CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Le pidió a Twitter que eliminara los tuits falsos de Trump sobre su esposa muerta. Y Twitter dijo que no

Por Brian Stelter, Donie O'Sullivan

(CNN Business) — Seis veces este mes, en un vil intento de castigar a un rival político, el presidente Donald Trump ha tuiteado sobre una teoría conspirativa vinculada a Joe Scarborough de MSNBC que tiene años de antigüedad.

Twitter ha sido sometido a una presión creciente para que elimine los tuits, pero la compañía no se doblega, a pesar de que algunas de las personas que se han visto personalmente afectadas por los mensajes le han llamado la atención.

Las difamaciones de Trump sobre Scarborough se centran en la muerte en 2001 de Lori Klausutis, que trabajaba en su oficina de Florida cuando él servía en el Congreso. Los oponentes de Scarborough y un grupo de trols en internet han tratado de culparlo por la muerte, aunque él estaba en Washington en ese momento.

Trump sacó a relucir esta teoría infundada una vez en 2017, causando una nueva oleada de atención sobre la muerte de Klausutis y llamadas telefónicas no deseadas a sus familiares.

El presidente volvió a poner en marcha la teoría conspirativa el 4 de mayo, cuando publicó que “Concast” —el nombre despectivo que usa para la compañía dueña de MSNBC, Comcast— “debería abrir un caso largamente atrasado sin resolver en Florida contra el psicópata Joe Scarborough».

Desde entonces, sus tuits se han vuelto incluso más afilados, básicamente acusando a Scarborough de asesinato.

LEE: Trump tuvo otro fin de semana salvaje en Twitter y por esto no deberíamos normalizarlo

Los integrantes de la familia y amigos de Klausutis han observado las publicaciones, algunos de ellos con disgusto, pero se han abstenido de comentar públicamente por temor a que fomenten más la teoría conspirativa.

El viudo de Klausutis, T.J. Klausutis, entró en acción en privado la semana pasada, escribiendo al director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, y pidiéndole que elimine los tuits de Trump.

“Hace casi 19 años, mi esposa, que tenía una enfermedad cardíaca sin diagnosticar, se cayó y se golpeó la cabeza en su escritorio en el trabajo. Fue encontrada muerta a la mañana siguiente. Se llama Lori Kaye Klausutis y tenía 28 años cuando murió”, escribió en una carta fechada el 21 de mayo. “Su fallecimiento es la cosa más dolorosa que he tenido que enfrentar en mis 52 años y sigue atormentado a sus padres y su hermana», agregó.

T.J. explicó que ha intentado honrar a su esposa fallecida protegiendo su memoria. “Como la habría protegido en vida”, dijo, y agregó que por eso le estaba escribiendo a Dorsey.

“El tuit del presidente que sugiere que Lori fue asesinada —sin evidencia (y contrario a la autopsia oficial)— es una violación de las reglas de comunidad y términos de servicio de Twitter”, escribió. “Un usuario normal como yo sería desterrado de la plataforma por tal mensaje, pero yo solo estoy pidiendo que se eliminen estos tuits”, explicó.

La copresentadora y esposa de Scarborough, Mika Brzezinski, también ha ejercido presión, incluso en su programa Morning Joe.

“Puedes seguir tuiteando sobre Joe, pero solo estás hiriendo a otras personas”, dijo Brzezinski a Trump al aire la semana pasada.

Pidió públicamente una reunión con Dorsey y dijo, en Twitter, que «es simplemente una locura que Trump, el jefe de las fuerzas del orden de Estados Unidos, esté usando el poder de la Presidencia para acosar a alguien que es un crítico». Es “una locura que esto sea aceptado. Loco», agregó.

El domingo, cuando CNN Business preguntó a Twitter si los tuits sobre «casos sin resolver» de Trump violaban sus reglas y si se tomaría alguna medida, la empresa se negó a hacer comentarios.

La mañana del martes, la columnista de The New York Times Kara Swisher publicó la carta de Klausutis y Brzezinski la leyó al aire.

Tres horas después, Twitter dijo a CNN Business que no eliminaría los tuits.

«Lamentamos profundamente el dolor que estas declaraciones, y la atención que están atrayendo, están causando a la familia», dijo un portavoz de Twitter. «Hemos estado trabajando para ampliar las características de los productos y las políticas existentes para que podamos abordar más eficazmente cosas como esta en el futuro, y esperamos tener esos cambios en marcha en breve», dijo.

La compañía no dio ningún detalle sobre cuáles “características de productos y políticas” ha estado trabajando para expandir.

La forma atípica del presidente Trump de hacer política 3:44

El año pasado, Twitter dijo que estaba instituyendo una política que haría algunas excepciones para los líderes mundiales como Trump. La compañía dijo que planeaba poner un descargo de responsabilidad en futuros tuits de líderes mundiales que rompan sus reglas pero que Twitter decida que son de «interés público».

Klausutis no hizo comentarios inmediatos a la declaración de Twitter.

No es la primera ocasión en que los conservadores han buscado inflamar una teoría conspirativa sobre la muerte de un funcionario público para dañar a un rival demócrata.

El presentador de Fox News Sean Hannity y el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich ayudaron a difundir afirmaciones infundadas sobre Seth Rich, un empleado del Comité Nacional Demócrata que fue asesinado en 2016.

Más tarde, el hermano de Rich pidió a personas como Hannity que «se responsabilicen del dolor inimaginable» que habían causado al difundir información sin fundamento sobre cómo murió Seth Rich.

El martes de mañana, el presidente publicó dos veces más sobre Scarborough, al parecer en respuesta a la cobertura noticiosa sobre su comportamiento. Señaló que la teoría conspirativa no era un «pensamiento original de Donald Trump”. “Esto ha estado sucediendo durante años, mucho antes de que me uniera al coro», añadió.

«Esto se parece mucho a lo que Trump hizo con el birtherism«, comentó el crítico de televisión de TheNew York Times James Poniewozik en referencia a las teorías conspirativas sobre la ciudadanía de Barack Obama. «La gente puede creer ahora que él lo inventó, pero también allí él tomó una teoría conspirativa que ya fermentaba en el pantano y la popularizó» cuando otros políticos no lo hicieron, explicó. «Los pensamientos originales nunca han sido lo suyo, la desvergüenza lo es», agregó.

Lee la carta de T.J. Klausutis:

https://www.documentcloud.org/documents/6928226-Letter.html#document/p3