CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Trump ha puesto en peligro la autoridad moral de Estados Unidos

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista sobre asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Lee más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) – Estados Unidos, a pesar de todos sus defectos, siempre ha sido representado con una antorcha que ilumina un camino hacia la igualdad y la libertad en el mundo, incluso mientras luchaba por realizar sus propios ideales democráticos. La llama siempre ha parpadeado y siempre ha requerido atención. Millones en todo el mundo han reconocido el significado aspiracional de su democracia y los logros muy reales del experimento estadounidense.

Eso le ha otorgado a la voz de Estados Unidos una resonancia especial al denunciar los abusos de otros países. En una nación tras otra, las personas oprimidas han buscado apoyo en Estados Unidos. Las personas que buscan salvaguardar las libertades de sus propias democracias nacientes también han contado con que Washington les respalde.

Ahora, especialmente después de esta semana, Estados Unidos parece uno de los últimos lugares en los que se puede hablar con credibilidad en defensa de los derechos democráticos en otros lugares.

¿Hay alguna posibilidad de que Estados Unidos pueda reclamar su posición moral para hablar por los demás?

Las imágenes de la policía militar frente a los manifestantes, de la policía del parque enfrentando a manifestantes pacíficos, disparando gases lacrimógenos a las multitudes en el Lafayette Park y el movimiento temporal de cientos de miembros en servicio activo de la 82 División Aerotransportada del Ejército a Washington esta semana, todos amenazan con clavar una lanza en el corazón de la dignidad democrática de Estados Unidos.

Este martes, miembros de la Guardia Nacional de la ciudad de Washington ocuparon los escalones del Lincoln Memorial. La vista desgarradora amenazó con destruir lo que quedaba de la autoridad moral de Estados Unidos después de más de tres años de la presidencia de Donald Trump.

Como siempre, todo el mundo está mirando a este país. ¿Pero qué ven ellos?

El presidente Trump instó a los gobernadores a «dominar» a los manifestantes violentos el lunes y dijo que «todo el mundo se estaba riendo» después de que se incendiara un recinto policial en Minneapolis. Quizás los regímenes en Moscú, Teherán y Beijing se rieron en silencio. Parecen sentirse empoderados cada vez que este país lucha. Pero la abrumadora reacción internacional fue todo lo contrario.

Mira alrededor. La gente de todo el mundo no se ríe. En al menos una docena de países, miles han salido a las calles, protestando por el asesinato de George Floyd en solidaridad con los manifestantes en Estados Unidos y rechazando el racismo en sus propios países. Arriesgaron sus vidas durante una pandemia para expresar su apoyo a los manifestantes de Estados Unidos. Algunos fueron impulsados por el sentimiento antiestadounidense, pero el combustible abrumador probablemente fue la ira contra el racismo, lo que confirma que los ideales que impulsan las manifestaciones aquí, los ideales fundadores de igualdad de Estados Unidos, tienen un atractivo universal. Muchos de los manifestantes que cantaban en otros países lo hicieron para apoyar a los manifestantes estadounidenses en defensa de ese principio fundador. No quieren que la antorcha se extinga.

Es singularmente conmovedor que esta tragedia estadounidense se desarrolle esta semana en el aniversario de la masacre de la Plaza Tiananmen de 1989, cuando los soldados chinos condujeron sus tanques sobre manifestantes pacíficos que pedían reformas democráticas. 10.000 fueron asesinados allí. En los escombros de Beijing yacía la icónica Diosa de la Democracia, una estatua de yeso blanco hecha a mano por los jóvenes manifestantes cuando sus sueños aún parecían estar al alcance.

La figura, que se parecía a la Estatua de la Libertad, era un signo concreto y palpable de la universalidad del ideal estadounidense. Cuando los tanques del régimen la destruyeron, sabíamos que la libertad no llegaría pronto al pueblo chino.

En este aniversario, muchos inevitablemente trazaron paralelismos entre Tiananmen y la represión policial en Lafayette Square esta semana. Las diferencias, para señalar lo obvio, son enormes. Estados Unidos sigue siendo una democracia, a pesar de que su democracia está amenazada.

Sin duda, Trump, quien durante una entrevista en 1990 dijo que la masacre de Tiananmen mostró «el poder de la fuerza» de China, es incapaz de resistir sus instintos autoritarios. Se ha aprovechado del saqueo y el vandalismo que amenazaron con eclipsar las quejas legítimas de los manifestantes y lo usó para construir sus credenciales de hombre fuerte, retratándose a sí mismo como el defensor de la ley y el orden en lo que parece ser un intento de obtener beneficios políticos.

En el proceso, no escuchó lo que los manifestantes tenían que decir, y no pudo ofrecer soluciones. Para colmo, violó la Primera Enmienda de la Constitución, que garantiza, además de la libertad de expresión y la prensa libre, «el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y solicitar al gobierno una reparación por agravios».

Pero Estados Unidos es mucho más que Trump, y el resto del mundo también lo está notando. Estados Unidos no se ha dado cuenta plenamente de sus ideales. Es por eso que los estadounidenses de todas las clases han salido a las calles para exigir un progreso que ha sido negado demasiado tiempo; exigir que el país presione para hacer realidad la Declaración de Independencia y su promesa de igualdad de derechos para todos sus ciudadanos. Es por eso que los exlíderes militares más respetados del país han estado criticando el manejo de las protestas por parte de Trump y su presidencia divisiva.

El pueblo estadounidense todavía tiene una posición moral. Se ha ganado el derecho de hablar, sin temor a la hipocresía, en defensa de la democracia y la libertad de las personas en todas partes. Puede hablar por el futuro de Hong Kong, por el sufrimiento de los uigures, por la libertad ante la represión en Irán, y así sucesivamente.

En cuanto al gobierno estadounidense, solo hay una forma en que puede recuperar su autoridad moral.

Eso si el pueblo estadounidense hace una declaración inequívoca en noviembre, no solo al derrotar a Trump en las urnas, sino al entregar un repudio decisivo a su presidencia, enviando el mensaje de que sus cuatro años en el cargo fueron una aberración, un desvío doloroso en la marcha del país hacia esos ideales democráticos que han inspirado al mundo por más de 200 años. Cualquier otra cosa y esa antorcha se apagará.