CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump ha pasado mucho más tiempo en clubes de golf que Obama en el mismo punto de su presidencia

Por Daniel Dale, Holmes Lybrand

Washington (CNN) — Criticado por jugar al golf dos veces en un fin de semana del Día de los Caídos en el cual el número de muertos por coronavirus en EE. UU. se acercó a 100.000, el presidente Donald Trump respondió el domingo y el lunes poniendo el foco, nuevamente, sobre la costumbre de jugar al golf del expresidente Barack Obama.

Trump criticó a los medios de comunicación, a los que llamó «enfermos de odio y deshonestos», por supuestamente no mencionar que el sábado fue su primera vez en que jugaba al golf en tres meses. (CNN, entre otros medios, sí hizo notar que era su primera salida a jugar golf desde el 8 de marzo). Trump también acusó a los medios de no hablar sobre «todo el tiempo que Obama pasó en el campo de golf, a menudo volando a Hawai en un gran y totalmente cargado 747 para jugar. ¿Qué le hizo eso a la llamada Huella de Carbono?».

«Barack siempre jugaba al golf», dijo en uno de sus cinco tuits relacionados con el golf.

Los hechos primero: Trump ha pasado mucho más tiempo jugando al golf que Obama en este mismo punto de su mandato, después de atacar repetidamente la afición de Obama por el golf y afirmar que él no jugaría si resultara elegido. Solo los viajes en avión de Trump a su club y residencia de Mar-a-Lago en la Florida, desde donde a menudo viajaba en caravana motorizada hasta un campo de golf cercano de su propiedad, han requerido muchos más viajes aéreos que las vacaciones anuales de Obama en Hawai hasta este punto de su mandato.

Obama vs. Trump: el golf en números

Obama había jugado hasta 98 rondas de golf hasta este momento de su presidencia, según los datos proporcionados a CNN por Mark Knoller, un veterano corresponsal de CBS News en la Casa Blanca que es conocido por rastrear las actividades presidenciales. En contraste, dijo Knoller, Trump ha pasado 248 días — completos o parcialmente– en un campo de golf.

El propio recuento de CNN pone a Trump con 266 días en un campo de golf.

Dado que Trump y sus asesores a menudo se niegan a confirmar que realmente jugó al golf durante una visita a un club de golf, incluso cuando lo han visto con atuendo para jugar, no es posible determinar exactamente cuántas veces Trump ha jugado golf como presidente. Y algunas de las rondas de Trump, como cuando juega con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, mezclan el ocio con los asuntos oficiales.

Sin embargo, está claro que Trump ha pasado más tiempo jugando al golf que Obama. Y la propia «huella de carbono» relacionada con el golf de Trump ha sido más grande que la de Obama, incluso si solo se cuentan los viajes aéreos.

Hasta este mismo punto en su primer mandato presidencial, Obama había realizado tres viajes de vacaciones a su estado natal de Hawai por un total de 29.978 millas en el aire, tuiteó Knoller, mientras que Trump ha realizado 30 viajes a Palm Beach, Florida, sede de Mar-a-Lago, para un total de 51.540 millas.

Obama jugó 333 rondas durante sus ocho años como presidente, según Knoller. En otras palabras, Obama jugaba al golf una vez cada 8,77 días como presidente. Trump, por el contrario, ha estado en un club de golf una vez cada 4,92 días hasta ahora.

También vale la pena señalar que los viajes de Trump, como sus visitas de los sábados y domingos al Trump National Golf Club en Sterling, Virginia, han sido casi exclusivamente a complejos turísticos y campos de golf que posee su compañía.

Además del valor promocional de estos viajes por parte de un presidente, la compañía de Trump ha generado cientos de miles de ingresos por cargos al Servicio Secreto, según informes del diario The Washington Post.

Trump y sus críticas al Obama golfista

Trump, quien ahora arremete contra las críticas a su propia práctica del golf, fue un crítico declarado de Obama y su afición por el juego. Trump prometió que sería diferente como presidente.

«No tengo tiempo para eso. Me encanta el golf. Creo que es uno de los grandes. Pero no tengo tiempo. Doscientas cincuenta rondas, eso es más de lo que juega alguien en el PGA Tour. Jugó más al golf el año pasado que Tiger Woods», dijo Trump en un mitin de campaña en diciembre de 2015. «No, piénsenlo. No tenemos tiempo para esto. No tenemos tiempo para esto. Tenemos que trabajar. Tenemos que trabajar, ¿de acuerdo?».

Trump dijo en un mitin de campaña en agosto de 2016 que tal vez nunca volvería a ver sus propiedades si fuera elegido, y explicó: «Porque voy a trabajar para ustedes, no tendré tiempo para jugar al golf». Y en un discurso en octubre de 2016, Trump dijo que la batalla de Obama para aprobar leyes era el resultado de jugar al golf excesivamente.

«Todo son decretos presidenciales porque no tiene suficiente tiempo porque juega mucho al golf. No tiene suficiente tiempo para convencer al Congreso de hacerlo. Este tipo juega más golf que la gente en el PGA Tour», dijo Trump.

Obama y James Foley

En uno de sus tuits del domingo, Trump criticó a Obama por «¡una vez incluso haber jugado inmediatamente después de anunciar la muerte espantosa de un gran joven por parte del ISIS!».

Eso es correcto. Obama jugó al golf en 2014, mientras estaba de vacaciones en Martha’s Vineyard, Massachusetts, minutos después de condenar el asesinato del periodista James Foley. Obama admitió en una entrevista al mes siguiente que haber jugado al golf había sido una mala idea y dijo: «Debería haber anticipado la óptica».

Obama dijo que el componente «teatral» de la presidencia no era algo natural para él, «pero es importante».