CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Latinoamérica, el nuevo epicentro de covid-19, podría ser el peor hasta ahora

Por Matt Rivers

Ciudad de México (CNN) — Durante meses, América Latina vio sufrir al resto del mundo mientras se propagaba el coronavirus. Ahora ya no es solo un espectador.

“Este es el nuevo epicentro”, dijo el Dr. Marcos Espinal, director de enfermedades transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud.

Meses después de salir de una provincia china relativamente oscura, el ojo de esta tormenta viral ha aterrizado firmemente en América Latina.

Una vista aérea muestra tumbas excavadas en el cementerio de Vila Formosa en las afueras de Sao Paulo, Brasil, el 22 de mayo.

Hay aproximadamente 920.000 casos confirmados de coronavirus y unas 50.000 muertes en los 33 países de la región, pero esos números aumentan rápidamente.

A medida que las muertes y nuevos casos caen en Estados Unidos, Europa y Asia, América Latina se erige ahora como la única región del mundo donde el brote está alcanzando nuevas alturas de manera inequívoca.

“En muchos sentidos, esto no es una sorpresa”, dijo la Dra. Ana Diez Roux, decana de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Drexel. “Era predecible que esto iba a suceder”.

En conversaciones con ocho expertos diferentes, incluido un ex jefe de estado, epidemiólogos e investigadores de primer nivel en la región, existe un amplio acuerdo en que la respuesta defectuosa de los gobiernos junto con la situación económica y de salud pública única de América Latina condujo a la gravedad del brote actual.

Los expertos también fueron casi unánimes en la opinión de que es probable que las cosas empeoren.

Cómo llegamos aquí

América Latina registró su primer caso confirmado en febrero, cuando un hombre de 61 años dio positivo en Sao Paulo, Brasil, después de regresar de un viaje a Italia.

Durante semanas, las cosas parecían estar bajo control. Los casos en la región crecieron marginalmente. La primera muerte no se registraría hasta el 7 de marzo en Argentina.

Pero algunos ya sospechaban que había una tragedia por venir.

En un artículo de opinión del 19 de marzo para The New York Times, Miguel Lago, un experto brasileño en salud pública, escribió que América Latina no estaba preparada para el virus y que la región podría llegar a ser peor que Europa.

“[América Latina] podría convertirse en la mayor víctima de covid-19 si las autoridades sanitarias y los gobiernos … no toman medidas inmediatas”.

Sus palabras resultarían proféticas. A mediados de mayo, América Latina reportó aumentos de casos diarios más altos que en Estados Unidos y Europa.

Brasil superaría a Italia, el Reino Unido y Rusia para registrar el segundo mayor número de casos en el mundo.

La escasez mundial de pruebas y la reticencia de algunos países a la realización de pruebas en masa también han generado dudas sobre si los casos y las muertes se cuentan con precisión en la región.

“[Los números oficiales] proporcionan una falsa sensación de seguridad. El número de casos no se muestra cerca de la magnitud del problema”, dijo el Dr. Espinal.

Respuesta cuestionable de los gobiernos

CNN informó sobre el brote viral en China la primera semana de enero. Para el 1 de marzo, expertos en salud de todo el mundo advirtieron sobre una pandemia imparable.

Todos los gobiernos latinoamericanos sabían, o deberían haber sabido, lo que se avecinaba, y en marzo, muchos líderes regionales tomaron medidas que sugerían que entendían la amenaza.

Otros no lo hicieron.

“Hubo algunos malos ejemplos de gobiernos a los que simplemente no les importó, y los presidentes decidieron no actuar”, dijo Luis Guillermo Solís, expresidente de Costa Rica.

Señaló específicamente a los jefes de los dos países más grandes de América Latina, Brasil y México, que representan aproximadamente la mitad de la población total de la región.

Un trabajador que usa un traje protector rocía desinfectante durante una campaña para desinfectar espacios públicos en Guadalajara, México, el 20 de marzo.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, minimizaron rápida y sistemáticamente la amenaza del virus en marzo. Bolsonaro lo llamó una “pequeña gripe”. López Obrador levantó dos amuletos en una conferencia de prensa y, sonriendo, dijo que lo protegerían.

