CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

Análisis | Trump pasó de ser un luchador por la libertad a ser autoritario en aproximadamente una semana

Por Zachary Wolf

(CNN) — El momento fue hecho para la televisión. Mientras ocurría una protesta muy cerca del complejo de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump tomó la decisión de último minuto de dar un breve discurso afirmando su autoridad para imponer el orden en las calles de Estados Unidos, luego salió de la Casa Blanca y cruzó una zona recién despejada por la policía montada se paró con una Biblia afuera de la Iglesia de San Juan al otro lado de Lafayette Square en Washington.

La iglesia había sufrido daños en un incendio el domingo por la noche. La obispa Mariann Edgar Budde, de la Diócesis Episcopal de Washington, dijo después de la caminata de Trump que estaba «indignada».

«Estoy indignada. El presidente no rezó cuando vino a St. John’s, ni como acabas de expresar, reconoció la agonía de nuestro país en este momento», dijo Budde a Anderson Cooper de CNN en «AC360».

MIRA: Funcionarios del Pentágono expresan preocupación mientras Trump amenaza con usar fuerzas militares para «dominar» a los manifestantes

Gas lacrimógeno en la capital: mientras se desplegaba una neblina de gas lacrimógeno y la policía intentaba hacer retroceder a los manifestantes en el lado norte de la Casa Blanca, Trump dijo en el Rose Garden, en el lado sur del edificio, que llamaría a las tropas estadounidenses para mantener a los estadounidenses a salvo unos de otros.

Retirar a los manifestantes en el momento justo: momentos antes de que él hablara, la policía dispersó a los manifestantes pacíficos, algunos de los cuales estaban arrodillándose con las manos en alto, creando una imagen de disturbios donde no había ninguno. Eso quedó registrado en vivo para la televisión.

publicidad

Estado de derecho: antes, con apenas un guiño a la brutalidad policial que había desencadenado las manifestaciones, Trump prometió una respuesta estricta al estado de derecho, calificó de «terrorismo interno» las grandes protestas que surgieron y dijo que traería «miles y miles de soldados fuertemente armados» para ayudar a hacer cumplir estrictamente los toques de queda en tierras federales en Washington.

La Ley de la Insurrección: aunque no invocó la ley de 1807 llamada la Ley de la Insurrección para convocar tropas federales a ciudades de EE. UU., Trump mantuvo abierta la opción y recomendó a los gobernadores que convocaran a aún más tropas de la Guardia Nacional. Decenas de miles ya han sido convocados tanto por el coronavirus como por disturbios civiles. (Nota: esa ley de 1807 fue utilizada principalmente por los republicanos y los presidentes demócratas en la década de 1960 para forzar la segregación. Trump la estaría usando para aplastar los llamados a la justicia social. Así que hemos evolucionado).

Los policías también se arrodillan 2:46

Las protestas que defiende Trump

¿Recuerdas cuando Trump se definió a sí mismo como un luchador por la libertad que intentaba liberar a los estadounidenses que sufren por los confinamientos por coronavirus ordenados por los gobernadores?

Ahora está llamando a los gobernadores débiles y apoyándose en ellos para usar tácticas duras para «dominar» a los manifestantes que exigen justicia racial y social en todo Estados Unidos. Eso no es para excusar los disturbios y la violencia que estallaron en varias ciudades (más sobre eso más adelante), sino para mostrar que Trump no parece pensar que sus posiciones están en desacuerdo entre sí.

Su fiscal general está considerando esto como una operación antiterrorista.

Su secretario de Defensa está llamando a las ciudades estadounidenses un «espacio de batalla».

El personal militar estadounidense en servicio activo de Fort Bragg está en camino a Washington. Hay vehículos de estilo militar ubicados en la Avenida Pensilvania Avenue, cerca de la Casa Blanca.

Quiere que el país parezca que está en guerra consigo mismo: las escenas de soldados armados en las calles de Estados Unidos están muy lejos del costoso desfile militar que Trump imaginó una vez para Washington, pero es evidencia de que hoy no está tratando de hacer nada para calmar las cosas.

MIRA: El grupo antifa preocupa al presidente Trump

«Tienen que dominar o parecerán un montón de imbéciles. Tienen que arrestar y juzgar a las personas», dijo el presidente a los gobernadores estadounidenses en una llamada desde la sala de situación del sótano de la Casa Blanca, según una grabación de audio de la llamada obtenida por CNN.

A quién quiere liberar y a quién quiere encerrar: no se necesita mucha imaginación o datos para ver la diferencia entre a quién está luchando para liberar del yugo del gobierno (en su mayoría estadounidenses rurales que lo apoyan) y a quién quiere someter (en su mayoría estadounidenses urbanos que no lo hacen).

Para repetir: en las últimas semanas, Trump ha alentado a algunos estadounidenses cuyas protestas amenazaron el bienestar social a luchar contra sus líderes electos, y amenazó con la violencia estatal a otros estadounidenses cuyas protestas amenazan el bienestar social.

Si no crees que todas estas cosas están relacionadas, considera que George Floyd había perdido su trabajo como portero de un bar cuando llegó el coronavirus. Y que Floyd y el policía que lo mató trabajaban en seguridad en el mismo bar. Esta es una tragedia a pequeña escala que ha provocado una protesta masiva porque es un síntoma de algo mucho más grande, en un momento en que muchos estadounidenses están asustados, cansados ​​y sin las limitaciones de la vida cotidiana: trabajo, escuela, interacción social regular.

