CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Funcionarios del Pentágono expresan preocupación mientras Trump amenaza con usar fuerzas militares para ‘dominar’ a los manifestantes

Por Barbara Starr, Ryan Browne, Nicole Gaouette

Washington (CNN) — Funcionarios de defensa le dijeron a CNN que hubo una profunda y creciente incomodidad entre algunos en el Pentágono incluso antes de que el presidente Donald Trump anunciara el lunes que está listo para desplegar a los militares para hacer cumplir el orden dentro de Estados Unidos.

Mientras el gas lacrimógeno flotaba en el aire en el Parque Lafayette frente a la Casa Blanca, Trump anunció desde el Jardín de las Rosas que si los líderes estatales o municipales se niegan «a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes» invocará la Ley de la Insurrección, una ley de 1807 que permite a un presidente desplegar las fuerzas militares de Estados Unidos para suprimir el desorden civil.

LEE: OPINIÓN | El mensaje amenazante de Trump sigue el guión de la década de 1960

Pero algunos funcionarios del Pentágono son muy cautelosos, según le dijeron a CNN varios funcionarios de defensa. Han intentado responder argumentando que la situación aún no requiere el despliegue de militares en servicio activo a menos que los gobernadores estatales hagan un argumento claro de que esas fuerzas son necesarias.

«Hay un intenso deseo de que la policía local esté a cargo», dijo un funcionario de defensa, aludiendo a las leyes que prohíben que los militares desempeñen funciones policiales dentro de Estados Unidos.

También hay incomodidad con la misión de orden civil entre algunas tropas de la Guardia Nacional, las cuales ahora están movilizadas dentro de Estados Unidos más que en cualquier otro momento de la historia.

Una respuesta militar

«Creo que en Estados Unidos no deberíamos acostumbrarnos o aceptar que miembros uniformados de cualquier tipo del servicio militar se pongan en una posición en la que tengan que proteger a la gente dentro de Estados Unidos», dijo el domingo el general Thomas Carden, ayudante general de la Guardia Nacional de Georgia. Agregó que aunque «estamos contentos y honrados de hacerlo, esto es una señal de los tiempos en que necesitamos mejorar como país».

Trump amenaza con usar la Ley de Insurrección mientras las ciudades en todo el país luchan para lidiar con las protestas y, a veces, con los saqueos y disturbios que comenzaron la semana pasada después de la muerte de George Floyd, un hombre negro que estaba siendo detenido por la policía en Minneapolis. El presidente, que enfrenta un número creciente de muertos por la pandemia de coronavirus y las perspectivas inciertas de reelección en noviembre, ahora enfatiza la ley, el orden y una respuesta militar contra los ciudadanos estadounidenses.

MIRA: ¿Qué es la Ley de Insurrección?

El lunes, Trump intensificó su retórica sobre el uso de las fuerzas militares para «dominar» a los manifestantes y deseó en voz alta que hubiera una «fuerza de ocupación» en las ciudades de todo Estados Unidos durante una llamada con los gobernadores donde instó a una respuesta más dura a las protestas. Más tarde, la Guardia Nacional disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra una multitud pacífica frente a la Casa Blanca.

Como grupo compuesto por miembros del servicio que tienen trabajos civiles y entrenan a tiempo parcial, la Guardia Nacional generalmente es desplegada en sus estados de origen por los gobernadores o el Gobierno federal que deciden la duración de cada misión. Pueden realizar acciones de aplicación de orden público cuando están bajo el mando de gobernadores estatales, a diferencia de los militares activos, que están prohibidos por ley a menos que el presidente invoque la Ley de Insurrección.

MIRA: ¿Puede ordenar Trump el despliegue de las Fuerzas Armadas en los estados?

‘Al final de mi lista’

Carden describió la misión de reforzar las autoridades locales como: «de todas las cosas que me han pedido que haga en los más de 34 años en uniforme, esto está al final de mi lista». Hablando de su experiencia en Georgia, reconoció que las circunstancias «lo exigían» y dijo que cree que la presencia de la Guardia Nacional «tuvo un significativo efecto disuasorio y calmante».

El secretario de Defensa, Mark Esper, que participó en la llamada que Trump realizó con los gobernadores el lunes, dijo que ahora hay más de 17.000 guardias nacionales en 29 estados y el Distrito de Columbia, superando a los 51.000 llamados al huracán Katrina en 2005. Otros 45.000 están apoyando esfuerzos para combatir la pandemia de coronavirus.

Otro funcionario de defensa describió una «espiral de escalada» de pasos que podrían tomarse para ampliar la aplicación de la ley federal, estatal y local, pero enfatizó que cualquier uso de las fuerzas de servicio activo estaría al final de esas opciones.

Pero la administración de Trump ya ha puesto un batallón de la policía militar en servicio activo en un tiempo de respuesta más corto en y alrededor de Washington el lunes, según dijeron a CNN tres funcionarios de defensa de EE. UU.

MIRA: Trump posó para las cámaras, miró la biblia y dijo: «Somos el país más grande del mundo»

Se espera que las tropas, que consisten en unos 200 a 250 militares de Fort Bragg en Carolina del Norte, brinden seguridad, pero no realicen tareas de orden público, como el arresto y la detención de manifestantes, según los funcionarios de defensa. También se solicitó a entre 600 y 800 miembros adicionales de la Guardia Nacional de cinco estados que complementen a la Guardia Nacional del Distrito de Columbia en respuesta a los disturbios civiles y podrían llegar tan pronto como el lunes por la noche, según los funcionarios de defensa.

«Dominación total»

Trump señaló el violento escenario político que se desarrolló en Washington el lunes por la noche en la llamada con los gobernadores a primera hora del día, en la que prometió una demostración de «dominación total».

«Vamos a reprimir muy, muy fuerte», dijo Trump. «La palabra es ‘dominar’. Si no dominas tu ciudad y tu estado, ellos te llevarán por delante. Y lo haremos [dominar] en Washington, haremos algo que la gente no ha visto antes… Pero vamos a tener una dominación total».

En el Jardín de las Rosas, mientras se escuchaban fuertes golpes y los manifestantes corrían gritando, Trump dijo que estaba tomando «medidas rápidas y decisivas» para proteger Washington al enviar «miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes de orden público para detener los disturbios, el saqueo, el vandalismo, los asaltos y la destrucción de la propiedad sin sentido».

También dijo que había «recomendado encarecidamente a cada gobernador desplegar la Guardia Nacional en cantidades suficientes para que dominemos las calles». Si las ciudades o los estados no actúan, dijo Trump, «entonces desplegaré las fuerzas militares de Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema por ellos».