CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ordena ocupación de las instalaciones de DirecTV

Por Osmary Hernández

(CNN Español) — La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó este viernes la ocupación inmediata de las propiedades de DirecTV Venezuela y la restitución del servicio de televisión por suscripción, luego de admitir un amparo introducido por el Comité de Usuarios y Usuarias para la Defensa de los Derechos de las Comunicaciones.

El fallo también prohibió la salida del país de los integrantes de la Junta Directiva de la empresa y facultó a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) para que nombre una junta adhoc, liderada por el actual presidente de la instancia, general de brigada Jorge Eliéser Márquez Monsalve, con amplias facultades administrativas.

En al menos tres sedes de DirecTV en Caracas se reportó la presencia de la Guardia Nacional Bolivariana como parte de la ejecución de la medida.

María Alejandra Díaz, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, la instancia creada por el cuestionado gobierno de Nicolás Maduro para ejercer funciones legislativas, aseguró que con la medida judicial “se está haciendo justicia con millones de venezolanos, a quienes se les ha violado el derecho a la libertad de expresión y de información por parte de una trasnacional”.

Díaz había acudido el miércoles al TSJ para introducir un amparo a favor de los suscriptores. En el documento se aseguraba que, al dejar de prestar servicios, DirecTV estaba violando el derecho de acceso a la información, libertad de expresión y comunicación.

De acuerdo con la ONG Espacio Público, unos 200 medios -entre impresos, radiales y televisivos- han salido de circulación o de las frecuencias del Estado por órdenes de Conatel durante los años de la autodenominada revolución bolivariana.

En mayo de 2007, por ejemplo, Radio Caracas Televisión dejó de transmitir en señal abierta. Los informativos de la planta tenían entonces una línea editorial contraria al gobierno que presidía el fallecido presidente Hugo Chávez.

Casi 10 años más tarde, en febrero de 2017, CNN en Español fue sacada de la programación de los proveedores de televisión por suscripción por mandato gubernamental, días después de que el canal emitiera una investigación sobre la presunta emisión fraudulenta de pasaportes y visas venezolanas.

También otras señales como NTN24, Antena 3, Caracol Noticias y Noticias RCN están fuera de las parrillas de programación por disposición de Conatel. Todas esas decisiones han sido consideradas por organizaciones defensoras de derechos humanos como un ataque contra la libertad de expresión.

El presidente de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente encargado por más de 50 países, Juan Guaidó, reaccionó en Twitter. «La dictadura amenaza y chantajea a DirecTV desde hace años. Ahora quiere tomar rehenes para evitar que vuelva la señal, todo para que tú no estés informado. No solo son culpables de que DirecTV se haya ido del país, ahora les quitan sus equipos y amenazan a sus extrabajadores», escribió.

Sin dejar claro cómo, Guaidó dijo que la señal de DirecTV se puede restituir desde otro país y se comprometió a hacerlo.

Por su parte, el fiscal general Tarek William Saab dijo que la compañía dejó de trabajar en Venezuela debido a las sanciones de EE.UU. contra el país.

Saab atribuye el fin de las operaciones a presuntas presiones del Departamento de Estado de EE.UU. y de la oposición. Es un acto que, a su juicio, constituye “una nueva agresión al pueblo venezolano».
CNN contactó a DirecTV para conocer su reacción ante esta medida del TSJ, pero hasta ahora no ha obtenido respuesta.

AT&T anunció el martes el cierre de las operaciones de DirecTV América Latina en Venezuela, una medida que entró en vigor de inmediato.

En un comunicado publicado en su sitio web, la compañía explicó que las sanciones impuestas por EE.UU. al gobierno del cuestionado presidente Nicolás Maduro impiden la inclusión de las señales de Globovisión y Pdvsa TV en su oferta. Al mismo tiempo, las autoridades venezolanas obligan a las plataformas de televisión por suscripción a incluir ambos canales en la parrilla de programación para poder prestar servicios en el territorio nacional.

“Debido a que es imposible para la unidad DirecTV de AT&T cumplir con los requerimientos legales de ambos países, AT&T se vio forzada a cerrar sus operaciones de TV por suscripción en Venezuela, una decisión que fue tomada por el liderazgo de la compañía en EE.UU., sin involucramiento conocimiento previo del equipo de DirecTV Venezuela”, explica el documento.

DirecTV y WarnerMedia, esta última propietaria de CNN, forman parte de AT&T.

El especialista en informática Fran Monroy Moret considera que aunque la Ley de Telecomunicaciones establece la incautación de bienes, el gobierno venezolano no podrá poner a funcionar el servicio de DirecTV.

Explica que no basta con tener el control del centro de transmisión satelital, sino que tendrían que acceder también a los satélites. Sin ello, agrega, no se puede transmitir.

Monroy aclara que otros satélites no son compatibles porque no funcionarían los decodificadores ni la orientación de las antenas. Además, precisa que se requiere un personal especializado para llevar a cabo dicho proceso.

CNN se comunicó con Conatel para conocer si el objetivo de ocupar los activos de DirecTV en Venezuela es restituir todas las señales que se transmitían o solo las nacionales, y cuál sería el alcance que se plantean lograr. DirecTV emitía al menos 14 señales estatales. Sin embargo, hasta el momento no hemos obtenido respuesta.

Cerca del 46% de los abonados de televisión por suscripción en todo el país eran clientes de DirecTV, según Conatel.

Hasta la mañana del martes, cuando las pantallas se fueron a negro, unos 2,3 millones de hogares tenían acceso a DirecTV, de acuerdo con Espacio Público.

La organización calcula que unos 10 millones de personas usaban este servicio. Su director, Carlos Correa, resalta la penetración de la señal en zonas rurales y sectores populares.

«Estos ciudadanos, que ya padecían fallas eléctricas, de agua, de seguridad, de internet, dificultades para encontrar alimentos y medicinas básicas, ahora tampoco tendrán acceso a información y al entretenimiento vía televisión. Viejas radios y televisores con antena, juegos de mesa y libros se utilizan para acompañar el paso de las horas durante la cuarentena, sin contar el servicio inestable de Internet, considerado el más lento de la región”, denuncia la ONG en un comunicado.

Las noches del martes y el miércoles el descontento generado con el cese de operaciones de DirecTV se hizo sentir con el sonido de las cacerolas en distintos sectores de la capital venezolana. Quienes protestaban reclamaban que, además de la falta de agua, las fallas eléctricas y la escasez de gasolina, ahora no tenían acceso a la distracción de la pantalla. La protesta se escuchó en varias zonas populares y también se expresó en las redes sociales.

La salida de DirecTV de Venezuela afecta también la difusión de los canales nacionales, incluidas las emisoras oficiales y algunas estaciones de radio que utilizaban sus antenas como repetidoras.