No importa cómo avancen las cosas a partir de este momento, la frustración del presidente está garantizada. Así como también está garantizado su diagnóstico erróneo del problema.

Coronavirus: Trump promovió curas falsas y teorías de conspiración sobre el coronavirus mientras que los estados, sin dirección nacional, tardaron en actuar. Más de 104.000 estadounidenses han muerto ahora. Y con su retórica intentó aparentar que defendía los derechos de los estadounidenses encerrados por el coronavirus.

Injusticia racial: Ahora, incluso a medida que crece la evidencia de que los provocadores se han infiltrado y han empujado a la violencia en las comunidades estadounidenses, Trump atacó a los extremistas como un problema a dominar, mientras pasaba por alto la evidencia de una enfermedad de raíz, que se mostró en otro ejemplo de brutalidad violenta -fatal- contra un hombre negro estadounidense.

Intentar dominar a los manifestantes para que se sometan sería el enfoque opuesto directo del gobernador demócrata de Minnesota Tim Walz, quien dijo el lunes en una conferencia de prensa que había advertido a Trump que una postura militar no es sostenible.

«Es la antítesis de cómo vivimos. Es la antítesis del control civil», dijo.

Minnesota retirará parte de su presencia en la Guardia Nacional, según Walz. El jefe de la Guardia Nacional de Minnesota dijo el lunes que un soldado había disparado su arma contra un vehículo a alta velocidad el domingo.

Quieren desescalar: Trump está tratando de escalar. La conferencia de prensa de Minnesota que vi en CNN fue muy interesante en particular porque las figuras de  autoridad, desde el gobernador hasta la Guardia Nacional y la policía, hicieron todo lo posible para decir que respetaban los derechos de los manifestantes pacíficos.

Trump vs. alcalde de DC: un buen ejemplo es el hogar temporal de Trump en Washington, donde se ha enredado con el alcalde sobre cómo lidiar con las protestas.

Trump vs. gobernadora de Maine: En esa llamada con los gobernadores, Janet Mills de Maine expresó su preocupación por la seguridad de la visita planeada de Trump a Maine esta semana.
Momentos después, Trump criticó a Mills y dijo que porque ella estaba tratando de convencerlo de que no viniera, ahora sí irá.

¿Quién se alborota y quién protesta?

Trump ha argumentado que es un grupo izquierdista organizado, antifa o antifascistas, a pesar de que no es exactamente un grupo organizado.

¿Quién es? El informe de CNN de Evan Pérez, Jeremy Herb y Donie O’Sullivan dice que ningún grupo es responsable de la violencia y, de hecho, algunas organizaciones policiales han dicho que los provocadores de la derecha o del nacionalismo blanco han participado junto con otros grupos anarquistas.

Quién no es: las autoridades locales dicen que están operando en medio de los miles de manifestantes pacíficos en ciudades de todo el país.

El procurador general de Minnesota, Keith Ellison, dijo en el «New Day» de CNN el lunes por la mañana que están investigando pero «no tienen evidencia de dónde son o cuál puede ser su ideología».

Esto es lo que sabemos sobre los forasteros que avivan la violencia y el daño.

¿Están los inversionistas listos para una reforma social? 3:49

¿Dónde está Joe Biden?

El presunto candidato presidencial demócrata estaba en una iglesia de AME en Wilmington, Delaware, para reunirse con líderes de raza y religiosos y prometer hacer más sobre la injusticia institucional.

¿Qué debe hacer Biden? Una sesión como la del lunes muestra que conoce el problema, pero no ofrece un plan claro y presidencial sobre cómo solucionarlo.

Esta será una pregunta continua para Biden: ¿es suficiente no ser Trump y estar en la boleta electoral con la promesa de unir en lugar de dividir, o necesita proporcionar una visión clara de su visión de EE.UU.?

Ya sabemos que puede equivocarse cuando habla de raza, como lo hizo el mes pasado cuando parecía dar por sentado los votos negros.

Cae calificación de Trump y Biden aumenta ventaja 2:02

Un colapso de la sociedad que solo afecta a ciertos estadounidenses

Mucha gente intentará decirte cómo pensar en esto. Todos son interesantes de leer, especialmente porque nos enfrentamos a dos crisis sociales separadas por los confinamientos por covid-19 y los disturbios en las ciudades de Estados Unidos.

Trevor Noah, el comediante de «Daily Show» nacido en Sudáfrica, que siempre es reflexivo sobre la raza en Estados Unidos, publicó un video largo en la cuenta de «Daily Show» en el que desafió a todos a ver a los manifestantes violentos de manera un poco diferente:

«Los negros estadounidenses miran una y otra vez cómo el contrato que han firmado con la sociedad no está siendo honrado por la sociedad que los ha obligado a firmarlo con ellos. Cuando ves a George Floyd en el suelo y ves a un hombre perder su vida de una manera que ninguna persona debería perder su vida, a manos de alguien que se supone que debe hacer cumplir la ley, ¿qué parte del contrato es esa? No hay contrato si la ley y las personas en el poder no cumplen su parte».