problema, los republicanos del Congreso lo mancharon en una audiencia sobre el asunto. («Avíseme cuando comience la sentencia en la cárcel», dijo Conway a un periodista. Trump calificó la evaluación de Kerner como defectuosa, dijo «me parece muy injusto» y que no tenía intención de despedir a Conway).

Uno de los más Los rasgos distintivos y perjudiciales de la administración Trump es su desdén por la ética y la integridad en el gobierno. Pero otro, es su patrón de dejar manchados a los nombrados políticos, su reputación hecha jirones, una perspectiva que debería preocupar a Pompeo.