CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

OPINIÓN | Expolicía: El video de George Floyd se siente como una monstruosa repetición

Por Cedric L. Alexander

Nota del editor: Cedric L. Alexander sirvió unas cuatro décadas en fuerzas del orden y otras áreas de liderazgo de servicio público. Contribuyente de CNN y MSNBC, es autor de «In Defense of Public Service: How 22 Million Government Workers Will Save Our Republic». Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más en CNNe.com/opinion

(CNN) — El lunes por la noche se dio aviso a la Policía en Minneapolis sobre alguien que intentaba aprobar una factura falsificada en Cup Foods, una tienda de abarrotes del vecindario. Dos agentes respondieron a la supuesta falsificación en curso, vieron a un hombre que coincidía con la descripción del sospechoso y le ordenaron salir de su automóvil. Él cumplió, pero luego, según la Policía, se «resistió físicamente».

Lo que sabemos a continuación proviene de un video de un testigo en Facebook Live, que circuló ampliamente mostrando a un policía blanco con la rodilla en el cuello de George Floyd, un hombre afroestadounidense. Está inmovilizado, su mejilla presionada contra el asfalto de la calle, justo detrás del neumático trasero derecho del vehículo de la Policía de Minneapolis. Si es que se resistió, no se está resistiendo ahora. Claramente, no puede. Es un video horrible. Pero de muchas maneras, es una repetición.

«¡Por favor, por favor. No puedo respirar!», dice Floyd en el video del teléfono inteligente.

Él gime.

«No puedo respirar, agente».

Un espectador fuera de la pantalla se dirige a los policías: «Él es humano, hermano».

Mientras un agente continúa arrodillado en el cuello de Floyd, su compañero da la espalda a la escena para hacer que los testigos retrocedan. ¿Y Floyd? Es el problema de su compañero.

Mientras tanto, Floyd ha dejado de hablar. Incluso, bajo el peso de la rodilla del agente, había logrado mover un poco la cabeza. Ahora, se mueve cada vez menos. Cinco minutos después del video de 10 minutos, está inmóvil.

«Comprueba si hay pulso, por favor», pide una voz femenina fuera de la imagen.

La rodilla del policía permanece en el cuello de Floyd.

Poco más de siete minutos después en el video, llega la ambulancia. Cuando los paramédicos comienza a trabajar, la rodilla del agente permanece en el cuello de Floyd.

«Acaban de matar a ese hombre», dice una mujer fuera de cámara.

El video provocó la condena generalizada de la senadora de Minnesota, Amy Klobuchar, el gobernador Tim Walz y los alcaldes de Minneapolis y St. Paul, entre muchos otros. Los policías involucrados han sido despedidos.

Hace seis años, en 2014, otro hombre negro, Eric Garner, suplicó a los agentes de policía en la ciudad de Nueva York, que lo detuvieron sujetándolo por el cuello, diciendo «No puedo respirar». ¿Su presunto delito? Venta de «loosies» – cigarrillos individuales – a los transeúntes.

Lo que sucedió en 2014 y 2020 comparte una raíz común. Es un fracaso catastrófico de la capacitación y un fracaso cultural desmesurado. Ambos son abandonos del liderazgo. Daniel Pantaleo, el entonces agente de la Policía de Nueva York acusado de asfixiar fatalmente a Garner, fue despedido después de un juicio disciplinario. Está demandando a la ciudad de Nueva York por su despido.

Las palabras de Garner, con un eco tan desgarrador de Floyd, se convirtieron en un grito de guerra para el movimiento Black Lives Matter.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, dijo, el lunes, lo que debería ser evidente para todos: «Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte».

Luego continuó: «Cuando escuchas a alguien pidiendo ayuda, se supone que debes ayudar. Este policía falló en el sentido más básico y humano». De hecho, también fracasó precisamente en la forma en que el agente de la Policía de Nueva York falló hace seis años. Fracasó como agente de la policía.

Traicionó su juramento de cargo. Juró servir y proteger a la gente de su ciudad y defender la Constitución de la nación estadounidense, en cambio, sin prestar atención y sin el debido proceso legal, privó a un hombre de su vida, negándole tanto la misma protección de la ley como el mismo aire que nosotros. Todos deben respirar para vivir.

¿Cómo puede suceder esto en una nación de leyes?

Bueno, por supuesto, estamos viviendo en una época de estrés sin precedentes, ya que un virus pandémico amenaza con privarnos a cada uno del aliento de vida. Pero esto no es excusa. Lo que le sucedió a Garner, en 2014, tuvo lugar en una época de prosperidad y salud.

Los agentes de policía son tan buenos como la capacitación que les brinda su departamento. Son tan buenos como la cultura que su departamento crea para ellos. Ambos emanan del corazón, la mente, la conciencia y la humanidad de los líderes de las fuerzas del orden público y de las agencias municipales, del condado, estatales y federales que los contratan.

La Federación de Agentes de Policía de Minneapolis dijo en un comunicado que los policías en cuestión estaban cooperando en la investigación. «Ahora no es el momento apresurado para (juzgar) e inmediatamente condenar a nuestros agentes», dice el comunicado. «Las acciones de los agentes y el protocolo de capacitación serán examinados cuidadosamente después de que los policías hayan proporcionado sus declaraciones».

Después de 40 años en la aplicación de la ley, sé que es posible hacer el trabajo con un corazón generoso, una mente sana, una conciencia limpia y una humanidad ilimitada. Me ha honrado liderar a los agentes que hicieron todas estas cosas. Entonces sé que se pueden hacer. De hecho, hay un solo manual de instrucciones que les indica cómo hacerlo. Es la Constitución de Estados Unidos. Cualquier departamento que base sus valores y su capacitación en ese documento, y lo haga sin compromiso, no producirá, contratará ni tolerará policías capaces de elegir hacer lo que se hizo en Nueva York y Minneapolis.

Por fortuna para ellos, los agentes involucrados en la muerte de Floyd se beneficiarán de lo que se le negó: el debido proceso legal. Solo puedo esperar que los departamentos de policía de todo el país se esfuercen por comprender lo que salió tan mal, por segunda vez en seis años, y entrenar y educar a sus policías en consecuencia. Sin embargo, mi temor es que algunos, al menos, no hagan tal cosa. ¿Exigiremos implacablemente los estadounidenses, en cuyas mentes el tema de la respiración yace tan fuertemente en medio de nuestra pandemia, respuestas y reformas después de la muerte de otro hombre negro que pasó su último aliento suplicándole a un policía que lo dejara respirar?