López Obrador finalmente instó a la gente a quedarse en casa y autorizó el cierre de vastos sectores de la economía. Pero sus críticos dicen que los mensajes poco claros han contribuido a que el público mexicano se muestre claramente escéptico ante la amenaza mortal del virus.

México vio sus mayores incrementos diarios en muertes y nuevos casos la semana pasada. Ha registrado más de 90.000 casos confirmados y cerca de 10.000 muertes, aunque funcionarios de salud dicen que las cifras reales son significativamente más altas debido a que en México, las las pruebas se realizan a una tasa mucho más baja que en muchos otros países.

Bolsonaro, en tanto, no ha hecho más que doblar su apuesta inicial. A medida que el brote de Brasil se convirtió exponencialmente en uno de los peores del mundo, con más de 500.000 casos y por encima de las 29.000 muertes, ha asistido constantemente a grandes manifestaciones llenas de miles de seguidores.

“Ha habido una tensión entre las autoridades locales y estatales que han querido ir mucho más lejos en términos de distanciamiento social y han estado en tensión con el liderazgo nacional”, dijo Katherine Bliss, investigadora principal del CSIS Global Health Policy Center.

Bolsonaro ha argumentado que la verdadera amenaza proviene de las medidas de cuarentena impuestas por los gobernadores estatales en todo el país, medidas que sin duda han dañado la economía de Brasil.

Pero hay un acuerdo casi universal de que el brote de Brasil sería mucho peor si esos gobernadores no hubieran tomado medidas.

Las cuarentenas no resuelven todo

La falta de respuestas rápidas en Brasil y México fueron valores atípicos en la región.

El expresidente Solís dice que la mayoría de los líderes hicieron lo correcto.

“Tenías que aislarte, tenías que evitar que la gente entrara a tu país”, dijo Solís. “En general, creo que esa fase se manejó correctamente”.

Perú, Chile y Ecuador cerraron sus fronteras a los extranjeros a mediados de marzo, mientras imponían rápidamente duras medidas de cuarentena que equivalían a bloqueos nacionales.

Pero dos meses después, Perú tiene el segundo número de casos confirmados más alto en América Latina, Chile tiene el tercero y la ciudad ecuatoriana de Guayaquil experimentó uno de los brotes localizados más conocidos del mundo.

Las situaciones en esos países se deterioraron a pesar de los esfuerzos generalizados y proactivos de los gobiernos para contener el virus.

Para explicar por qué sucede esto, los expertos señalan al menos dos causas probables: las medidas de prevención se han vuelto ineficaces por la enorme desigualdad económica, y la falta de inversión en los sistemas de salud pública socava la capacidad de atender a los enfermos.

América Latina ha estado constantemente plagada de algunas de las peores desigualdades económicas del mundo, lo que ha llevado a tener enormes cantidades de trabajadores que participan en la llamada economía informal.

Estos son trabajadores que no ganan un cheque de pago formal y deben salir a la calle todos los días para ofrecer sus productos, ya sea vendiendo tacos, pintando zapatos o limpiando casas. Es poco probable que tengan muchos ahorros, si es que tienen alguno, a los que recurrir y definitivamente no tienen acceso a la baja por enfermedad.

“En circunstancias normales, estas personas viven semana a semana”, dijo Carin Zissis, de la Sociedad y Consejo de las Américas. “Si todo se cierra, ¿cómo se alimentan ellos mismos y cómo alimentan a sus familias?”.

Alrededor del 55% de todos los trabajadores en América Latina laboran en la economía informal, según el Foro Económico Mundial, totalizando casi 140 millones de personas.

Viviendo al día y con familias para alimentarse, muchas de estas personas todavía salen todos los días en América Latina, sin importar la cuarentena.

“Es muy difícil para los gobiernos mantener medidas duras como los confinamientos porque estas personas deben salir a diario para ganar dinero para sobrevivir”, dijo Carlos Malamud, analista senior del Instituto Real Elcano de España.

