CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

OPINIÓN | ¿Por qué estamos enviando humanos al espacio, incluso en medio de una pandemia?

Por Gene Seymour

Nota del editor: Gene Seymour es un crítico de cine que ha escrito sobre música, películas y cultura para The New York Times, Newsday, Entertainment Weekly y The Washington Post. Sígalo en Twitter en: @GeneSeymour. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más opinión en CNNE/opinión.

(CNN) — Así que volvemos a escanear los cielos a lo largo de la costa noreste de Florida en busca de nubes, para ver si está lo suficientemente despejado como para que podamos lanzar un cohete al espacio con dos personas a bordo.

Suena como en los viejos tiempos. Muy viejos tiempos. Al igual que a mediados de la década de 1960, cuando el Proyecto Géminis, interludio de dos pasajeros entre los pioneros vuelos individuales del Proyecto Mercurio y las misiones del Proyecto Apolo de tres hombres, se dirigían a la luna.

Si el clima coopera, a las 4:33 pm (ET) de hoy en el histórico complejo de lanzamiento 35A de Cabo Cañaveral, Robert Benhken y Douglas Hurley serán los primeros humanos en despegar del suelo estadounidense desde que el transbordador espacial Discovery voló por última vez hace 11 años.

Benhken y Hurley, veteranos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, lo que usted conoce mejor como la NASA, que una vez volaron en misiones de transbordador, harán su primer viaje a bordo de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX, que está siendo impulsada a la órbita por el reutilizable y retornable cohete Falcon 9 de la compañía de aeroespacial. Para el jueves, atracarán en la Estación Espacial Internacional para una estadía indeterminada con el astronauta de la NASA Chris Cassidy y los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner.

Que este proyecto esté siendo subsidiado por una compañía comercial, específicamente una fundada y presidida por el multimillonario y activista de viajes espaciales Elon Musk hace que la misión de la nave Crew Dragon sea histórica, un hito en una segunda era espacial en la que la NASA permite a piratas visionarios como Musk embarcarse en aventuras que alguna vez fueron potestad única del gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, uno no puede evitar darse cuenta de que este momento sin precedentes en la historia de Estados Unidos está sucediendo directamente en medio de una pandemia mundial en la que millones de personas han muerto y muchos millones más están sin trabajo y bajo confinamiento.

Esta colisión de circunstancias un tanto discordante probablemente generará preguntas de ciudadanos ansiosos o desconsolados tanto a la NASA como a Musk en la línea de: Estamos sentados en nuestras manos y literalmente muriendo por saber cuándo hay una vacuna o una cura para el covid-19 y “¿Están eligiendo ahora, justo ahora, para presentar esta brillante y ruidosa toma en la oscuridad en la televisión?”, “¿dónde están las prioridades aquí?”.

El costo de la misión tripulada de la NASA 1:03

Dudo que tales preguntas sean incluso tan educadas. Y no serán mitigadas por las garantías de todos los interesados de que estos planes estaban en juego mucho antes de que el coronavirus fuera detectado por primera vez hace cuatro meses. O que es el dinero de Musk y no el de los contribuyentes lo que está más en juego en este emprendimiento.

Piense, si puede, en los años 1965 y 1966, cuando el Proyecto Géminis parecía estar disparando a sus tripulaciones de dos hombres para misiones de varios días cada dos meses y volviéndolos con vida cada vez. Llegaron en una década, una era, cuando la nación parecía más cómoda y envalentonada para correr grandes riesgos en todas las áreas de la vida, ya sea en los cielos o en las calles.

Ya no somos tan ricos o, desde luego, tan optimistas acerca de incluir el viaje espacial humano en nuestro inventario de preocupaciones nacionales, aunque es útil recordar que hubo estadounidenses que se preguntaron incluso entonces, especialmente después del mortal incendio del Apolo 1, que se produjo 1967 casi inmediatamente después de que Gemini concluyó su misión final, si derrotar a la Unión Soviética en la carrera a la luna era lo suficientemente importante como para invertir miles de millones de dólares.

Aún así, ea medio siglo desde que el Apolo 11 cumplió la meta establecida por el presidente John F. Kennedy (“aterrizar a un hombre en la luna y devolverlo a salvo a la Tierra”), las nuevas generaciones de estadounidenses han llegado a considerar el aterrizaje lunar como algo más notable y retroactivamente inspirador.

Tal vez sea mera nostalgia lo que atraiga a las personas a sus pantallas de visualización hoy (o el sábado si se pospone el lanzamiento). Pero uno también siente que algo primitivo también podría despertarse. Leves movimientos de fe en la posibilidad científica, de modo que en lugar de preguntar: “¿Por qué estamos haciendo esto?”, Preguntamos: “Bueno, si aún podemos hacer esto, ¿por qué no podemos curar esta enfermedad que está matando a nuestra gente y nuestro tesoro?”

¿Alguien tiene una mejor idea?