CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El coronavirus está matando a más hombres. Pero el confinamiento es desastroso para las mujeres y sus derechos

Por Ivana Kottasová

Londres (CNN) — El nuevo coronavirus parece ser más mortal para los hombres. Pero de muchas otras maneras, las mujeres están soportando la peor parte de esta pandemia.

Desde un aumento en la violencia doméstica y el acceso restringido a los servicios de planificación familiar hasta un impacto económico desproporcionado, las medidas de cierre establecidas para detener el brote les están haciendo mucho más daño a las mujeres y a sus derechos básicos que a los hombres. Las epidemias previas de ébola y zika han provocado grandes reveses para las mujeres y las niñas en las regiones más afectadas por los brotes, y expertos y activistas advierten que lo mismo está sucediendo en todo el mundo en este momento.

Un análisis de CNN a principios de este año encontró que en los países para los que había datos disponibles, los hombres tenían un 50% más de probabilidades de morir después de ser diagnosticados con covid-19. Pero los expertos dicen que centrarse exclusivamente en los datos de salud es peligroso.

“Pensamos en esta crisis en términos muy limitados, centrándonos solo en los impactos en la salud, pero nos estamos perdiendo el panorama general”, dijo Julia Smith, investigadora de la Universidad Simon Fraser en Canadá. Smith está trabajando en un proyecto de varios años que analiza el impacto más amplio de la pandemia.

“Los hombres están teniendo peores resultados de salud si se infectan, pero cuando pensamos en los impactos secundarios, aquí vemos que las mujeres se ven afectadas de manera desproporcionada”, agregó.

La pandemia está empeorando los problemas que enfrentaban las mujeres incluso antes de que comenzara. “Crisis como esta exacerban las desigualdades estructurales ya existentes en la sociedad: cuando se trata de los derechos de las mujeres, la salud de las mujeres y el estado económico de las mujeres, esto es exactamente lo que estamos viendo ahora”, dijo Kristina Lunz, cofundadora del Centro para la Política Exterior Feminista. 

LEE: ¿Por qué los hombres son más susceptibles a la infección y al daño por el nuevo coronavirus?

Los derechos de las mujeres como una ocurrencia tardía

Smith dijo que cuando los grupos marginados están subrepresentados en la mesa de toma de decisiones, sus derechos y necesidades a menudo se olvidan. “Y desafortunadamente, los derechos de las mujeres son casi siempre una idea tardía en cualquier situación de crisis”, dijo.

Cuando el virus comenzó a extenderse por todo el mundo, muchos gobiernos anunciaron abruptamente estrictos bloqueos, confinando a la mayoría de los ciudadanos en sus hogares. Si bien esto ayudó a frenar el brote, las autoridades de varios países registraron una consecuencia preocupante: picos en la violencia doméstica.

Muchos activistas dicen que era dolorosamente obvio que tal abuso aumentaría en una situación de encierro. Numerosos estudios han demostrado que los eventos estresantes como las crisis económicas o los desastres naturales a menudo conducen a casos más altos de violencia de género.

A women's rights activist protests in mid-April against a draft bill that would have drastically restricted abortions in Poland.

Una activista de los derechos de la mujer protesta a mediados de abril contra un proyecto de ley que restringiría drásticamente los abortos en Polonia.

“Imagina a todas las mujeres que han sido encerradas con un hombre que les está causando daño… muchas de estas mujeres han informado esto a la policía antes, podrían haber sido contactadas y llevadas a otro lado antes de que comenzara el encierro”, dijo Elena Marbán Castro, miembro del Instituto de Salud Global de Barcelona.

Sin embargo, en la gran mayoría de los países, la violencia doméstica no fue algo que los gobiernos abordaran de ninguna manera al anunciar la política. “Esto debería ser lo más importante, completamente natural para que los gobiernos lo prioricen”, dijo Megan O’Donnell, directora asistente del Programa de Género en el Centro para el Desarrollo Global.

“Cuando pensamos en la preparación para una pandemia, de la misma manera que deberíamos pensar en tener suficientes trabajadores de salud de primera línea o equipos de protección, deberíamos pensar en cualquier medida de cuarentena o distanciamiento social que tenga un impacto en la violencia de género, especialmente dentro de la familia”.

Algunos gobiernos intervinieron una vez que el problema se hizo evidente. El Gobierno francés dijo que pagaría 20.000 noches en habitaciones de hotel para víctimas y abrió centros emergentes de asesoramiento en supermercados. Lanzó una campaña que alienta a las mujeres a denunciar la violencia con palabras clave.

“Pero estas mujeres ya han experimentado la violencia… tenemos que responder al problema antes de que suban las tasas”, dijo Smith.

Marbán Castro dijo que el bloqueo también ha obstaculizado el acceso a la planificación familiar, con sistemas de salud en muchos países abrumados por el coronavirus. En otros lugares, los bloqueos limitan su capacidad física para buscar ayuda.