Los subsidios gubernamentales podrían proporcionar más incentivos para quedarse en casa, pero los países con problemas de liquidez simplemente no tienen los medios para proporcionar el nivel de apoyo que permitiría a las personas no salir a trabajar.

Las grandes disparidades de ingresos en las grandes metrópolis de América Latina también han hecho que sea imposible asegurar una vivienda adecuada. En cambio, millones se amontonan en favelas o barrios pobres y densamente poblados, y las familias numerosas a menudo comparten una o dos habitaciones.

“Las medidas de seguridad que uno debe tomar para detener la propagación de la pandemia simplemente están ausentes”, dijo Cynthia Arnson, directora del Programa de América Latina del Centro Wilson.

En otras palabras, muchas personas no podrían distanciarse socialmente si lo intentaran.

Los países latinoamericanos también han descuidado durante años la inversión en en salud pública que, en muchos casos, está incluida en las constituciones como un derecho garantizado a los ciudadanos.

La Organización Panamericana de la Salud dice que la gran mayoría de los países de la región invierte menos del 6% del PIB recomendado en salud pública.

Eso deja a los hospitales públicos con una crónica falta de fondos pero habitualmente abrumados por aquellos que buscan atención.

La situación es bastante difícil en momentos sin pandemia. Pero covid-19 ha llevado a algunos hospitales públicos en Ecuador, Perú y Brasil al borde del colapso y más allá.

Sin una inversión proactiva en los sistemas de salud pública, “puede solucionar una pandemia por un tiempo, pero no puedes mantener un proceso sostenido”, dijo Solís.

¿Qué sigue ahora?

En América Latina, como en cualquier otro lugar del mundo, hay dos objetivos primordiales y, a veces, conflictivos a medida que avanza este brote: cómo frenar la propagación del virus mientras se reactiva la economía.

Ambas metas pueden resultar difíciles de alcanzar.

La Organización Panamericana de la Salud cree que el brote continuará en los niveles actuales durante al menos las próximas semanas.

Un modelo influyente de la Universidad de Washington predice que Brasil podría superar las 125.000 muertes en agosto.

“Creo que veremos significativamente más muertes de las que hemos visto [hasta ahora]”, dijo Diez Roux, decano y epidemiólogo de la Universidad de Drexel.

Los sistemas de salud pública probablemente tampoco tendrán la capacidad de rastrear y aislar nuevos casos a gran escala una vez que las medidas de cuarentena disminuyan, una estrategia que la mayoría de los expertos en salud acuerdan es vital para manejar el brote a lo largo del tiempo.

“[Eso] es más o menos la única forma en que tenemos que controlarlo en este momento y para eso necesitas sistemas que funcionen muy bien”, dijo Diez Roux.

Recuperarse económicamente podría ser aún más desafiante.

Naciones Unidas pronostica una contracción del PIB en toda la región del 5,3%, la mayor contracción desde que comenzaron los registros en 1900. Se espera que 30 millones de personas se sumen a la cantidad de pobres.

Con la actividad económica mundial deprimida, las economías latinoamericanas que dependen en gran medida del comercio mundial no podrán acudir al extranjero en busca de alivio.

“Estoy extremadamente preocupada”, dijo Cynthia Arnson, del Centro Wilson. “El daño económico es simplemente asombroso”.

Los pobres ya son más vulnerables al virus debido a las malas condiciones de vida y la necesidad de ir a trabajar. Pero es probable que el virus aumente el número de pobres, las condiciones de vida empeoren y la necesidad de salir y ganar dinero sea aún mayor.

Es un ciclo brutal, pero representa el futuro previsible de América Latina, la región donde los efectos del virus a corto y largo plazo podrían sentirse más.

“América Latina es como una tormenta perfecta”, dijo Lago, el experto brasileño en salud pública que advirtió sobre esto en ese artículo de opinión de marzo.

Incluso entonces, probablemente era demasiado tarde para hacer mucho.