CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los «pasaportes de inmunidad» del nuevo coronavirus son una idea terrible que podría ser contraproducente, advierten los expertos

Por Faith Karimi, Maggie Fox

(CNN) — Algunos gobiernos están considerando usar un análisis de sangre para determinar si las personas pueden regresar al trabajo, a las escuelas y otras actividades públicas durante la pandemia de coronavirus.

La falta de ciertos anticuerpos significaría que no tiene un «pasaporte de inmunidad» y, por lo tanto, no se le permitía al público en general aventurarse. Aquellos que los tienen recibirían certificados para que puedan deambular y reiniciar las economías, para que los vulnerables puedan quedarse en casa.

Pero la Organización Mundial de la Salud y otros expertos dicen que es una idea terrible.

«[Hay] Tantos defectos que es difícil saber por dónde comenzar», dijeron la bióloga molecular Natalie Kofler, fundadora de la iniciativa global Editing Nature, y la bioética canadiense Françoise Baylis, en un comentario publicado en la revista Nature.

Enumeraron las razones por las que piensan que es inviable e injusto:

Hay muchas incógnitas — Para empezar, escribieron, no está claro si las personas desarrollan algún tipo de inmunidad duradera después de una infección de coronavirus. La Organización Mundial de la Salud advirtió a los gobiernos contra la emisión de pasaportes de inmunidad, diciendo que no hay evidencia de que las personas que se han recuperado del covid-19 estén protegidas de una segunda infección de coronavirus.

No se puede confiar en las pruebas — Luego está el hecho de que, si bien las pruebas de anticuerpos son cruciales para determinar la exposición previa al nuevo coronavirus, no todas las pruebas de anticuerpos disponibles son confiables. Algunas pruebas de anticuerpos tuvieron altas tasas de falsos positivos en las evaluaciones realizadas por un consorcio de laboratorios de California. Un falso positivo significa que se le diría a alguien que había estado expuesto previamente al covid-19 cuando no lo había estado.

Tampoco están disponibles para todos — No hay suficientes pruebas para todos los que las necesitan. En Estados Unidos, más de 1,5 millones de personas han dado positivo por coronavirus. El cálculo actual es casi seguro un conteo insuficiente, dijo el Dr. Peter Hotez, profesor del Baylor College of Medicine.

No hay suficientes sobrevivientes — Si solo se permite a los sobrevivientes del nuevo coronavirus contribuir a la economía, no habrá suficiente mano de obra para mantenerla activa. «La baja prevalencia de la enfermedad combinada con una capacidad de prueba limitada, sin mencionar las pruebas poco confiables, significa que solo una pequeña fracción de cualquier población estaría certificada como libre para trabajar», escribieron los especialistas.

La privacidad es una preocupación — También está el problema de la privacidad. Éticamente, argumentaron, el monitoreo erosiona la privacidad.

Así es la marginación — Monitorear a las personas para ver quién es inmune afectaría a los grupos ya marginados. Ya hemos visto esto durante esta pandemia cuando más negros e hispanos fueron arrestados por violar las leyes de distanciamiento físico en Nueva York. «Con un mayor monitoreo viene una mayor vigilancia, y con ello mayores riesgos de perfiles y daños potenciales a los grupos raciales, sexuales, religiosos u otras minorías», escribieron.

Hispanos y negros, más golpeados por el covid-19 5:01

Y las etiquetas también — Esto creará aún más divisiones. «Etiquetar a las personas sobre la base de su estatus de covid-19 crearía una nueva medida para dividir a «los que tienen» de «los que no tienen» coronavirus, agregaron.

Habrá más discriminaciónPodrían surgir nuevas formas de discriminación, ya que cualquier programa para certificar la inmunidad podría ampliarse para incluir otras formas de datos personales de salud. «Los pasaportes de inmunidad de hoy podrían convertirse en los pasaportes biológicos de mañana», advirtieron.

Infecciones intencionales — Finalmente, los pasaportes de inmunidad podrían alentar a las personas a infectarse a propósito. «Si el acceso a ciertas libertades sociales y económicas se otorga solo a las personas que se han recuperado del covid-19, entonces los pasaportes de inmunidad podrían incentivar a las personas sanas y no inmunes a buscar la infección voluntariamente, poniéndose a sí mismas y a otros en riesgo»,

Mejores enfoques incluyen la identificación y el rastreo adecuados de personas infectadas y sus contactos y el desarrollo de una vacuna, argumentaron Kofler y Baylis.

— Vasco Cotovio de CNN, Sarah Dean, Susanne Gargiulo, David Culver y Nectar Gan contribuyeron a este informe.