En Estados Unidos, los funcionarios de varios estados optaron por incluir los abortos electivos en los procedimientos médicos limitados durante el brote de coronavirus.

Esto tiene efectos potencialmente peligrosos. Los estudios han demostrado que el número de muertes fetales y muertes maternas aumentó en algunos países afectados por el ébola, porque las mujeres no pudieron acceder a los servicios adecuados.

Y la falta de acceso a la planificación familiar tiene consecuencias a largo plazo que se sentirán más allá de la pandemia, según Lunz. “Cuando las mujeres no tienen control sobre sus propios cuerpos, sobre cuántos hijos quieren y cuándo quieren tener una familia, estas mujeres y sus hijos y sus familias se mantienen en la pobreza”.

MIRA: Esta artista invita a los peatones a crear conciencia sobre la violencia doméstica

Dificultades financieras

Los datos hasta ahora muestran que las consecuencias económicas de la pandemia también son más severas para las mujeres. Un ejemplo: el 55% de los estadounidenses que perdieron sus empleos en marzo y abril eran mujeres, según un análisis del Instituto de Política Económica.

“Muchas de las industrias que están siendo más afectadas por el brote -turismo y otras industrias de servicios, como el sector de atención y cuidados- esas industrias tienden a estar dominadas por mujeres”, dijo Smith.

Y si bien muchos países han intervenido para brindar ayuda a las personas que perdieron sus empleos, es probable que muchas mujeres se queden por fuera. “Cuando se piensa en la recuperación económica, tendremos que considerar que los paquetes de rescate se centran solo en el empleo formal y que las mujeres son trabajadoras informales desproporcionadamente, por lo que debemos pensar en cómo deberíamos dirigirnos a ellas”, dijo O’Donnell.

Al mismo tiempo, muchas más mujeres que hombres se han encontrado en la primera línea de la batalla contra el virus. Según la Organización Mundial de la Salud, el 70% de los trabajadores mundiales de salud y asistencia social son mujeres.

Las mujeres de todo el mundo también siguen siendo responsables de la mayoría del cuidado infantil y las tareas domésticas no remuneradas. Según las estimaciones de la ONU, las mujeres dedican un promedio de 4,1 horas al día a la atención no remunerada y al trabajo doméstico, en comparación con las 1,7 horas que dedican los hombres.

No hay datos sólidos que muestren el impacto del cierre de las escuelas en las madres trabajadoras, pero se acumulan pruebas anecdóticas. Algunas revistas académicas dicen que ha habido una caída en las presentaciones de trabajo de mujeres desde que comenzaron los cierres. Las presentaciones de hombres han aumentado.

Las familias monoparentales, la mayoría de las cuales son mujeres, son las más afectadas por el cierre de escuelas. Lunz dijo que la crisis probablemente afectará las carreras de las mujeres a largo plazo, retrasando la búsqueda de la igualdad. “Lo que sabemos de la historia, cuando las mujeres no tienen acceso a los recursos y no son independientes y no pueden mantenerse, dependen de otra persona”.

LEE: Cómo sobrevivir al confinamiento del coronavirus como padres, especialmente las madres que llevan la carga

“No pensar en nadie más”

La pandemia también ha ofrecido a algunos líderes mundiales la oportunidad de obtener más poder, generando temores entre activistas e investigadoras de los derechos de las mujeres.

“Los líderes autocráticos y los líderes tóxicos son siempre la mayor amenaza para los derechos de las mujeres”, dijo Lunz.

“Eso es lo que muestra la historia, y eso es lo que estamos viendo ahora, mirando a Viktor Orban, por ejemplo, fue la semana pasada que el parlamento en Hungría, donde su partido tiene una mayoría, aprobó la ley que restringe al país de hacer la Convención de Estambul se convierta en ley”. La Convención de Estambul es el primer tratado legalmente vinculante del mundo totalmente dedicado a combatir la violencia contra las mujeres.

Lunz, Marbán Castro, Smith y O’Donnell dijeron que la crisis actual muestra exactamente por qué las mujeres deben estar “en la mesa” cuando se toman las decisiones. Muchos han señalado que los países liderados por mujeres parecen estar bien en sus luchas contra la pandemia.

LEE: Las mujeres que lideran varios países están haciendo un trabajo desproporcionadamente excelente para manejar la pandemia de coronavirus. Entonces, ¿por qué no hay más de ellas?

“Toda la situación es una locura”, dijo Marbán Castro. “Antes de poner en práctica una medida, tenemos que pensar cómo va a afectar a todas las personas de nuestra sociedad: mujeres, niños, minorías, personas sin hogar… esto no ha sucedido, las medidas se han implementado por y para hombres de mediana edad que no piensan en nadie más”.